viernes, 2 de marzo de 2012

El Estres ( parte 1)



Enfoque humano

¿Qué es el estrés? Es el desgaste  y deterioro que experimenta nuestra mente y cuerpo al tratar de enfrentarse con un medio ambiente siempre cambiante. Las personas comúnmente piensan en el estrés como presión, es decir problemas que resolver, enfermedades, trafico, conflictos de pareja, adicciones o lo que siempre esta de moda problemas económicos, por decir algunos. Pero estos acontecimientos pueden ser detonadores del estrés pero este en realidad es la reacción interna a tales factores.

Es estrés es una respuesta automática del cuerpo  de “pelea o huye” activada por la adrenalina y otras hormonas del estrés, las cuales estimulan una variedad de cambios fisiológicos como por ejemplo: un incremento  en la velocidad de los latidos del corazón y la presión sanguínea, una respiración mas rápida, tensión muscular, dilatación en las pupilas, sudoración, boca seca y un incremento en el flujo de la sangre al cerebro, corazón y músculos, menor flujo de sangre en la piel, sistema digestivo, riñones e hígado, incremento en la agudeza mental y la sensibilidad, incremento en la sangre, del azúcar, las grasas y el colesterol, aumento en las plaquetas, a si como la coagulación, etc.

En términos biológicos simples el estrés es el estado de excitación incrementada, necesario en un organismo para defenderse a si mismo cuando se enfrenta a un peligro ya que siempre que nos sentimos ansioso, tensos, cansados, asustados, exaltados o deprimidos, nos encontramos padeciendo estrés. Pocos factores en la vida se encuentran libres de los acontecimientos y presiones que generan tales sentimientos; a si que estrés se ha vuelto una parte aceptable e inevitable de la existencia diaria, la vida sin estrés seria intolerable ya que cierto tipos de estrés como causados por actividades físicas y mentales, sexuales y la creatividad intensa en realidad son muy deseables. El estrés se vuelve perjudicial solo cuando un cambio real o imaginario abruma la habilidad de la persona para manejarlo, dejándola propensa a reacciones físicas, mentales y emocionales indeseadas y a ciertas enfermedades.

Tipos de estrés.

1.- Entorno físico: Ruido, brillo de la luz, calor, espacios cerrados, etc.

2.- Interacción social: Rudeza, prepotencia o agresividad por parte de otros, etc.

3.- Organizacionales: Reglas, regulaciones, trámites burocráticos, fechas límites, etc.

4.- Acontecimientos importantes en la vida: La muerte de un ser querido, perdida del trabajo, ascensos, nacimientos, etc.

5.-  Confusiones diarias: Cambios, perdida de objetos, descomposturas mecánicas, etc.

Estresantes internos

1.- Alternativas de la vida: Déficit del sueño, horarios extremos, etc.

2.- Comunicación negativa con uno mismo: Formas de pensar pesimista, autocritica, análisis excesivo, etc.

3.- Trampas mentales: Expectativas irreales, tomar las cosas de manera personal, forma de pensar de “ es todo o nada” exageración, ser rígidos e exigentes, etc.

4.- Rasgos de personalidad estresantes.

Estos factores generan varios síntomas de estrés mental y emocional, lo más comunes son:

1.-Enojo

2.- Ansiedad

3.- Preocupación

4.- Miedo

5.- Depresión

Teoría general

Estrés (tensión) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

Cuando esta respuesta natural se da en exceso se produce una sobrecarga de tensión que repercute en el organismo y provoca la aparición de enfermedades y anomalías patológicas que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.

Los llamados estresores o factores estresantes son las situaciones desencadenantes del estrés y pueden ser cualquier estímulo, externo o interno (tanto físico, químico, acústico o somático como sociocultural) que de manera directa o indirecta, propicie la desestabilización en el equilibrio dinámico del organismos (Homeostasis)

Una parte importante del esfuerzo que se ha realizado para el estudio y comprensión del estrés, se ha centrado en determinar y clasificar los diferentes desencadenantes de este proceso. La revisión de los principales tipos de estresores que se han utilizado para estudiar el estrés, nos proporciona una primera aproximación al estudio de sus condiciones desencadenantes y nos muestra la existencia de ocho grandes categorías de estresores:

  1. situaciones que fuerzan a procesar información rápidamente,
  2. estímulos ambientales dañinos,
  3. percepciones de amenaza,
  4. alteración de las funciones fisiológicas (enfermedades, adicciones, etc.),
  5. aislamiento y confinamiento,
  6. bloqueos en nuestros intereses,
  7. presión grupal,
  8. frustración.

Sin embargo, cabe la posibilidad de realizar diferentes Taxomanias  sobre los desencadenantes del estrés. El estrés psicológico es una relación particular entre el individuo y el entorno (que es evaluado por el individuo como amenazante o desbordante de sus recursos y que pone en peligro su bienestar). Por eso se ha tendido a clasificarlos por el tipo de cambios que producen en las condiciones de vida. Conviene hablar, entonces, de cuatro tipos de acontecimientos estresantes:

  • Los estresores únicos: hacen referencia a cataclismos y cambios drásticos en las condiciones del entorno de vida de las personas y que, habitualmente, afectan a un gran número de ellas.
  • Los estresores múltiples: afectan sólo a una persona o a un pequeño grupo de ellas, y se corresponden con cambios significativos y de transcendencia vital para las personas.
  • Los estresores cotidianos: se refieren al cúmulo de molestias, imprevistos y alteraciones en las pequeñas rutinas cotidianas.
  • Los estresores biogénicos: son mecanismos físicos y químicos que disparan directamente la respuesta de estrés sin la mediación de los procesos psicológicos.

Estos estresores pueden estar presentes de manera aguda o crónica y, también, pueden ser resultado de la anticipación mental acerca de lo que puede ocurrir en el futuro.

Síntomas del estrés

Síntomas Físicos:

Cambios en el patrón de sueño.

Fatiga

Cambios en la digestión, nauseas, vomito, diarrea.

Perdida del deseo sexual.

Dolores y malestares en diferentes áreas del cuerpo.

Infecciones

Mareos, debilidad, sudoración y temblores.

Comezón de manos y pies.

Falta de aliento, palpitaciones y taquicardia.

 Síntomas Mentales

Falta de concentración

Lapsus de la memoria

Dificultad para tomar decisiones

Confusión, desorientación

Ataques de pánico, crisis de ansiedad/ angustia.

Síntomas en el Comportamientos

Cambios en el apetito

Desordenes alimenticios

Incremento en el consumo de alcohol u otras drogas

Nerviosismo, intranquilidad

Morderse las uñas

Hipocondría

Síntomas emocionales

Ataques de depresión

Impaciencia e irritabilidad, ira, enojo, llanto

Deterioro en la higiene personal y apariencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada