martes, 25 de noviembre de 2014

La Asfixiofilia o Asfixia Erótica

Es una parafilia que consiste en impedir la respiración de la pareja o la propia, ya sea mediante la obstrucción de las vías respiratorias nariz y la boca, cubriendo la cabeza con elementos plásticos o de látex o recurriendo a la semi-estrangulación o se logra apretando el cuello con las manos o ajustando un cinturón o cordón alrededor de la garganta, colgándose del techo hasta sentir que disminuye el pasaje del aire. Unos minutos antes de perder el conocimiento el individuo debe interrumpir el juego, bajo riesgo de morir asfixiado. Aunque son muchas las personas que saben hasta qué punto llegar y en qué momento desamarrarse para permitir la oxigenación y así evitar un desenlace fatal, varios de sus practicantes se han hecho tristemente célebres.
Hipoxifilia, asfixiofilia, sofocación autoerótica, son algunos de los términos utilizados para definir la práctica. Para las estadísticas, suele tenerse en cuenta sólo lo que se considera “muerte accidental por sofocación autoerótica”. Se trata de una práctica sexual muy peligrosa que ha llegado a ser causa de muerte en muchos casos.

Históricamente, la práctica de la autoasfixia erótica se ha documentado desde principios de 1600. Se utilizó por primera vez como un tratamiento para la disfunción eréctil y la impotencia. La idea de iniciar esta práctica, pudo ser consecuencia de la observación de que algunos reos ejecutados en la horca desarrollaban una erección, que duraba a veces incluso después de la muerte (la muerte en erección), y de vez en cuando incluso se observó que el condenado eyaculaba durante el ahorcamiento o después.

A veces el placer de la asfixia obnubila la conciencia del peligro e impide el reflejo de supervivencia. Quienes la practican no suelen ser suicidas sino buscadores de placer que usan métodos no convencionales. Puede ser un juego en pareja o solitario.

La hipoxifilia es una práctica que en la última década se ha ido difundiendo y popularizando principalmente por el Internet por toda la urbe, y aunque no se cuenta con ninguna estadística, ni método para medir la cantidad de aficionados que existen a esta práctica a nivel mundial, cada vez hay más elementos que evidencian su auge. La fuerza que puede tomar la práctica de la hipoxifilia en el estado es alarmante pues existe un incremento considerable en el número de suicidios de menores.

Fases de la Asfixia

La asfixia es peligrosa porque el cuerpo se queda sin oxígeno para cumplir con sus funciones. Al ser indispensable para la respiración celular, la tolerancia sin aire es mínima.

El tejido que menos tolera es el cerebro. Si en cuatro minutos no recibe oxígeno se generan daños irreversibles de más del 50% en el tejido cerebral. En tanto, el corazón y el pulmón sólo pueden tolerar entre cinco y seis minutos sin recibir oxígeno. Para explicarte más a fondo los daños que se registran en el cuerpo por la falta de oxígeno, aquí te explico las fases de la asfixia:

1) Fase Cerebral: Donde la anoxia (falta de oxígeno) estimula el sistema nervioso central que se manifiesta en zumbidos de oídos, visión de luces centellantes, hormigueos y sensación de angustia.

2) Fase Convulsiva: Esta etapa se deriva de la falta de oxígeno durante un tiempo prolongado. En ella aparecen convulsiones generalizadas en la cara, músculos respiratorios, extremidades, inclusive, puede haber secreción de fluidos corporales como orina, materia fecal, y eventualmente eyaculación.

3) Fase Asfíctica: Fase donde ocurre la depresión de las funciones cerebrales, existe pérdida de la conciencia, coma profundo, cianosis intensa (color morado de boca y tejidos), con respiración superficial y lenta, relajamiento muscular y pérdida de reflejos. Esta fase es irreversible, la muerte es aparente y conduce a la siguiente fase, denominada muerte real, donde desaparecen todos los signos vitales.

"Es sólo un juego (...) yo cuando practicaba esto sentía como que volvía a vivir, es una sensación de miedo, reto, satisfacción, de hacer cosas fuera de lo común, de salir de la rutina y hacer cosas nuevas y excitantes, además no soy la única". Testimonio de Lucy  una joven de 16 años que disfrutaba al practicar el "juego" de la hipoxifilia.

Se ha encontrado que la práctica de la asfixia erótica es más frecuente de forma individual que en pareja. Casi siempre pasa cuando se realiza la masturbación. Seguramente pasa así porque no hay la presión o cohesión de la pareja y definitivamente es más usual en los hombres, sobre todo en los que sufren de eyaculación precoz.

En la comunidad de las redes las prácticas de esta naturaleza pueden ser denominadas "breathplay" o "edgeplay" a veces, y generalmente incluyen un socio participante. Porque al igual que otras formas de prácticas sexuales de riesgo, amplía los límites de lo "seguro, sensato y consensuado", el control de las situaciones que afectan a la respiración se puede evaluar, usando algún tipo de señal convenida para avisar al otro del peligro. Esta práctica se realiza casi siempre junto a otras actividades fetichistas. En casos extremos, los asfixiófilos suelen desear ser estrangulados hasta la muerte.

Conclusión

Para que un adolescente opte por recurrir a los juegos extremos que se promueven en la red, deben intervenir otros elementos como la presión de los compañeros, conflictos familiares y/o sociales e inclusive una tendencia que nace de una personalidad adictiva. Hay varios fenómenos que intervienen, que van más allá de la adicción a Internet y están totalmente relacionados con el bienestar familiar y social.

Por ejemplo, la violencia o el recurrir a juegos que ponen en riesgo su vida, no se le puede adjudicar todo sólo al Internet, o porque ahí encuentran toda la información, la integración y comunicación familiar, el que hayan aprendido los valores relacionados con la vida, la integración social y la aceptación, son factores que pueden aminorar o darle herramientas a los jóvenes para decir no a todo lo que ponga en riesgo su integridad.

Existe una población de riesgo, sin diferencia entre clases sociales ni estatus socioeconómico. Son aquellos a quienes les gusta jugar con los límites para sentir que triunfan sobre el fracaso y las reglas, y que a veces llegan a desafiar a la muerte. Acostumbrados siempre a ganar, imaginaria o realmente, muchos adolescentes y jóvenes creen que pueden superar los márgenes de cualquier hecho. Pero el cuerpo y sus funciones vitales exigen cuidado y eluden el abuso.

Son varias las advertencias de los expertos para los que en algún momento de sus vidas se arriesgan a experimentar con este tipo de procedimientos: no realizarlos bajo efectos de bebidas embriagantes o sustancias alucinógenas, entender los límites y no ir a extremos. Además, recordar que hay muchos otros caminos seguros para obtener placer. “No se trata de un juego. Si no estás en tus plenas facultades, es mejor no intentarlo”.


"el suicidio es una epidemia silenciosa, por lo que se ha hecho hincapié en las campañas para sensibilizar a la población de que existe un problema serio en la sociedad, como es la muerte auto infligida".

jueves, 20 de noviembre de 2014

La Obsesión de la Duda: El TOC

Una obsesión es un pensamiento, imagen o impulso no deseado que se vive como repugnante, carente de sentido e inaceptable y que es muy difícil de eliminar de la mente.
"El Yo en el abismo de la obsesion"
Cuando surge una obsesión, la persona siente una gran ansiedad e intenta hacer alguna cosa para tranquilizarse o evitar que suceda algo de consecuencias inevitables. Estos actos repetidos y a veces estereotipados se llaman compulsiones.

"Son las cuatro de la tarde de un sábado. He recogido la cocina y la ropa. Todo está ordenado. Necesito tenerlo así para poder disfrutar de una película que me interesa ver por televisión. Mi hija pequeña me avisa que dará comienzo en unos instantes. Me siento tranquilamente en un sofá que está situado al lado de la ventana. De repente aparece el pensamiento: ¿Y si te tiraras por la ventana? ¿Por qué no te tiras? Este pensamiento me paraliza; me pongo rígida; comienzo a sudar; el corazón me late muy aprisa; me cuesta respirar; tengo frío, un frío muy intenso, tengo náuseas...

Pienso que no podré resistir y acabaré tirándome por la ventana y como vivo en un cuarto piso me mataré. Sin embargo, sé que no quiero hacerlo, que solo es un pensamiento. Dudo. No puedo asegurar que no lo haré. Vuelvo a dudar. Intento mirar la película, pero el pensamiento me machaca el cerebro y no me deja en paz. Bajo la persiana; quizá así no lo haga, pienso. La persiana me lo impedirá.

Observo a mis hijos y me digo que tengo mucha suerte con estos hijos, por lo tanto, ¿ por qué voy a querer tirarme por una ventana?. No quiero hacerlo, sin embargo este razonamiento no me sirve para nada. Sigo encontrándome mal y necesito ir una y otra vez al cuarto de baño. Me coloco de espaldas a la ventana intentando parar este pensamiento que me tortura. Finalmente no puedo aguantarlo más y me marcho de la habitación. Pero en los días siguientes el pensamiento sigue torturándome hasta el punto de tenerlo presente incluso en mis sueños. El miedo a hacer aquello que no quiero invade cada instante de mis días."

Aunque la palabra obsesión forma parte de nuestro vocabulario coloquial, nosotros los psicólogos la utilizamos para nombrar la manifestación de un trastorno de ansiedad que se basa en pensamientos y hábitos repetitivos y absurdos a los cuales los afectados no se pueden sustraer a pesar de ser conscientes de su futilidad. La enfermedad afecta a un gran número de personas que, a menudo, la sobrellevan en absoluto secreto. El grado de gravedad depende del nivel de angustia que estos pensamientos generan y del tiempo y energía que se dedica a reducir la ansiedad mediante rituales.

¿Habré mirado bien? ¿Habré cerrado bien? ¿Habré limpiado bien?

Lola tiene las manos dañadas por el uso excesivo de la lejía que utilizaba para librarse de todo posible germen. Su temor era que pudiera contagiar a su familia con el cáncer a pesar de saber que esto no era factible. Los actos que llevaba a cabo para evitarlo, su compulsión, era lavarse escrupulosamente con lejía cada dedo repetidas veces, y hasta cuarenta veces al día durante 20 minutos.

Su obsesión era tan exagerada que había implicado a todos los miembros de la familia. El marido y los hijos debían quitarse los zapatos al entrar en casa y cambiarse toda la ropa. Cualquier indicio de contaminación le suponía un sufrimiento enorme y la incapacidad de controlar el avance de los gérmenes por la casa la sumía en un estado depresivo constante. Su actividad en casa era febril y se centraba solamente en limpiar, frotar y volver a empezar. Tenía la sensación de que le faltaban horas al día y nunca estaba satisfecha.

Tomás podría parecer a primera vista un chico meticuloso, cuidadoso y pendiente de los detalles. Sin embargo, sólo él sabía lo mal que lo pasaba cuando volvía al coche repetidas veces (hasta seis o siete) para cerciorarse de que había cerrado bien las puertas.

Cuando tenía que mandar alguna carta, su empeño era cerrarla y volverla a abrir no fuera que hubiera hecho algo mal o hubiera olvidado algún detalle. En la oficina repasaba el trabajo hasta diez veces y se detenía a mirar continuamente si los papeles importantes aún estaban allí. Miraba varias veces la papelera para ver si algo importante se había caído inadvertidamente. Al cerrar nunca se fiaba de que la secretaria apagase las luces y las estufas y llegaba a volver dos y tres veces al despacho a ver si todo estaba en orden. En casa las dudas se centraban en la llave del gas y su familia no podía entender que no acabara de confiar en sus propios sentidos al verlo repetir una y otra vez el camino a la cocina para repasar todo tantas veces.

Su temor u obsesión era el ser responsable de un posible daño a sí mismo o a otros por su falta de atención. Sus actos o compulsiones eran verificar y comprobar.

Para Víctor todo el problema estaba en su cabeza. Él era consciente de lo absurdo de sus preocupaciones, pero esto no lo libraba de aquellos incómodos pensamientos que a veces lo aterraban y a veces le causaban verdaderas crisis de angustia. Pero nada podía hacer ya que cuanto más los deseaba alejar más se repetían impidiéndole trabajar, leer, estudiar e incluso mirar la tele. Además todo lo que oía o leía se encadenaba mágicamente con ellos dándole la sensación de que estaba atrapado. Su estado de ánimo estaba muy decaído y a veces creía que no valía la pena vivir de ese modo.

Cada uno de estos pacientes pertenece a un tipo característico de trastorno obsesivo compulsivo, aunque es frecuente que se mezclen diversos aspectos en la misma persona.

La investigación actual distingue los siguientes rasgos como presentes en los diversos tipos de afectados por el trastorno:
  • Compulsión por la limpieza.
  • Compulsión por la comprobación.
  • Pensamientos, imágenes e impulsos obsesivos.
  • Lentitud y prolijidad excesivas.
Obsesiones y Compulsiones

Las obsesiones y las compulsiones básicamente se distinguen por su función . Las primeras se componen de pensamientos, imágenes e impulsos cuya principal característica es la de ser involuntarios, además, están asociados a un incremento de la ansiedad. Por su parte, las compulsiones, sea en forma de acciones u otros pensamientos, tienen la función de neutralizar y conjurar las obsesiones con la peculiaridad de ser voluntarias. La intención con que se efectúan las compulsiones es la de reducir la ansiedad o la probabilidad del riesgo de que ocurra algo nefasto.

El contenido de los pensamientos, impulsos e imágenes obsesivas acostumbra a ser personalmente repugnante. Cuanto más inaceptable para la persona es una idea intrusa, más incomodidad siente cuando ésta se manifiesta. Se dan entonces paradojas como la del sacerdote que se imagina blasfemando en público o la del pacifista con impulsos violentos.

La inspiración común a todos los aquejados es la de prevenir que sucedan hechos ominosos, la cual va seguido de intentos para lograrlo. Los obsesivos de la limpieza se parecen a los que padecen fobias y desempeñan variadas conductas con el fin de soslayar los "objetos contaminados" con los que le depara la vida. Cada vez que la maniobra de evitación falla, le "ponen inmediato remedio" lavando y limpiando. En las obsesiones de comprobación el empeño es el de no ser responsable de causar daño a sí mismo o a otros.

Epidemiología

La mayoría de los obsesivo - compulsivos inician el trastorno antes de los veinte años. El 80% antes de los 30. 

Un reciente estudio epidemiológico del NIMH aporta datos que indican que el trastorno es mucho más frecuente de lo que se consideraba. Se halló una incidencia del 2% en la población general. También es un 2% la cifra de obsesivos entre la población psiquiátrica.

Una observación sociocultural merece mención: el 86% de las mujeres obsesivas estudiadas por Rachman y Hodgson sufrían obsesión por la limpieza. Además, parece ser que la conducta sexual y afectiva de los obsesivos puede ser muy pobre, según estudios de Hare, ya que existe una tasa muy alta de celibato, particularmente entre los hombres. También se observa que en ambos sexos el matrimonio es tardío. Igualmente la tasa de fertilidad es muy baja, aún más que en pacientes esquizofrénicos.

Los Límites de la Normalidad

Muchos de nosotros podríamos preocuparnos y dudar de si somos o no obsesivo-compulsivos. Lo cierto es que los rasgos obsesivos se presentan en un gran número de personas consideradas "normales". De hecho, psicólogos ingleses investigaron los pensamientos obsesivos en una muestra de 302 personas y el 84 % informó que habían experimentado el asalto de pensamientos, imágenes o impulsos indeseados más de una vez en su vida.

A continuación se sugiere un ejercicio de detección de un posible trastorno obsesivo - compulsivo por si los lectores albergan alguna duda con respecto a sus tendencias obsesivas y la necesidad de acudir a un psicólogo.

Consulte la siguiente escala sobre el tiempo que le ocupan, la interferencia que ejercen en su vida cotidiana, el malestar subjetivo que le ocasionan, la resistencia que opone y el control que posee sobre algunos pensamientos y acciones.

1. Dedicación en tiempo a pensamientos obsesivos y rituales compulsivos:

0.Ninguna

1.Leve: menos de una hora al día, o intrusión ocasional ( de pensamientos o rituales)

2.Moderada: de una a tres horas al día o intrusión frecuente.

3.Severa: de tres a ocho horas al día.

4.Muy severa: casi todas las horas en que está despierto.

2. Interferencia debida a pensamientos obsesivos o rituales compulsivos.

0.Ninguna.

1.Leve: ligera interferencia que apenas perjudica su vida.

2.Leve a moderada interferencia.

3.Moderada: clara interferencia en el trabajo o en la actividad social, pero no incontrolable.

4.Muy severa: Incapacitante en las diversas facetas de su vida.

3. Malestar asociado a pensamientos obsesivos y rituales compulsivos.

0.Ninguno

1.Leve: infrecuente y apenas turbador.

2.Moderado: evidente malestar derivado de pensamientos o rituales.

3.Severo: pensamientos frecuentes o acusado incremento de la ansiedad si la ejecución de las compulsiones es impedida.

4.Muy severo: malestar casi constante a causa de pensamientos o rituales.

4Resistencia a pensamientos obsesivos o rituales compulsivos.

0.Siempre se esfuerza por resistir, o bien los pensamientos no exigen oponer resistencia.

1.Hace un gran esfuerzo por resistir la mayor parte del tiempo.

2.Hace cierto esfuerzo por resistir.

3.Cede por completo ante los pensamientos o rituales.

Si su respuesta a alguna de las cuestiones precedentes ha puntuado 3 ó 4, debería consultar a un psicólogo clinico o psiquiatra para obtener un diagnóstico y sobre todo un tratamiento.

Obsesiones de contenido agresivo:
  • Miedo a dañar a otras personas.
  • Miedo a hacerse daño a sí mismo.
  • Imágenes horribles y violentas.
  • Miedo a proferir obscenidades o insultos.
  • Miedo a actuar sometido a impulsos criminales.
  • Miedo a aparecer como responsable de algún error o fracaso.
  • Miedo a que ocurra alguna catástrofe.
  • Obsesiones de contaminación
  • Preocupación o disgusto por secreciones o desechos corporales ( orina, heces, semen o saliva)
  • Preocupación por la suciedad y gérmenes.
  • Obsesiones de contenido sexual
  • Pensamientos o imágenes que repugnan a la persona (pedofilia, incesto, bestialismo, homosexualidad, etc..).
  • Obsesión por necesidad de simetría, exactitud u orden
  • Obsesiones diversas
  • Miedo a no hablar con total precisión.
  • Imágenes intrusas, por ej. , imagen mental de un perro.
  • Sonidos, palabras o música intrusos y absurdos.
  • Números de la suerte y números nefastos.
  • Colores con significado especial.
  • Obsesiones-compulsiones somáticas
  • Preocupación exagerada por alguna parte del cuerpo, por ej. , la nariz.
  • Compulsiones de cómputo
  • Contar una y otra vez hasta cierto número.
  • Sumar matrículas de los coches.
  • Compulsiones de comprobación
  • Comprobación de puertas, cerraduras, interruptores, etc.
  • Rituales de repetición
  • Entrar y salir por las puertas, sentarse y levantarse de las sillas, etc.
  • Compulsiones de ordenar y arreglar
  • Hacer y deshacer una maleta, ordenar repetidamente el contenido de cajones, clasificar objetos según cierto orden ( colores, tamaños...
  • Compulsiones de coleccionismo y acumulación
  • Acumular periódicos viejos, cartas, papel de envolver, ropa vieja, etc.
  • Compulsiones diversas
  • Necesidad de informar, preguntar o confesarse.
  • Necesidad de comparar y medir.
Puedes ver mi blog sobre el TOC  http://alex-psicoclinica.blogspot.mx/2012/04/trastorno-obsesivo-compulsivo.html


