martes, 5 de noviembre de 2013

Riesgos en la Redes Sociales

En la actualidad, las redes sociales son una de las principales herramientas de comunicación utilizadas por los internautas. Existe un problema derivado de la falta de toma de conciencia real por parte de los usuarios de que sus datos personales pueden ser accesibles por cualquier persona.

Riesgos
  •  Al descargar aplicaciones como juegos o test, indirectamente proporcionas información personal a los desarrolladores del software quienes pueden hacer mal uso de tus datos.
  • Al publicar los lugares en donde te encuentras, contribuyes a que desconocidos conozcan tus hábitos de consumo, estilo de vida, horarios, etc.
  • Algunos sitios preguntan nombres de mascotas o de familiares como pregunta secreta para recuperar tu contraseña, verifica que la información que proporcionas no sea igual a alguna que hayas ingresado en datos bancarios para evitar un fraude electrónico.
  • No toda la información que se publica es privada.
  • Acoso cibernético (cyberbullying) entre menores.
  • Los datos personales pueden ser utilizados por terceros usuarios malintencionados de forma ilícita.
  • Existe la posibilidad de que traten y publiquen en la red información falsa o sin autorización del usuario.
  • El hecho de que, a través de las condiciones de registro aceptadas por los usuarios, éstos cedan derechos plenos e ilimitados sobre todos aquellos contenidos propios que alojen en la plataforma, de manera que pueden ser explotados incluso económicamente por parte de la red social.
La gracia que tienen tus hijos son dignas de compartirlas con todos nuestros conocidos, y las ganas de mostrar sus hechos son incontrolables. Tu celular toma fotos y las puede compartir de inmediato en redes sociales. Pero, ¿es esto buena idea?

La noticia es digna de compartirla con todo el mundo y galaxias cercanas, ¡tienes un hijo!, y las ganas de presumirlo son incontrolables. Ahora, si tu celular toma fotos seguro que uno las desea compartir de inmediato en redes sociales pero, ¿es esto buena idea?

Indudablemente Facebook y Twitter, por mencionar las dos redes sociales más populares, son herramientas muy importantes para la comunicación de los seres humanos en el Siglo XXI, sería absurdo prohibirlas o censurarlas.

En menos de 10 años, Facebook ha logrado conectar (directa o indirectamente) a más de mil millones de usuarios, Twitter rebasa los 600 millones de usuarios, las redes sociales son, numéricamente, países muy extensos.

En ambos casos, incluyendo además otras comunidades como Youtube, Instagram y Pinterest, la información se genera, se transforma y circula.

El mensaje, la foto, el vídeo que usted publica, es como una hoja en un ventarrón, llegará a dónde usted no pueda verlo, por ello es necesario tener controles respecto a lo que se publica, más aún cuando la seguridad de nuestros pequeños está en juego.

A mediados del mes de junio del 2013, Ron Bowles, un experto en seguridad informática, notificó en su blog (skullsecurity.org) que tomó "prestados" datos de 100 millones de cuentas en Facebook. Es una cantidad de miedo. Bowles realizó dicho acto para evidenciar la falta de seguridad en la red social en cuestiones de datos "privados", los datos incluyen números de teléfono, direcciones postales y direcciones de e-mail, ¿cuántas fotos habrá ahí? El señor Bowles puso a disposición de cualquier cibernauta el archivo de 2.3 GB en el sitio Pirate Bay.

Internet es como una Plaza Comercial, existen usuarios de todo tipo, con intenciones diversas, desde el académico, pasando por el común que solo busca un rato de entretenimiento, hasta sujetos dedicados a la extorsión mediante el acopio de información, que infantilmente nosotros mismos brindamos.

Facebook tiene diversas opciones para "resguardar" la privacidad de los usuarios, sin embargo hay que entender una ley básica en la Internet, sí en verdad es privado, no lo publiques. Puede haber cientos de candados para evitar filtraciones de material o contactos indeseables, pero nunca existirá mejor opción que la prudencia.

Twitter también te ofrece una opción para proteger tus Tweets y que éstos no puedan ser vistos por cualquier persona, a menos que tú autorices el “follow”, o que te sigan, sin embargo la red del pajarito azul no tiene un filtro para censurar imágenes de ningún tipo.

En listo una serie de recomendaciones al momento de publicar fotografías de sus hijos en redes sociales:
  • Nunca subas fotos de los niños desnudos, es un momento de mucha ternura cuando se van a bañar o si están corriendo felizmente en pañal, pero hay monstruos que se dedican a coleccionar imágenes de infantes con poca ropa para saciar instintos muy bajos. Los efectos de la pornografía son terribles.
  • No publiques diariamente imágenes de tus pequeños, regresamos al inicio del texto, es algo digno de presumir, pero el hacerlo constantemente te puede colocar en un estado vulnerable, “¡Ey! tengo un niño pequeño y sabes que es mi punto débil”, expones tu seguridad y la del menor.
  • Si subes a Internet fotos tomadas en casa, procura que no sean visibles artículos de valor: televisiones, computadoras, el mismo automóvil, la imagen puede ser vista por los contactos de tus contactos (gente que no conoces), y no sabes si alguno de ellos está interesado en lo ajeno.
  • Comparte fotos familiares en lugares públicos, ten cuidado de hacerlo en algún sitio que demuestre exactamente el lugar donde vives, que no sea visible el nombre de la calle o la entrada de la casa.
  • Pon atención en la forma en la que rotulas las fotos, es ahí donde ofreces información valiosa, ejemplo: “Aquí saliendo de la escuela______ siempre a las 2 de la tarde”.
  • Borra las fotos de tus álbumes después de algunos días. Lo mejor será crear grupos específicos, seleccionar adecuadamente a las personas con las que quieres compartir la foto, y a modo de recomendación particular, borren (ustedes) la imagen después de unos minutos.
  • No subas fotos de tu bebé o hijos en situaciones comprometidas o con caras “demasiado” chistosas, muy común que esa imagen que le tomaste cuando se cae se pueda convertir en una broma compartida millones de veces.
El tener un niño en casa es todo un suceso, hay que cuidarlo en la en la calle y en la computadora. Si tienes hijos que ya están descubriendo por sí mismos el mundo de Internet.

Sin embargo, aunque parezca una nimiedad, esta acción entrañaría un pequeño problema de personalidad. Un estudio ha revelado que los jóvenes ponen en peligro su seguridad física y psíquica al subir fotos personales a las redes sociales. Los expertos han comprobado asimismo que compartir contenido en plataformas tan populares como Facebook o Twitter es síntoma de poca autoestima y puede derivar en “ciberbullying”.

Las redes sociales constituyen una forma muy rápida y efectiva de comunicarse y de estar al tanto de la vida de otras personas, de las cuales es posible no saber prácticamente nada si no existiesen estas plataformas. No obstante, los medios sociales tienen su lado negativo, ya que pueden suponer un riesgo para aquellos que ignoran las repercusiones posibles de los contenidos que publican. Este riesgo se encuentra especialmente presente en los niños y adolescentes que, cada vez en edades más tempranas, se crean su propio perfil en las distintas redes sociales.

Los jóvenes comparten sus fotos y publican estados sin ser realmente conscientes de quién ve estos contenidos y de lo que pueden hacer con ellos, poniendo en peligro su seguridad.

Estas actividades de los jóvenes y, concretamente, la reciente tendencia de las llamadas fotos autorretrato que se suben a las redes sociales, constituyen un elevado riesgo que puede desembocar en abusos o “ciberbullying”, indica en declaraciones a este diario.

Se ha destacado que detrás de cada foto subida por los adolescentes “se esconde inseguridad y una búsqueda de aprobación de sus amigos”. Además, si al publicar un determinado contenido no obtienen ningún “Me gusta” ni cumplidos o si llega su cumpleaños y no reciben el número de comentarios que esperaban, los jóvenes se sienten frustrados y avergonzados, ya que interpretan esto como que “no son populares”.

“Todos los niños se comparan en la vida cotidiana con sus semejantes, el problema es que en sitios como Facebook se exagera todo, y eso puede alterar posteriormente su percepción de la realidad. La búsqueda de aprobación para sentirse seguros es el factor común de las personas más jóvenes”. Estas ideas tienen mucho que ver con un reciente estudio empírico de la Universidad de Michigan de Estados Unidos, que relacionaba el uso de Facebook con la infelicidad.

“lo que más sorprende de su uso es el apego que generan (ya que) alguien puede estar frente a ti, contigo y estar utilizando el celular o la computadora”. En el psicoanálisis se ve que es una parte de la personalidad donde el yo no está suficientemente integrado, requiriendo el contacto social por encima del contacto personal, necesitando consolidar identidad a través de lo grupal. “para algunos, estos vínculos funcionarán como el amigo imaginario de la infancia, cual presencia que acompaña, calma y da seguridad como el trapito suave o el osito de peluche utilizado en la niñez: un objeto externo en el que se desplaza la seguridad interna”.

Algunas de las patologías que genera el mundo virtual: 
  • La obsesión de reconocimiento externo donde el otro se usa como apoyo de la propia autoestima.
  • El uso infantil de exhibirse públicamente por falta de “capacidad para la intimidad”.
  • La incontinencia mental y la fantasía de que sean los otros los que carguen con los contenidos agresivos propios.
  • La intoxicación cibernética: mucha información y poco tiempo para procesarla.
  • Dormir con el teléfono móvil al lado para no perderse ni un mensaje.
¿Cómo protegernos?
  • Verifica la política de privacidad de la red social en la que quieres abrir una cuenta.
  • No publiques teléfonos, dirección, ni te registres en los lugares que normalmente frecuentas.
  • No aceptes como “tus amigos o seguidores” a personas que no conoces especialmente si tu perfil es privado.
  • Si tus hijos quieren abrir una cuenta, ten en consideración que algunas redes sociales tienen restricciones para menores de 13 años por lo mismo no los expongas, mejor ofréceles plataformas alternativas adecuadas a su edad.
  • Ajusta los niveles de privacidad de manera adecuada.
  • Aprovecha todos los beneficios que una red social te brinda pero al hacerlo, no olvides que ésta, conlleva una serie de riesgos los cuales puedes evitar a través de la prevención, por lo tanto, adopta a esta última como tu mejor herramienta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada