domingo, 28 de octubre de 2012

Niños con problemas de aprendizaje

Nos encontramos ante un problema de aprendizaje cuando existe una dificultad en una o varia de las áreas siguientes: audición, habla, lectura, escritura, cálculo, razonamiento, atención, a la vez que se comprueba que en las que no aparece dificultad el rendimiento es normal e incluso superior. Con esto se pretende rechazar casos de deficiencia mental.
Los factores que favorecen el aprendizaje son:

Cognitivos (pensamiento / razonamiento, concentración / atención y memoria)

Afectivo-sociales (actitud, motivación, voluntad y habilidades sociales)

Ambientales (lugar, estado mental, tiempo)

Es importante descartar que el niño no presente ningún problema neurológico, auditivo o visual.

Aunque, generalmente se habla de dificultades de aprendizaje cuando existen problemas en el cálculo, lectura, razonamiento, comprensión y escritura, pueden existir problemas espaciales, procesos lingüísticos erróneos atención o memoria que provoquen o acompañen a las dificultades de aprendizaje.

Los problemas de aprendizaje pueden provocar que surjan otros síntomas asociados que nos indicarían que algo sucede: desmotivación, baja autoestima, déficit en habilidades sociales e incluso abandono escolar.

A veces no son los padres quienes detectan estas dificultades sino los profesores que observan un retraso en el aprendizaje del niño con respecto a los demás y les aconsejan que acudan a un profesional con el fin de solucionarlos. Cuanto los niños y las niñas tienen problema de aprendizaje, sus padres/madres o encargados(as) suelen ser los primeros en notar que algo anda mal. Al darse cuenta de que algo no está bien, los padres/madres quieren información fidedigna y orientación confiable para entonces así poder ayudar a sus hijas e hijos. Por eso he preparado esta mini guia—para brindarle a usted información básica acerca de los problemas y las diferencias de aprendizaje y para compartir los mejores recursos (los cuales aparecen en la página cinco), de manera que usted pueda ayudar a su niña(o) alcanzar plenamente su potencial.

Es natural que dé miedo admitir que su hija(o) esté teniendo dificultades en los procesos de aprendizaje.  Las investigaciones indican que los padres y las madres temen que el problema de aprendizaje marque negativamente a su niña(o) con una etiqueta de deficiencia para el resto de su vida.

Sepa que usted no está solo(a).  Considere que al menos 2.7 millones de niños(as) en el país reciben ayuda en la escuela debido a un problema de aprendizaje. No pierda de vista que le acompañan en la jornada, no tan sólo otros padres y madres, sino también legiones de educadores y personas expertas que están preparados para ayudarle.

¿Qué son los Problemas de Aprendizaje?

Un problema de aprendizaje es un trastorno neurológico. Una manera sencilla de explicar la naturaleza de un problema de aprendizaje es que proviene de una diferencia en la forma en que los "cables" del cerebro están "conectados".  Aunque los niños(as) con problemas de aprendizaje son tan inteligentes o más inteligentes que sus pares (los compañeros(as) de su edad), si se les educa mediante los métodos convencionales de enseñanza y aprendizaje, o si se les deja solos para resolver ciertos problemas y entender ciertas tareas, puede que tengan dificultades para leer, escribir, deletrear, razonar, recordar y/u organizar información y las matemáticas.

La realidad es que un problema de aprendizaje no se puede curar o arreglar, pero sí se puede manejar.  Una vez identificado, representa un reto para toda la vida.  Anímese en saber que con el apoyo adecuado y la intervención apropiada, las niñas y los niños con diferencias y problemas de aprendizaje pueden triunfar en la escuela y gozar de carreras exitosas y destacadas.

¿Cómo Sé si mi Hijo(a) Tiene un Problema de Aprendizaje?


Si usted sospecha que su niño(a) experimenta dificultades aprendiendo, mientras más pronto actúe, le facilitará las cosas a su hijo(a).  Es natural que los niños(as) a veces tengan una o más de las siguientes características, pero si su hijo(a) presenta constantemente varias de estas señales, usted debe hablar con sus maestros(as) y con otro personal de la escuela, dialogar con otros expertos en el campo del aprendizaje y luego considerar una evaluación formal para contestar las preguntas que se tengan sobre la forma en que su niño(a) aprende.  Si necesita que un traductor(a)/intérprete esté presente durante estas reuniones, está en todo derecho de pedirlo y/o buscar uno.

Prescolar

• Retraso en el desarrollo del habla; dificultad para articular o pronunciar palabras.

• Desarrollo lento de su vocabulario; utiliza la palabra incorrecta.

• Dificultad para rimar las palabras.

• Retraso en aprender los números, el alfabeto, los días de la semana, los colores y las formas.

• Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.

• Torpeza al correr, saltar y brincar.

• Dificultad para controlar el lápiz, las crayolas, las tijeras.

• Dificultad al abotonar/abrochar, subir la cremallera/cerrar el zíper y al amarrar.

• Aumento en el nivel de actividad, falta de atención y/o comportamiento impulsivo.

• Problemas interactuando socialmente con sus pares/compañeros(as).


Grado primaria-secundaria

• Dificultad conectando letras y sonidos para descifrar palabras; dificultad leyendo palabras que ya conoce y ha practicado bien; dificultad comprendiendo o recordando lo que lee.

• Dificultad para escribir pensamientos, incluyendo problemas con ortografía, gramática,  puntuación, letras mayúsculas, la riqueza de las ideas y la organización de pensamiento.

• Ortografía pobre.

• Traspone las letras (cambia el orden) oinvierte los números.

• Dificultad con la coordinación motora fina, lo cual resulta en mala letra y pobre caligrafía.

• No agarra bien el lápiz.

• Dificultad para expresar sus pensamientos o para comprender lo que se dice.

• Lentitud para recordar información.

• Depende mucho de memorizarse las cosas; lentitud para aprender destrezas nuevas.

• Dificultad aprendiendo conceptos numéricos básicos o aplicando los conceptos para hacer cálculos y resolver problemas matemáticos.

• Coordinación pobre; se confunde fácilmente por cambios a su alrededor; propenso a accidentes.

• Problemas para aprender acerca del tiempo y saber la hora.

Grado Adolescencia

• Continúa su dificultad con la comprensión de lectura al nivel apropiado para su grado, lenguaje escrito o destrezas matemáticas.

• Evita el leer, el escribir, las matemáticas u otras destrezas específicas.

• Dificultad para organizar su espacio (su cuarto, su locker, etc.), material (extravía papeles, traspapela asignaciones, etc.), o sus pensamientos al escribir o hablar.

• Dificultad para planificar su tiempo y su estrategia para terminar sus tareas a tiempo.

• Dificultad para entender discusiones o expresar sus pensamientos cuando habla.

• Dificultad para hacer amigos y amigas.

Grado Adulto

• Continúan los errores ortográficos; con frecuencia deletrea la misma palabra de diferentes maneras en un mismo texto.

• Evita el leer, el escribir, las matemáticas u otras destrezas específicas.

• Problemas para contestar preguntas abiertas/preguntas de ensayo en los exámenes.

• Destrezas pobres de memorización.

• Dificultad para adaptarse a ambientes nuevos.

• Trabaja con lentitud.

• Comprensión pobre de conceptos abstractos.

• Presta muy poca o demasiada atención adetalles.

• Lee mal y malinterpreta la información.

Dele a su Hijo(a) la Delantera. Es muy importante que usted busque ayuda tan pronto detecte que su niño(a) está teniendo dificultades de aprendizaje.  Buscar ayuda y desde luego reconocer y hacerle frente a las señales tempranas de un problema de aprendizaje—puede significar para su hijo(a) la diferencia entre el éxito y el fracaso en la escuela.

Muchos problemas de aprendizaje afectan las destrezas de lectura y lenguaje.  De hecho, una mayoría considerable de estudiantes con un problema de aprendizaje tiene problemas con lectura.  Si estos niños(as) reciben la ayuda adecuada en los grados primarios, la mayoría pasarán a ser lectores diestros e independientes.

Cuando se retrasa la ayuda, el rezago se agudiza y se le hace más y más difícil a los niños ponerse al día en la escuela.  La clave está en la detección temprana y la acción rápida para tratar el problema. Quizá el motivo más importante para buscar ayuda pronto es la frustración y el fracaso que se le pueden evitar a los niños(as) cuando no tienen un buen rendimiento escolar y no saben por qué.  Usted debe ayudar a su hijo(a) a que él o ella sencillamente aprenden diferente. 

¿Qué es lo primero que debo de hacer?

Confié en su intuición, nadie conoce mejor a su niño(a) que usted. Así que si sospecha que un problema real, hable con los profesores, oriéntese y busque la evaluación y atención profesional. No tenga miedo en la intervención ya que su hijo (a) lo requiere inmediatamente. Es importante acudir al profesional si existe un problema de lenguaje a partir de los 4-5 años. Su aparecen problemas en la adquisición de la lectoescritura acudir con 6-7 años y si aparecen problemas de comprensión lectora, atención, cálculo a partir de los 8 años. Aunque nunca es tarde sí es cierto que cuánto más se tarde en iniciar el tratamiento mayor será el tiempo que se precise para mejorar sus capacidades.

Reunirse con los maestros, orientadores de su hijo (a) ellos podrán decirle como esta su nivel de aprovechamiento, de integración con los demás compañeros, su rendimiento académico como su desempeño, tanto como su conducta dentro y fuera del aula de clases. Podrán determinar una estrategia de evaluación y apoyo completo al niño (a).

Usted es el mejor defensor de su niño(a). Hay varias maneras en que usted puede ayudarle a su hijo(a) a salir adelante y triunfar: identificar y potenciar al máximo las fortalezas de su niño(a); definir las áreas débiles que necesitan crecimiento; entender el sistema educativo; colaborar con los maestros(as) y otros profesionale y ayudar a su hijo(a) a aprender estrategias para enfrentar y manejar sus dificultades.

Conozca sus derechos y responsabilidades legales.

martes, 23 de octubre de 2012

Amores Prohibidos

Ya se sabe que el amor suele llegar por sorpresa, y a veces el amor aparece cuando no debería aparecer, por eso mismo quiero hablar de los amores prohibidos.
“El amor de pareja tiene distintos significados según la persona que lo experimenta”

El amor prohibido tiene el sabor del deseo imposible de una felicidad perfecta, que se pretende permanezca oculta en la intimidad de una habitación, hasta que ambos descubran su mutuo aburrimiento.

Porque todo lo que se edifica sobre una base movediza y endeble a costa del sufrimiento de otros, en el momento menos pensado se derrumba, dejando como secuela un mayor vacío interior y una nueva desilusión.

Tener lo que tiene otro es un incentivo, un valor agregado a la experiencia del amor y este factor interviene muchas veces en la elección de una pareja.

La persona que quiere ser feliz, buscando una relación para compartir la vida, para brindar su amor y también recibirlo, no puede poner sus ojos en alguien que está comprometido de alguna manera con otra pareja, porque esto representa la garantía de futuros sufrimientos. Además, deberá emitir las señales correctas y no ambiguas que puedan significar otras intenciones, diferentes de las que desea.

Aunque puede ocurrir llegar a ser embaucado involuntariamente y resultar engañado por alguien que finge ser libre; pero también esta situación se puede prever con anticipación informándose adecuadamente. Hoy en día los medios de comunicación brindan información detallada sobre la vida de casi todos y se hace difícil vivir una doble vida o pretender ser otro.

Las personas depresivas, con baja autoestima, suelen establecer vínculos de segunda, con impedimentos, contratiempos, trabas y dificultades, como si sintieran que no se merece alguien para ellas solas. Apuestan al fracaso, se entregan a quienes generalmente tienen compromisos de larga data sin ninguna posibilidad de llegar a concretar sus deseos de tener algo propio.

Todos podemos conocer el futuro de alguien que se decide a compartir una relación de pareja. Con el tiempo se convierte en una persona posesiva que detesta esa situación y que desea una definición en su favor, que por supuesto no logra. Tampoco quieren darse cuenta, que si esa persona se atreve engañar a alguien también hará lo mismo más adelante con otras parejas, de modo que si buscan la estabilidad esa búsqueda estará condenada al fracaso.

Las estadísticas nos informan que los hombres son más infieles que las mujeres y que no necesitan enamorarse para serlo. En tanto que a la mujer le resulta más difícil disociar el amor con el sexo, por eso cuando se enamora de otra persona estando ya comprometida, puede llegar a terminar con su antigua relación.

El hombre infiel que cambia constantemente de pareja, según la teoría psicoanalítica, no busca a una mujer, en realidad está buscando a un hombre y el análisis psicoanalítico realizado al personaje novelesco de Don Juan Tenorio comprueba esta afirmación.

El hombre inestable emocionalmente puede estar casado mucho tiempo con la misma mujer quien suele tener en su haber una larga cadena de infidelidades. Esta mujer, quien atiende todas sus necesidades hogareñas y cuida a sus hijos, en realidad adopta el rol de madre de su marido quien para ella es un hijo más que también hace travesuras.

Por otro lado, estas escapadas extra matrimoniales a algunas mujeres pueden servirle para liberarse de los requerimientos sexuales de su esposo, que nunca la han satisfecho, manteniéndose concentrada en sus otras funciones hogareñas que pueden brindarle subjetivamente muchas más satisfacciones. Son mujeres que renuncian voluntariamente a una parte de su vida afectiva en pos de otros ideales menos frustrantes.

Es así como toda la familia se amolda a la situación cambiante y atípica de los progenitores, adoptando una actitud indiferente frente al engaño, que se incorpora en la personalidad de los hijos como un valor moral.

¿Cuántas personas tienen la dicha de vivir una relación: plena, estable, feliz, intensa, apasionada, socialmente aceptable, económicamente solvente, espiritualmente en paz, etc? En fin, podríamos continuar la lista y parecería ser una  relación más bien mítica e inalcanzable.

Sin embargo, los amores idílicos, son más comunes de lo que se creen, pero aunque satisfacen parte de las necesidades descritas anteriormente, en general los amantes se atreven a buscar por los rincones más recónditos e inaccesibles como nos daremos cuenta a continuación:

Amores que suelen ser prohibidos

Amor entre miembros de diferentes clases sociales: Aún en la actualidad es común encontrar amores en donde alguno de los dos tiene estabilidad económica, pero el otro no puede darle la vida de ciertos lujos a los cuales uno de ellos si está acostumbrado. Son amores de película en donde, el mito de amarse profundamente, subsana todos los problemas de la relación y la mantiene. El pronóstico es que cuando el dinero escasea el amor sale por la ventana.

Amor entre familiares de segunda línea: Lo más habitual de los amores prohibidos son el amor entre familiares, es decir el incesto, un amor prohibido por la sociedad. En muchas ocasiones la convivencia familiar va fomentando el valorar o reconocer las cualidades de un miembro de la familia y aunado a la proximidad (contacto íntimo social) hace que resulte para algunas personas, más fácil enamorarse de los tíos(as), los primos(as), los cuñados(as), etcétera.  Por supuesto que este tipo de amores en general se viven a escondidas y en algunos casos suelen ser un secreto a voces.  Los que se llegan a consumar, generan tienen problemas de rechazo social entre los propios miembros de la familia y pueden ser posteriormente marginados.

Amor entre hermanos: La película mexicana del “Castillo de la pureza”, revive este tipo de encuentro, pues la convivencia reducida entre hermanos y las experiencias de abuso o juegos sexuales, pueden hacer de este tipo de amores una variante de lo prohibido socialmente. Los hermanos que a pesar de tener una pareja siguen viéndose a escondidas, mantienen la fantasía que nadie más podría entender mejor a su propio hermano(a) que ellos/ellas mismos(as) y que algún día podrán ser inmensamente felices. Aunque esto claro pudo ser causado por una situación de abuso en la infancia con secuelas psicológicas severas en su desarrollo de la infortunada (o).

Amor entre personas de diferentes jerarquías y/o status: Las combinaciones son múltiples: maestro(o)-alumna(o), jefe(a)-subalterna(o), casado(a)-soltero(a), entrenador(ra)-alumno(a), etcétera.  Mantener a una persona de forma idealizada es en mayor medida el soporte de esta relación. Muy pocas llegan a consumarse, haciendo posible lo imposible.

Amor entre personas con diferencia de edades: En la diferencia de edades, cada uno busca cubrir sus propias necesidades, otros buscan un padre o una madre perdida o sustituto, también comúnmente son conflictos no resueltos con las figuras paternas o maternas.

Amores salvadores: Son aquellas parejas codependiente en donde inconscientemente, uno es el salvador y el otro el salvado.  El abanico de posibilidades es también muy basto: El/la intelectual con el/la ignorante, el/la solucionador de problemas con el/la experto(a) en meterse en problemas, el/la adicto con el/la buen(a) samaritano(a).  Sentirse necesario para el otro y un miedo terrible a hacerse responsable de si mismo es el sustento de esta pareja.  Curiosamente cada uno se cree responsable del otro, pero un miedo terrible a la soledad les hace permanecer juntos.  En esta categoría entran también quienes tienen el complejo de Wendy esto es, quienes tienen más que una esposa una madre y quienes tienen en vez de maridos un hijo a quien educar.
Amores entre la bella y la bestia: Con claras diferencias en cuanto a la belleza física abierta o escondida de alguno de los miembros, en general son criticados por quienes les rodean, pero de alguna manera las diferencias también atraen en la elección.  Uno piensa inconscientemente que le está haciendo el favor al pobrecito del otro.

Amores a distancia: El amor de lejos es de Pen..sarse. No solo se idealiza, sino también se vive espiritualmente cercano.  Los encontramos en las personas que viajan constantemente, en quienes trabajan o viven en otro país diferente al de la pareja oficial, con el uso de la tecnología actual, también se encuentran en Internet, son amores que conscientes de ello dicen: mi novio el que vive en … y aparte pueden tener otra pareja cada quien en su lugar de residencia. Un factor importante a destacar es la falta de compromiso como constante y de forma presencial aunque parezca más importante el compromiso cuando la otra persona realmente esté ausente.

Amores con diferente ideología: Pueden ser formas de pensamiento opuestas y generalmente se les hace “normal vivir en conflicto” debido a que militan en partidos políticos diferentes, o con religiones diferentes o simplemente porque al estilo de William Shakespeare con su obra Romeo y Julieta, sus familias de origen tienen conflictos. Y eso es lo que paradójicamente los une. Luchar contra corriente es su estilo de vida y ello por supuesto incluyéndose a si mismos.

Amores en conflicto: Generalmente provenientes de familias de origen disfuncionales y en conflicto constante como estilo de vida, buscan para vivir, lo más parecido a los modelos de familia que ya conocen.  Los conflictos se arreglan discutiendo, alzando la voz, ofendiendo y si de plano el otro no cede, no hay más remedio que recurrir a los golpes.  Metidos en una dinámica muy poco diferente a la vivida en la infancia, se la pasan en ofender o ser ofendidos, en donde la opinión que cuenta es la del miembro que mantiene el poder.  En contraparte, hay quienes deciden callar para no generar más conflicto, pero aun así se produce justamente por quedarse callados.

Amores conscientes inconscientes: Son dentro de la gama impresionante e inagotable de combinaciones posibles, quienes pueden estar aparentemente conscientes de estar viviendo alguna de estas situaciones, NO cambian, aunque saben que lo necesitan. El refrán “más vale malo por conocido que bueno por conocer”, es el sustento de ellos.  La comodidad disfuncional o lo predecible aunque también disfuncional son el soporte de este tipo de parejas. Curiosamente, cuando terminan una relación, tienen una probabilidad muy alta de volver a repetir los mismos esquemas de conflicto con la nueva pareja.

Amores con complejo de Pinocho: Prácticamente desde el comienzo de la relación, existe un patrón de mentiras que va conformando su vida.  La mentira, puede estar presente en uno o ambos miembros  y a pesar de darse cuenta de ello, prefieren mantener la relación, pues existe el pensamiento mágico de que un día el otro va a cambiar o que de plano se harán realidad los sueños o las mentiras prometidas de parte de uno o de ambos, al igual que el hada del cuento, convierte de carne y hueso al títere de madera. Y todas las mentiras se convierten en una fantástica y maravillosa realidad.

En fin, el abanico de posibilidades de establecer algún tipo de amor sería imposible de enumerar y estos son sólo un ejemplo de ellos. ¿Qué tan costosa quieres que sea tu relación emocional? Esto es responsabilidad propia.

Recuerden: No se puede cambiar aquello que no se ha hecho consciente”.

jueves, 18 de octubre de 2012

Niños Adictos a la Televisión


En muchas familias, la televisión es un miembro más e incluso puede llegar a tener mayor presencia e influencia que los padres. Decidirse a limitar y regular su uso es clave para aprovecharla bien y evitar consecuencias negativas.
El teleadicto “se halla sumido en un desierto mental de pasividad e inercia con erupciones de violencia, semejante a las características propias del mundo nirvánico de los adictos a la heroína”

 La afición desmedida por ver la televisión constituye un riesgo de dependencia por el encarcelamiento interno que anula la capacidad de libertad y decisión.

 Las personas más susceptibles de sufrir esta adicción son los sujetos de carácter inestable, carentes de iniciativa, los que se sienten solos o poco realizados, los enfermos depresivos y las personas impulsivas con dificultad de autocontrol.

 Los niños en edad escolar son los que con mayor facilidad se vuelven adictos a la televisión, debido a un abuso de la pantalla no tutelado por los adultos

¿Cuántos de nosotros podemos evitar mirar una pantalla aunque estemos gozando de una brillante conversación o entretenida lectura? La pantalla transmite un misterioso magnetismo, que nos obligará a dirigir nuestros ojos en esa misma dirección.

Al igual que el adicto necesita imperiosamente una nueva dosis, nuestro “TV adicto” requiere sentarse por X cantidad de horas (lo “normal” estadísticamente son 2 a 3 horas diarias, por lo que una “dosis” arriba entra al campo de la adicción) provisto de su control remoto – maravilloso invento que nos otorga el superlativo poder de hacer aparecer o desparecer de nuestra vista las imágenes mas maravillosas ó las más aburridas.
Esta "paternidad pasiva" trae consecuencias, una de tantas como lo que paso en Japón con resultados de que muchos niños presentaron un cuadro de “convulsiones epilépticas por estímulos visuales".


Aunque la tv parezca la distracción ideal, a los padres le entra la duda y empiezan a preocuparse con razón. Durante el tiempo que el niño esta viendo la tv, esta inmóvil, pasivo y en silencio, no se mueve, ni juega, no crea, no se relación, etc. Las investigaciones coinciden en que demasiado tiempo delante de la tv da lugar a la aparición de problemas infantiles, como ejemplo:

1.- Perdida de la capacidad creativa.
2.-Favorece a la obesidad: Al tratarse de una actividad totalmente sedentaria con lleva la falta y ausencia de ejercicios físicos.
3.- Disminución del rendimiento escolar: Se altera su capacidad para razonar, al niño le da pereza, pierde agilidad y soltura para hacerlo y lo más normal es que lo evite. Aparece una menor fluidez de expresión verbal y un retraso en la escritura y en la lectura.
4.- Perturbación del sueño: Ver mucha la tv afecta a su calidad del sueño, pero si además el contenido es violento, aumenta los miedos y las fantasías agresivas.
5.- Fomenta la agresividad: Imitarla. El contenido agresivo esta inmerso en muchos programas y eso hace quien se perciba como algo natural. El niño es muy susceptible a estos mensajes agresivos por que tienen menos capacidad de critica y da por bueno lo que sale en la tv (siempre y cuando lo entienda medianamente) incorporando la agresividad a su personalidad.
6.- Frena la Imaginación: La Tv lo da todo hecho, las secuencias se suceden unas a otras rápidamente, sin que el niño participe, no tiene que inventar ni imaginar nada.
7.- Puede Estimular una sexualidad precoz en adolescentes.

8.- Puede Promover dependencias a estilos de vida poco saludables como el beber o fumar, etc...

9.- Suelen ser propensos a enfermarse.


De entrada la tv se representa como nociva para el desarrollo intelectual y afectivo del niño. Sin embargo, esta ahi y no se puede evitar. Además, se ha demostrado que los niños que no tienen tv en su casa se sienten desplazados de sus compañeros. La solución no es eliminarla del hogar, si no que su valor depende del uso que hagamos de ella. Existen programas que son susceptibles de ayudar en el desarrollo de los niños, por lo que es responsabilidad de los padres o cuidadores del niño en seleccionar cuales y como se ven esos programas y desechar aquellos que les perjudique. Se trata de vigilar y guiar a los niños en su relación con este medio de comunicación. Acompañar a los hijos cuando ven TV, para comentar y reflexionar en conjunto sobre los contenidos.

  • Censurar los programas que promueven la violencia y contenidos no apropiados para su edad.
  • Educar para ver TV y desarrollar un espíritu crítico. Enseñar a los niños que se trata de un producto, no de la realidad, y que podemos tener una opinión propia o personal al respecto. Lo mismo con la publicidad.
  • Ofrecer otras alternativas de recreación: juegos, deportes, lectura, actividades con amigos y familiares.
  • Mirar los programas con los hijos.
  • Escoger programas apropiados para el nivel de desarrollo del niño.
  • Poner límites a la cantidad de tiempo que pasan ante la televisión (tanto a diario como  por semana
         Apagar el televisor durante las horas de las comidas y del tiempo de estudio
  • Apagar los programas que no les parezcan apropiados para la edad de su hijo.
  • No usar la televisión como distracción o como “niñera” en los niños de edad prescolar.
  • Enseñarles a elegir los programas con discernimiento; enseñarles a consultar la guía de programación para elegir los programas más adecuados.
  • Estimular a los hijos para ver programas educativos o que enseñen los valores humanos.
  • Prohibir los programas violentos.
  • Discutir los anuncios publicitarios con sus hijos, ayudarles a identificar cuales exageran y cuales no.
  • Hablar sobre la programación que ven, explicándoles las diferencias entre la realidad y la ficción.
CONCLUSIONES
Dentro de los medios de comunicación, la televisión es el más accesible para los niños, ya que está presente en la mayor parte de los hogares y no requiere de habilidades muy complejas para recibir la información, como sería, por ejemplo leer, en el caso de los libros y los periódicos.

"Es un medio de comunicación de masas, que por tener la facilidad de llegar a la mayoría de la población, se ha transformado en un arma de doble filo dada la calidad de programación que transmite sin considerar que, en la mayoría de los casos, sus espectadores son niños y jóvenes que no tienen un adulto que los oriente con relación a los temas que allí se desarrollan".

La importante y creciente cabida de la televisión en la sociedad, ha influido en la vida de todos sus miembros, sobre todo de los niños que son quienes pasan más horas frente al televisor y son más vulnerables ante sus efectos.

Al ver nuestra sociedad, podemos comprobar la importancia que tienen los medios de comunicación en nuestra vida, y a la vez, lo perjudicial,  que, en ocasiones, pueden llegar a ser para los niños, ya que en algunos casos  evidencian hechos de la vida sobre  sexo, dogas, violencias, guerras, discriminaciones y alcohol,  analizados sin ningún rigor científico ni ético.

Hechos que  perjudican a la mayoría porque los valores reales, estilo de vida y manera de vivir de cada uno está  “manipulados" por modelos , valores y tipos de comportamientos, algunos de los  cuales están bastante fuera del alcance de la mayoría de los hombres, pero otros pueden ser imitados y ejercer influencia directa sobre nuestro comportamiento y sobre todo sobre la conducta infantil.

Al decir que la TV tiene gran impacto en el desarrollo de los niños, no se refleja ninguna novedad, pero hay que admitir que las influencias no son todas  negativas,  también pueden llegar a ser positivas.

Con respecto a las influencias positivas se puede decir que son más débiles, pues los programas de este tipo son escasos y/o no están bien estructurados. En caso contrario, favorece al niño dándole una base más sólida en su aprendizaje, pero todo depende de cómo adquiera e interprete la información. También es importante destacar que la televisión permite, a través de este tipo de programas culturales, el conocimiento del mundo, de los diferentes países y sus culturas.

Por ultimo, es importante resaltar la enorme responsabilidad de los padres en la cantidad y calidad de televisión a la que están expuestos sus hijos, ya que los padres o adultos  deberían poner ciertos  límites y normas, edemas de promover una vida familiar con más comunicación e interacción entre sus miembros.

Los padres deberían utilizar todas las medidas que estén a su alcance para prevenir los efectos dañinos que la televisión puede tener en sus hijos. Aparte del contenido del programa de televisión, el tiempo que los niños dedican a esta actividad debería limitarse- actualmente están más tiempo viendo la televisión que en el colegio- estimulándoles a que se dediquen más a  otras actividades como son: la interacción familiar, el estudio y la lectura o el juego.

Si los padres tienen dificultades serias estableciendo controles y límites, o preocupación genuina en cuanto a la reacción del niño ante la televisión, deberían consultar con un psicólogo clínico especialista en niños.

Anímese a dosificar la televisión en su casa. Cuando compartan algún programa hablen sobre el tema, reflexionen. Alienten a sus hijos a tener más tiempo de juego, lectura, dibujar, modelar, construir, inventar historias delimitando bien la realidad de la fantasía. Estaremos forjando mentes lúcidas, ágiles, creativas. Estaremos permitiendo que se desarrollen mejor físicamente, que coman mejor, que duerman mejor. Estaremos dándoles espacio para lo trascendente, para que dialoguen, pregunten, expresen sus sueños, angustias y ansiedades.

"Es importante predicar con el ejemplo; los padres no pueden ser adictos de la televisión y deben saber discriminar los programas que ven en casa"

lunes, 15 de octubre de 2012

El síndrome de Jerusalén

El síndrome de Jerusalén (Jerusalem síndrome) es una enfermedad psíquica que afecta a un turista o un habitante de Jerusalén. La enfermedad tiene el carácter de una psicosis y se exterioriza con signos de delirios: el afectado se identifica completamente con un personaje de la historia sagrada del Antiguo o del Nuevo Testamento y actúa como tal.
El Muro Occidental (de los Lamentos) es uno de los sitios turísticos más visitados de Israel. A cualquier hora del día o de la noche, afluyen visitantes al Muro, a orar, a tomar fotos, a participar en una manifestación o en una ceremonia de jura de la bandera, a asistir a una bar-mitzvá, o simplemente a absorber algo del ambiente histórico y espiritual del que está imbuido este lugar antiguo.
Ciertos individuos se sienten atraídos a ese lugar, en busca de una experiencia sobrenatural. Entre ellos están los que se creen mesías, los inadaptados, los turbados, los espiritualmente implicados. Son quienes padecen del síndrome de Jerusalén y están literalmente embriagados por la Ciudad Santa. Los deleita la atmósfera especial del Muro pasada la medianoche. Su psique se inflama con la santidad histórica en la que se sienten inmersos. Aunque otros sitios de Jerusalén también los atraen, el Muro es el lugar predilecto de tales individuos, en especial de los judíos. Los períodos críticos son las festividades religiosas como la Navidad.

Descripción
El primero en identificar clínicamente el síndrome de Jerusalén fue el Dr. Yair Bar-El, ex director del hospital psiquiátrico de Kfar Shaúl y actualmente psiquiatra de distrito en el Ministerio de Salud. El Dr. Bar-El examinó a 470 turistas, declarados temporalmente dementes, que fueron atendidos en Kfar Shaúl entre 1979 y 1993, y extrajo de su estudio algunas conclusiones fascinantes. De los 470 visitantes del mundo entero que estuvieron internados allí, 66 por ciento eran judíos, 33 por ciento cristianos, y el 1 por ciento no tenía afiliación religiosa definida.
En el hospital Eim Karem hay un departamento de psiquiatría especializado en extranjeros que presentan este síndrome que en términos médicos es un trastorno disociativo histérico: los enfermos generan otra personalidad que luego no serán capaces de recordar. Se trata de una quiebra del sentido común ante la sobrecarga espiritual que flota en el ambiente, ante tanta religión, ideología, historia, mitología, concentradas en cada piedra de esta ciudad, y sus evidentes consecuencias: guerras, cruzadas, conquistas, masacres, éxodos, martirios, milagros, caridades, tiranía, intolerancia, arte y destrucción.

El Dr. Bar-El señala que el síndrome de Jerusalén es análogo al "síndrome de Florencia" identificado por los psiquiatras italianos, que hace tiempo observaron una tendencia entre los turistas y visitantes de la ciudad a actuar de modo raro e irracional. Sin embargo, en Florencia, son las obras de arte y la belleza de la propia ciudad las que provocan, al parecer, la aparición del síndrome, más bien que la religión.
Síntomas
 "De pronto algo me ocurrió" suelen decir esos turistas cuando inician su tratamiento psicoterapéutico. Suelen manifestar pautas muy similares de deterioro mental. Los síntomas aparecen al día siguiente de su llegada a Jerusalén, cuando empiezan a sentir un nerviosismo o una ansiedad inexplicables. Si vienen en grupo o con familiares, sienten de pronto la necesidad de estar solos y se apartan de los demás. Pronto comienzan a realizar actos de purificación y abluciones, como baños y duchas, o inmersión en un baño ritual. A menudo se cambian de ropa, con clara preferencia por las túnicas blancas, a fin de parecerse a personajes bíblicos, porque en su mayoría deseaban identificarse con alguna figura bíblica del Nuevo o del Antiguo Testamento.
Muchos personajes de la Biblia son objeto de una identificación de este tipo, como por ejemplo Moisés o el rey David del Antiguo Testamento, o Jesús de Nazaret y Juan el Bautista del Nuevo Testamento. Habitualmente los hombres emulan personajes masculinos de la Biblia y las mujeres, personajes femeninos. La confesión religiosa también es importante, puesto que los judíos imitan a personajes del Antiguo Testamento y los cristianos suelen imitar a los del Nuevo. No es exclusivo de una sola religión y afecta por igual a judíos, cristianos, musulmanes e incluso a otras creencias.
Individuos aparentemente equilibrados se vuelven psicóticos al llegar a Jerusalén. Son personas que se sienten atraídos por este lugar y buscan una experiencia sobrenatural. Quienes padecen de este síndrome están literalmente embriagados por la Ciudad Santa. Los deleita la atmósfera, los embelesa el hálito místico que perciben allí. Su psique se inflama con la santidad histórica en la que se sienten inmersos.
A los cuatro o cinco días, los pacientes responden al enfoque de retorno a la realidad que preconizan los psiquiatras. "Me siento como un payaso", dicen algunos, avergonzados y no logran explicar el por qué cuando les dicen que les dio por sumergirse en un estanque en el parque o cantar aleluyas en plena noche encaramados en las murallas de la Ciudad Vieja.
Existe la convincente teoría de que aquéllos que sufren el síndrome venían predispuestos a ello en forma de un trastorno mental latente que se vio precipitado al llegar a la ciudad santa.

viernes, 12 de octubre de 2012

El trato a personas de la Tercera Edad


Mientras que en culturas anteriores se valoraba al anciano como fuente de sabiduría y conocimiento, actualmente “la sobrevivencia no le otorga ya la fortaleza y la aptitud, si no que es producto de la tecnología y la salud publica”.


El envejecimiento de la población humana constituye un dato incontrastable de la realidad social contemporánea, la disminución de la fecundidad y el combate a las enfermedades, y con ello el aumento en la esperanza de vida, ha propiciado un aumento nunca antes visto de las personas de la tercera edad.

Es común definir al anciano como base de un criterio cronológico y se soslayan las dimensiones psicológica y social. Si bien existen ciertos cambios somáticos y psicológicos asociados con el proceso normal del envejecimiento, por ejemplo la perdida progresiva de memoria y de las destrezas físicas, la idea misma del envejecimiento es un prejuicio dentro de un sistema de valores que exalta a la juventud como sinónimo de éxito y buena salud física y mental.

Llegar a la tercera edad no significa que se acerca el fin de una vida, por el contrario esta edad es una de las etapas más enriquecedoras de un ser humano, en donde se cuenta con muchas experiencias y sabiduría para poder aconsejar y enseñar a otras personas cosas realmente importantes que pueden ser fundamentales en la vida.

A medida que vamos ganando años, tendemos a ser más rígidos en nuestras convicciones, a aferrarnos más a ellas y a mantener nuestros puntos de vista con mayor intensidad. Esto es especialmente evidente en nuestros ancianos, que han pasado muchas etapas en la vida, algunos han vivido guerras, y todos en general han tenido que ir adaptándose a los numerosos cambios que se han ido dando a lo largo del siglo XX en el modo de vida.

Por tanto, cuando llegan a esta edad de la vida, somos nosotros los jóvenes quienes tenemos que mostrar la máxima comprensión y flexibilidad hacia ellos y no exigir de su parte lo que ni siquiera nosotros somos capaces de proporcionarles.

Normalmente, los ancianos están habituados a su entorno. Aunque en ocasiones aparezcan algo desorientados, mientras viven en la misma casa y se rodean de las mismas personas tienden a mantenerse bien aferrados a su entorno. Sin embargo, cuando cambian de domicilio y se despiertan por la noche en un entorno diferente al que están habituados, muchos tienden a desorientarse, a sentirse alejados del hogar y amenazados, razón por la cual se sienten angustiados y se agitan. Esto sucede, por ejemplo, cuando por alguna causa hay que ingresaros en un hospital durante unos pocos días. Es fácil observar que su relación se va deteriorando, y se desconectan cada vez más de la realidad.

Esto suele asustar a la familia, pero hay que subrayar que es, normalmente, pasajero: cuando vuelve a su casa, a su vida habitual, a rodearse de sus objetos, se siente reconfortado, la amenaza desaparece y suelen recuperar su comportamiento anterior.

Por ello, ante todo hay que insistir en que su comportamiento no es caprichoso, que aunque a veces parezcan niños no lo son, y que siempre subyace alguna causa en sus actitudes. Es conveniente ser pacientes e intentar comprender lo que les está sucediendo, porque es la mejor manera de llegar a ellos y conseguir entenderse.

Objetivo: Mantener el estado físico y psíquico del anciano lo mejor posible.

 UN CUIDADO FÍSICO INTELIGENTE ES NECESARIO, PERO LA COMPRENSIÓN, CONSIDERACIÓN, AFECTO Y RESPETO SON ESPECIALMENTE IMPORTANTES.

Cuando se habla de la relación con una persona anciana, muchas personas tienden a referirse a esto como algo complicado y realmente no es así, estas personas requieren de cosas simples para poder ser felices y sentirse a gusto en la vida; nosotros como familiares o allegados debemos de tener en cuenta algunos consejos para el adecuado cuidado de los mismos.

Pautas
Lo primero que se debe hacer es tratarlos con mucho amor, las cosas cuando se hacen de esta manera siempre salen mejor, así que recuerda realizar cada acción con el mayor amor posible y verás como trasmitirás ese sentimiento a esas personas que tanto lo necesitan.

Ponte por un momento en su lugar, piensa que un día llegarás a ser viejo y que tarde o temprano necesitarás la ayuda de los demás para desarrollar algunas actividades, inclusive las que hoy te parecen muy simples; por eso es importante analizar detalladamente la posición en que estas personas se encuentran para así tratar de comprenderlos de una mejor manera.

Incentivar el diálogo es algo muy positivo para mantener en adecuado funcionamiento la mente de nuestros ancianos, procura sentarte en varios momentos al día, además de brindarles un rato agradable seguramente aprenderás muchas cosas que podrán ser de utilidad en tu vida.

La comprensión, amabilidad y respeto también se convierten en algo indispensable en el trato con las personas de la tercera edad, que sin duda se mostrarán satisfechas al recibir este tipo de trato de parte de sus familiares y allegados.

La integración, trata de asignarles pequeñas tareas, para que ellos sientan que son útiles en algo, las personas de la tercera edad no quieren ser excluidas al contrario quieren demostrar que tienen mucho ánimo y disponibilidad para desempeñar algunas tareas.

Respetar y reforzar su independencia.

Llamar al anciano por su nombre. Aquí hay que recordar que a algunos de ellos NUNCA les han llamado de tú, sino de Usted, y a muchos siempre se les ha añadido algún título al nombre, como "Don José". Es duro para ellos pasar de repente a ser "Pepe" para todo el mundo. NO se trata de que ellos se adapten a nosotros, sino de respetarles y cuidar la relación, aportando el trato que esperan recibir y no el que nosotros queremos darles. Cuidar las palabras.

Hablarles en el tono de voz adecuado, con claridad, despacio y siempre con respeto. No todos oyen mal, así que no hay por qué chillarles al dirigirnos a ellos. Si hablándoles en un tono normal no nos oyen, será el momento de elevar progresivamente el volumen de la voz hasta llegar al que necesitan para oír bien.

Mantener frente a ellos una actitud positiva y alegre.

Tener gestos de afecto habitual, pero siempre con respeto.

Escucharles con paciencia.

Animarles a que estén activos el máximo tiempo posible.

Motivarles en actividades como leer el periódico, revistas, ver la televisión o escuchar la radio, como medio de información actual.

Fomentar la amistad y comunicación entre ellos.

Motivarlos a sus cuidados basicos de higiene y Salud.

Averiguar cuales son sus aficiones o actividades favoritas y tenerlas a su alcance, si es posible.

La tercera edad debe ser una etapa donde las personas reciban siempre lo mejor por parte de sus familiares y personas que lo rodean, recordemos que no se trata de hacerlos a un lado o excluirlos de la vida cotidiana, al contrario lo importante es hacerles ver que son importantes para nosotros y que vamos a proporcionarles todo el apoyo necesario para que puedan vivir de una manera plena esta etapa de la vida. Respetar la intimidad y dignidad del anciano lo más posible.