martes, 1 de julio de 2014

Hábitos que Hacen las Parejas Felices

Las relaciones de pareja son complejas y cambiantes, por lo que muchas veces pueden entrar en crisis. Goulston plantea que las parejas más felices suelen tener ciertos hábitos que contribuyen a su bienestar.

¿Qué se necesita para ser feliz en una relación?

Digan hola y adiós

No olviden saludarse y despedirse cuando lleguen o se vayan de casa. Las mejores parejas siempre se dicen hola y adiós con un beso, sin importar la situación. Esto ayuda a fortalecer el lazo emocional y físico entre los dos.

Van a la cama al mismo tiempo

Las parejas felices suelen resistir a la tentación de ir a acostarse en diferentes momentos. “Van a la cama al mismo tiempo, incluso si uno de los dos se levanta luego para hacer cosas mientras su pareja duerme”, añadiendo que “cuando tocan su piel aún sienten un pequeño hormigueo, a menos que uno o ambos estén tan agotados como para sentirse sexualmente excitados”.

No se vayan a la cama enojados

Es algo difícil, pero no deberían ir a dormir sin resolver sus problemas. Si sigues un poco enojada, no tiene nada de malo, pero por lo menos deben llegar a una conclusión para no seguir peleando sobre lo mismo al día siguiente.

Sean educados

Aun después de que se casaron y de que llevan años viviendo juntos, no deben de dejar de ser educados el uno con el otro. Recoge lo que tires, digan salud cuando alguien estornude, ofrezcan su ayuda al otro cuando lo necesite. Los modales pueden ser una de las primeras cosas que desaparecen cuando una relación se establece, pero es algo esencial para mantenerla viva y saludable.

Cultivan intereses comunes

Cuando la pasión baja sus niveles, es común que las parejas se den cuenta que tienen pocos intereses en común. Por ello, no hay que restarle importancia a las actividades que pueden desarrollar y disfrutar en conjunto. “Si los intereses comunes no están presentes, las parejas felices los desarrollan”, señala, recomendando también tener actividades por separado, para que la relación no se vuelva demasiado dependiente.

Caminan de la mano o van uno al lado del otro

En lugar de que uno de los dos se vaya quedando atrás porque camina más lento o se detiene a ver algo, se recomienda andar cómodamente al lado de la pareja, y mejor aún si se toman la mano. Si uno quiere parar a observar alguna cosa, es mejor hacerlo juntos, o se pierde el sentido de compañía.

Confían y perdonan

En los desacuerdos o discusiones rutinarias que no llegan a resolución, las parejas felices no se desgastan, se perdonan mutuamente y confían el uno en el otro, en lugar de guardar rencor y mantenerse de mala gana en la relación.

Se centran más en lo que su pareja hace bien que en lo que hace mal

Si comienzas a buscar cosas malas en tu pareja, siempre encontrarás algo. Si haces lo contrario, es decir, buscas lo bueno, también hallarás cosas. “Todo depende de lo que quieres buscar. Las parejas felices acentúan lo positivo”

Escuchen activamente

No sólo escuches la historia del día que tuvo tu novio; es importante que participes en su relato, que formes parte activamente. Esto se consigue asintiendo, preguntando e interesándote de manera genuina. Él necesita saber que realmente te preocupa su vida y sus experiencias

Objetivos

¿Qué esperas de esta relación? ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar con tu pareja? Concéntrate en la crear objetivos con tu pareja y cumplirlos. Las parejas sanas y felices se ponen objetivos tanto a corto como a largo plazo. Su relación tiene un sentido por el que luchan y se esfuerzan, ¿la tuya lo tiene?

Se abrazan al reencontrarse después del trabajo o actividades

“Nuestra piel tiene una memoria de “buenas caricias” (amor), “malas caricias” (abuso) y “sin caricias” (descuido). Las parejas que se saludan con un abrazo mantienen su piel bañada por “buenas caricias”.

Dicen “te amo” y “que tengas un buen día” todas las mañanas

Es una manera de cultivar la paciencia y la tolerancia, pues es una buena forma de empezar un día que depara problemas, dificultades y otras molestias que podrían darse en el trabajo. Porque al final es una de las cosas más importantes que ambos necesitan escuchar de la persona a la que quieren. 

Dicen “Buenas noches” cada noche, independientemente de cómo se sientan

“Esto le dice a tu pareja que, sin importar lo mal que estás con él o ella, aún quieres estar en la relación. Dice que lo que tú y tu pareja tienen es más grande que cualquier incidente perturbador”.

Contacto con-tacto

¿Sabías que el contacto físico libera una hormona llamada oxitocina? Está relacionada con los patrones sexuales y el orgasmo. Antes de ir al trabajo, al terminar la jornada, unos buenos abrazos no te vendrán nada mal. Ahora ya no tienes excusas para abrazarte a tu pareja todo el día.

Llaman o envían un pequeño mensaje a su pareja durante el día

Llamar o enviar un pequeño mensaje preguntando cómo va el día del otro, es un hábito de las parejas felices. Ayuda a mantener la complicidad y conexión aun cuando no se ven, y permite estar más en sintonía cuando se ven después del trabajo. Puedes saber si tu pareja está teniendo un día horrible o tuvo un gran logro que pueden compartir cuando se reencuentren.

Se sienten orgullosos de estar con su pareja

A las parejas felices les gusta verse juntos y cuando están en público suelen darse la mano, apoyar su mano sobre el hombro, espalda o rodilla del otro, etc. Muestran la conexión que existe entre ellos, a veces sin darse cuenta. Nunca dejen de celebrar los logros de la otra persona. Si obtiene un aumento en el trabajo o si por fin termino ese proyecto en el que ha trabajo durante meses, dale la atención necesaria. Recuerda que son las pequeñas cosas las que permiten que la vida sea emocionante.

Espacio

Una gran relación no es aquella que implica estar juntos 24/7 durante todo el año. De hecho, la relación ideal implica dar espacio al otro para que pueda crecer y triunfar. Pero no olvides, que cuando te des espacio a tu pareja es importante que regreses.

Adiós televisión

Eso de ver la televisión mientras se come se acabó. Lo de ver la televisión todas las noches también se acabó. Siempre hay algo de lo que hablar ¿Qué tal si después de comer probar a acurrucaros en el sofá? ¿Y si cada noche en lugar de la televisión elegís una película para ver?

Yo hago, tú recoges (y viceversa)

No importa lo que sea: cocinar, limpiar, tender la ropa. Uno lo hace y otro lo recoge. Entre semana cocinas tú y recoge tu pareja y los fines de semana al revés; tú pones la lavadora y tu pareja tiende la ropa. Así sabrás que tu pareja se esfuerza tanto como tu y que lucha por un bien común: la felicidad. Recuerda: 50% tú - 50% tu pareja.

Rutina ¿asesina?

La gente cree que la rutina mata. Pero hay parejas que se alimentan de la rutina y sin ella serían un fracaso. Tienen programados sus días de la semana, sus comidas y sus compras.Y otras viven al día sin saber que harán y cómo. Seas más de rutina o más de improvisar sólo tú decides lo que te hace feliz. Lo importante es que lo sepas y luches por ello. Nada más.

Comunicación

Comunicarse abiertamente: confían en que pueden ser sinceros el uno con el otro y mostrarse sin caretas.

¿Cuánto de estos hábitos son característicos de tu relación? Se considera que se toma 21 días para convertir una nueva conducta en un habito, elije una o algunas de las conductas que hemos visto para que se convierta en una habito en tu relación y así lograr ser una pareja feliz. Sabemos que el amor es algo que se debe cultivar diariamente, por eso, se puede desarrollar con conductas específicas y concretas que nos ayudan a reforzar el amor y entendimiento mutuo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada