sábado, 23 de noviembre de 2013

Ansiedad Sexual

Cuando la relación sexual pasa de ser placentera y relajante, a ser estresante y un motivo de nerviosismo, se padece de ansiedad sexual. Crea frustraciones y temores que surgen cada vez que una persona intenta tener relaciones sexuales con la pareja.

Causa psicológica de los problemas sexuales

Hablamos de ansiedad sexual cuando a la persona le preocupan de forma excesiva e inadecuada las relaciones sexuales. Esta preocupación puede darse por diferentes motivos pero en todos los casos va a causar disfunciones sexuales que pueden ser persistentes. La ansiedad en torno a las relaciones sexuales va a impedir que la persona disfrute de éstas debido a que se va a centrar más en sus propias preocupaciones y dudas. Esta ansiedad suele haberse originado en anteriores experiencias sexuales no satisfactorias o por una educación restrictiva con respecto al sexo. Esta ansiedad aprendida va a aparecer ante cualquier inicio de actividad sexual en forma de intenso miedo y tensión por parte de la persona que lo sufre, dificultando así, sus relaciones sexuales.

Incluso, cuando un individuo padece ansiedad sexual puede sentir taquicardia, palpitaciones, mareos, temblores, sudoración y tensión como si se estuviera frente alguna amenaza. Además, cuando un hombre tiene este tipo de pensamientos negativos es normal que aumenten sus niveles de estrés, lo que genera una disminución de sangre al pene y dificultad para mantener o lograr la erección.

En tanto, en las mujeres el estrés no le permite una buena lubricación, lo que puede generar incomodidad y falta de deseo durante las relaciones sexuales.

Principales causas de ansiedad hacia la sexualidad
  • Ansiedad
  • Preocupación por un posible fracaso sexual
  • Temor a eyacular rápido o de no poder tener una erección duradera que le permita a la mujer llegar al orgasmo.
  • La influencia cultural y la educación represiva
  • Tener una baja autoestima.
  • Actitudes negativas y perjuicios hacia la sexualidad.
  • Miedos y falta de información sexual.
  • Miedo al embarazo.
  • Estar insatisfecho con el tamaño de sus órganos reproductivos.
  • Tener una imagen negativa de tu cuerpo y/o de tu peso.
  • Falta de habilidades sexuales y prácticas sexuales inadecuadas.
  • Factores emocionales (depresión, miedo a perder el control, etc.)
  • Inseguridad hacia uno mismo, problemas de autoestima.
  • Problemas en la relación de pareja (resentimientos, falta de comunicación, etc.)
  • Circunstancias inadecuadas (lugares, momentos, situaciones, etc.)
  • No tener sexo frecuente.

¿Cuáles son los efectos de la ansiedad en las relaciones sexuales?

Estos cuadros de ansiedad tienen los siguientes efectos en el hombre:
  • Disminución del deseo sexual
  • Inhibición de la erección: problemas de impotencia, de erección
  • Eyaculación precoz, etc.

En las mujeres, los efectos de la ansiedad se van a ver en:
  • Disminución del deseo sexual
  • Falta de una adecuada lubricación vaginal por problemas de excitación sexual femenina
  • Dolores durante el acto sexual: dispareunia y vaginismo
  • Aversión al sexo, etc.

Si las disfunciones sexuales están causadas por cuadros de ansiedad hacia el sexo, la Terapia Sexual irá dirigida precisamente a disminuir la ansiedad a través de una adecuada educación e información sobre la sexualidad que disminuya los miedos y rechazos hacia el mismo. Esto va a tratar de romper el círculo vicioso que se ha formado para mejorar así las relaciones sexuales.

Para algunas personas, una actividad tan placentera como es la intimidad con su pareja puede convertirse en una pesadilla si se padece ansiedad sexual, es decir, si se preocupa excesivamente por el desempeño o por el temor a eyacular demasiado pronto

Tips
  1. Habla abiertamente con tu pareja de tus preocupaciones, para que te entienda y busquen juntos una solución.
  2. Dale prioridad a los jugueteos y caricias previas a la penetración
  3. Haz ejercicio para mantenerte en forma y sentirte mejor con tu cuerpo; te dará más energía para la intimidad.
  4. Busca estímulos externos que desvíen tu atención, como la música
  5. Visita a un profesional. Al buscar ayuda psicológica lograrás identificar tus miedos y las razones de tu ansiedad sexual.
  6. Conoce tu cuerpo para que aprendas tus reacciones, tiempos, preferencias y limitaciones.
  7. Lee información científica para que aprendas todo sobre la respuesta sexual humana
  8. Elimina los mitos sobre la sexualidad y que distorsionan totalmente la realidad
  9. Visualiza las relaciones sexuales como un momento de placer y entrega mutua, no como competencia
  10. Tómate tu tiempo para acoplarte con tu pareja, así como para realizar los deseos y fantasías de ambos.

No dejes que la ansiedad sexual te mate tu deseo de tener relaciones simplemente por “el miedo” a no cumplir ciertas expectativas.

Distrae tu mente haciendo ejercicio, comunícate con tu pareja (es muy importante para mejorar el desempeño sexual que seas abierto con tu pareja) y no veas tanta pornografía, ya que te desvirtúa de la realidad y te crea un “ideal sexual” falso.

Práctica, practica y práctica, es la única manera de relajarte y decirle adiós a la ansiedad sexual. No olvides que es importante disfrutar un momento íntimo con tu pareja, el cual te ayudará a mejorar tu salud física y mental. Libérate de los complejos y deja que tu imaginación predomine en tus relaciones sexuales.


Entre las técnicas de intervención adecuada se encuentran aquellas que buscan ofrecer educación e información sobre la sexualidad y que disminuya los miedos y rechazos, como algunas técnicas específicas de control de la ansiedad, como el entrenamiento en la relajación, control de impulsos y de pensamientos negativos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada