sábado, 21 de enero de 2012

Estrategias para el Exito

Muchas personas preguntan continuamente ¿cuál es la mejor estrategia para el éxito?. Al acudir quieren que les proporcione algún truco, algún atajo, algún pasadizo secreto hacia el éxito. Sinceramente no existe tal, pero si tuviera que hablar sobre alguno, puedo encontrar tres herramientas cerebrales que se le parecen.



Las tres herramientas que te propongo son:

PRÁCTICA, REPETICIÓN Y ENSAYO

  1. No existe mejor herramienta cerebral que la magia de la repetición.
  2. Hay una diferencia abismal entre SABER y HACER. La práctica sólo la puedes poner tú.
  3. La práctica es la que da el poder.
  4. El conocimiento no es una herramienta. La práctica sí.
  5. Con la repetición una y otra vez. Sin repetición no hay aprendizaje.

Los pasos que te llevan a tus metas

 La estrategia es el plan que las personas siguen para conseguir un determinado fin. Lo podríamos definir como un “programa, o secuencia de representaciones, preparado y que conduce a un resultado específico”. La estrategia mental puede empezar con una prueba o evaluación de si realmente se tiene que hacer algo, prosigue con el establecimiento de la estrategia que ayuda a la motivación y continúa con la estrategia para hacer algo.

La base de la excelencia personal se consigue comprendiendo el modo de instalar las estrategias y de cambiarlas. En nuestro cerebro las estrategias conforman redes neuronales complejas ya que no sólo “somos lo que pensamos” sino que también tendemos a hacer aquello que pensamos, a través de representaciones que producen las conductas que producen los fines esperados. 

Esto hace referencia a nuestro mundo interior pero también hay que tener en cuenta que vivimos en un mundo exterior. Las distintas estrategias que utilizamos contemplan ambos mundos. Las estrategias están compuestas por distintos niveles. Un nivel superior del que se van desgranando fragmentos inferiores.


Sabiendo esto, podemos cambiar las distintas estrategias para conseguir los mismos resultados. No hay que olvidar que para conseguir un triunfo hay que encontrar los elementos de la estrategia y el orden correcto de los mismos, la sintaxis correcta.


Para conseguir los resultados que esperamos utilizamos un sistema de estrategias


El sistema sigue cuatro etapas:

1. Establezco la meta2. Hago algo 3. Observo lo que pasa 4. Cambio lo que se hace hasta obtener el resultado deseado
Para poder poner en marcha este planteamiento:

  • Una meta concreta
  • Una capacidad de hacer algo para conseguirla
  • Un medio de saber en qué medida no he alcanzado mi meta
  • La capacidad de seguir cambiando lo que se hace hasta que alcance mi meta.
Hay ciertos fines que conseguimos de forma inconsciente ya que nuestro cuerpo se encarga de realizar los que son necesarios para nuestra supervivencia. También podemos utilizar esta capacidad cibernética para obtener fines conscientes. Pese a esto, gran parte del proceso sigue siendo inconsciente.


En ocasiones nos interesa deducir las estrategias de pensamiento que otras personas tienen por distintos motivos:

  • Imitar una conducta excelente
  • Deshacer o enredar esa conducta para que sea ineficaz
  • “Volver a pasársela” si hay un rapport establecido entre ambos
  • Aplicación por parte de uno mismo para conseguir sus propios resultados de una estrategia identificada como excelente
Convierte el fracaso en éxito
  • Identifica el estado en la cual te encuentras
  • Identifica el estado que deseas conseguir, la meta, el objetivo al que deseas llegar
  • Piensa en lo que deseas, no en lo que no deseas
  • ¿Ese objetivo será bueno para ti, para otras personas y para la sociedad?
  • Imagínate ya en el presente como la persona que deseas ser
  • Haz imágenes mentales de ti mismo cuando hayas conseguido tu meta
  • Haz diálogos internos diciéndote cosas tal como te las dirías cuando hayas conseguido tu objetivo
  • ¿Cómo te sentirás cuando hayas llegado a la meta?
  • Examina todas las estrategias o alternativas que te faciliten el logro de tu objetivo
  • Repite frecuentemente tu meta, viendo tu imagen, diciéndote cosas y sintiéndote tal como te sentirás cuando lo hayas logrado
  • Comienza a actuar como si ya hubieras llegado a tu objetivo
  • Empieza a hacer algo, lo que sea. Actúa, pasa a la acción Observa lo que pasa cuando actúas.
  • Si tu acción no te lleva al resultado esperado, cámbialo, haz algo diferente
  • Compórtate con mucha seguridad y decisión, aunque no la tengas
  • Si encuentras obstáculos o limitaciones, tómalas como una experiencia de aprendizaje
  • El cambio no se produce de forma inmediata, lleva su tiempo
  • Disfruta de cada nuevo paso que des que te lleva a tu meta

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada