jueves, 2 de agosto de 2012

Trastorno Negativista Desafiante

El trastorno negativista desafiante es una categoría nosológica incluida en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM-IV) de la American Psychiatric Association, donde es descrito como un patrón continuo de comportamiento desobediente, hostil y desafiante hacia las figuras de autoridad, el cual va más allá de la conducta infantil normal a diferencia del trastorno Disocial no hay violaciones de las leyes ni de los derechos básico de los demás.

Para cumplir los criterios del DSM-IV-TR, deben tomarse en cuenta ciertos factores. Primero, el desafío debe ser lo suficientemente severo como para interferir con su habilidad para funcionar en la escuela, hogar o la comunidad. Segundo, el desafío no ha de provenir de algún otro trastorno, tal como la depresión, ansiedad o un trastorno de conducta de mayor severidad. Tercero, las conductas problema de la niña o niño han estado sucediendo por lo menos durante seis meses.

El trastorno negativista desafiante es un trastorno del comportamiento, normalmente diagnosticado en la niñez, que se caracteriza por comportamientos no cooperativos, desafiantes, negativos, irritables y enojados hacia los padres, compañeros, maestros y otras personas en posición de autoridad.

¿Qué causa el trastorno negativista desafiante?

La causa precisa de este trastorno no se conoce por el momento, pero se aventuran dos teorías primarias para explicar el desarrollo. Una teoría del desarrollo sugiere que los problemas comienzan cuando los niños tienen entre uno y dos años y medio de edad. Los niños y adolescentes que desarrollan el TND pueden haber tenido dificultades para aprender a separarse de su figura de apego primaria y desarrollar habilidades autónomas. Las malas actitudes características del TND  se consideran una continuación de las cuestiones normales durante el desarrollo que no fueron resueltas adecuadamente en los primeros años de vida.

La teoría del aprendizaje sugiere, sin embargo, que las características negativas del TND son actitudes aprendidas que reflejan los efectos de las técnicas de refuerzo negativo empleadas por los padres y personas en posición de autoridad. Se considera que el empleo de refuerzos negativos por parte de los padres incrementa la frecuencia e intensidad de los comportamientos opositores en el niño que de este modo logra la atención, el tiempo, la preocupación y la interacción deseados con los padres o personas en posición de autoridad.

¿A quiénes afecta el trastorno negativista desafiante?

Los trastornos del comportamiento, como categoría, son sin duda la causa mas común de remisión a los servicios de salud mental para niños y adolescentes. Las estadísticas indican que el trastorno negativista desafiante afecta a 20 por ciento de la población de edad escolar. El TND  es más común en los niños que en las niñas.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno negativista desafiante?

La mayoría de los síntomas observados en niños y adolescentes que tienen el trastorno negativista desafiante también se observa a veces en niños que no lo padecen, especialmente alrededor de los 2 ó 3 años de edad o durante la adolescencia. Muchos niños, especialmente cuando están cansados, con hambre o disgustados, tienden a desobedecer, discutir con sus padres y desafiar la autoridad. Sin embargo, en los niños y adolescentes que tienen el trastorno negativista desafiante, estos síntomas ocurren de forma más frecuente e interfieren con el aprendizaje, el ajuste a la escuela y algunas veces, con las relaciones del niño (o adolescente) con los demás.


Los síntomas del trastorno negativista desafiante pueden incluir los siguientes:
  •  Pierde los estribos con frecuencia.
  • Tiene excesivas discusiones con los adultos.
  • Se niega a acceder a las solicitudes de los adultos.
  • Cuestiona constantemente las normas, se niega a obedecer las reglas.
  • Su comportamiento está dirigido a molestar o enojar a los demás, incluyendo a los adultos.
  • Culpa a otras personas por su mal comportamiento o errores.
  • Los demás le causan fastidio con facilidad.
  • Tiene frecuentemente una actitud de enojo.
  • Habla con severidad o poca amabilidad.
  • Se comporta deliberadamente de formas que suscitan venganza.
Los síntomas del TND pueden parecerse a los de otras condiciones médicas o problemas del comportamiento. Siempre consulte con su pediatra o su medico del adolescente para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el trastorno negativista desafiante?

 Los padres, maestros y otras personas en posición de autoridad del entorno del niño o del adolescente suelen identificar al niño o adolescente que tiene TND. No obstante, un psiquiatra infantil o un profesional de la salud mental capacitado normalmente diagnostica el TND en los niños y adolescentes. Una historia detallada del comportamiento del niño por parte de los padres y maestros, observaciones clínicas del comportamiento del niño y algunas veces, un examen psicológico contribuyen a realizar el diagnóstico. Los padres que advierten síntomas de TND en sus niños o hijos adolescentes pueden ayudar procurando una evaluación y tratamiento tempranos. El tratamiento temprano puede prevenir a menudo problemas futuros.

Además, el trastorno negativista desafiante a menudo se manifiesta junto con otros trastornos de la salud mental, como los trastornos del estado de ánimo, de ansiedad, de conducta y el trastorno de déficit de atención con hiperactividad  aumentando la necesidad de un diagnóstico y un tratamiento tempranos. Siempre consulte con el pediatra (o médico del adolescente) para obtener más información.

Tratamiento del trastorno negativista desafiante:

El tratamiento específico de los niños que tienen el trastorno negativista desafiante será determinado por el pediatra (o médico del adolescente) basándose en lo siguiente:
  •  La edad, estado general de salud e historia médica del niño (o adolescente).
  •  Qué tan avanzados están los síntomas del niño (o adolescente).
  •  La tolerancia del niño (o adolescente) a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  •  Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
  •  Su opinión o preferencia.

  •  El tratamiento puede incluir: Existen una variedad de enfoques al tratamiento del trastorno negativista desafiante, incluyendo programas de entrenamiento para padres, psicoterapia individual, terapia familiar sistémica, terapia cognitivo conductual y entrenamiento en habilidades sociales.
  •  Psicoterapia individual: para el TND suele emplear un enfoque cognitivo conductista para aumentar la capacidad del paciente de resolver los problemas y sus habilidades de comunicación, y las habilidades de control de la ira.
  •  Terapia familiar: tiene a menudo como objetivo la introducción de cambios en la familia, como por ejemplo, mejorar la capacidad de comunicación y fomentar la interacción entre los miembros de la familia. La crianza de los niños que tienen TND  puede ser una tarea muy difícil para los padres. Los padres necesitan apoyo y comprensión y también necesitan desarrollar enfoques más eficaces para la crianza de los hijos.
  • Terapia de grupo con los compañeros: a menudo se enfoca en desarrollar y utilizar las capacidades sociales e interpersonales.
Medicamentos: Si bien no se consideran eficaces para tratar el TND, pueden utilizarse medicamentos si otros síntomas o trastornos están presentes y responden al medicamento.


Prevención del trastorno negativista desafiante en la niñez:

Algunos expertos creen que en el desarrollo del trastorno negativista desafiante se produce una secuencia de experiencias específicas. Esta secuencia puede iniciarse con la ineficacia por parte de los padres, seguida de dificultades con otras personas en posición de autoridad y malas relaciones con los compañeros. A medida que estas experiencias se exacerban y persisten, el comportamiento de oposición y desafiante se transforma en un patrón de comportamiento. La detección precoz y la intervención en las experiencias negativas familiares y sociales pueden servir para alterar la secuencia de experiencias que llevan a conductas más negativas y desafiantes. La detección temprana y la intervención con habilidades más efectivas de comunicación, de crianza, de resolución de conflictos y de control de la ira pueden alterar el patrón de comportamientos negativos y disminuir la interferencia del comportamiento negativista y desafiante en las relaciones interpersonales con los adultos y los compañeros, y en el ámbito escolar y social. El objetivo principal de la intervención temprana es favorecer el crecimiento y el proceso de desarrollo del niño o adolescente que tiene el trastorno negativista desafiante para mejorar su calidad de vida.

Conclusión

El TND afecta tanto a los que la padecen como a los padres de familia, profesores y compañeros. El origen es un tanto biológico como psicosocial, resaltando que se asocia con patrones de crianza agresivos, rígidos e inconsistentes. Cuando el TND no se atiende adecuadamente puede evolucionar a un problema de conducta mayor por ejemplo el Trastorno Disocial, en caso de tener alguna duda diagnostica o si presenta mas de un padecimiento, de ser posible refiéralo a otro nivel de atención o tenga asesoría con otro especialista. Si usted ve estos síntomas en su hijo, tomarlo con calma y llevarlo con su medico o psicólogo clínico para su atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Fish