domingo, 16 de noviembre de 2014

Secretos Para Estar en Paz

La Paz es algo que va más allá de un sentimiento, es una forma y un estado de ser, de estar y de vincularte contigo y con el mundo que te rodea.
Es una energía que brota desde tu interior, nace ahí, y la compartes con el exterior. La paz como sentimiento, es cuando cesas el conflicto y la lucha interna, cuando dejas de estar en contra de ti, de estarte insultando, criticando, esforzando por cambiar o ser diferente.“Paz significa que a pesar de estar en medio de todo, exista calma y serenidad dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz."
  1. CADA DÍA ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD: Da igual lo que haya ocurrido atrás, la realidad es que cada nuevo día es una oportunidad para crear algo distinto, para re-inventarnos. Deja de pensar en lo que podrías haber hecho y comienza a pensar sobre lo que puedes llegar a conseguir.
  2. ABRA SU MENTE A TODO Y NO SE APEGUE A NADA: Una mente abierta le permite explorar, crear y crecer. Una mente cerrada sella con cerrojo dichas interpretaciones creativas. Una mente abierta a todo quiere decir, una mente pacifica que irradie amor, que practique el perdón, que sea generosa, que respete toda la vida y, lo más importante, que se visualice como un ser capaz de hacer cualquier cosa que pueda concebir su mente y en su corazón; no importa su edad, o condición. Al liberarse de los apegos tiene que cambiar la manera en que se ve a si mismo. Si se identifica primordialmente con su cuerpo y con sus posesiones, su ego es la fuerza dominante en su vida. Si ha logrado domar lo suficiente a su ego invocará a su espíritu para que sea la fuerza que lo guíe en su vida. Si está apegado a tener la razón o a la necesidad absoluta de algo para estar en paz o en sentirse exitoso, llevara una vida de lucha constante, sin lograr alcanzar sus metas y a vivir amargado.
  3. ACÉRCATE HACIA ALGO, EN LUGAR DE HUIR DE ALGO: En momentos difíciles la primera reacción es tratar de huir de aquello que nos ha hecho daño. Deja de tratar de eliminar lo negativo y enfócate en crear una nueva realidad. Encuentra la forma que mejor se adapte a ti.
  4. LA ACTITUD: La Felicidad es una elección que puedo hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Mis pensamientos son los que me hacen sentir feliz o desgraciado, no mis circunstancias. Sé capaz de cambiarte a ti mismo y el mundo cambiará contigo. Recuerda que lo único que puedes controlar en el mundo son tus pensamientos.Aunque cuando uno está verdaderamente enamorado "hay razones del corazón que la razón desconoce y se niega a aceptar".
  5. NO MUERA SIN HABER EXPRESADO SU MÚSICA QUE LLEVA DENTRO: El latido constante de su corazón, de dentro hacia fuera, de afuera hacia adentro, es un símbolo de su conexión infinita con el latido siempre presente de Dios o de la Inteligencia Universal. El miedo es lo único que evitara que toque la música que escucha y que siga el ritmo de ese tambor tan peculiar que lleva en su interior.
  6. EL CUERPO: Mis sentimientos son influenciados por mi postura. “Nada como una sonrisa…” Una postura adecuada genera una disposición feliz. Es importante también que hagas ejercicio, este nos libera del estrés y genera la secreción de endorfinas, que hacen que nos sintamos bien. Mira siempre hacia arriba y sólo podrás reír, pues no conozco a nadie que haya podido llorar en esa postura.
  7. CONFÍA EN ALGUIEN Y ÁBRETE A ESA PERSONA: A veces cuesta confiar, cuesta abrirse. Muchos hemos recibido alguna lección que nos ha hecho replegarnos en nosotros mismos y tratar de creer que no necesitamos a nadie. La palabra mágica es “dar permiso” a alguien para acceder. “No estas solo”.
  8. NO SE PUEDE DAR LO QUE NO SE TIENE: Al sentir más amor por sí mismo, atrae más energía elevada y rápida y comienza el cambio en su interior. Comenzará a recibir esta energía de regreso y por último, será capaz de enviar pensamientos de amor y alegría a todo y a todos en su Mundo. Encuentre el propósito de su vida. Estoy seguro que ese propósito es el Servicio a los demás.
  9. EL MOMENTO: La felicidad no está en los años, meses, en las semanas, ni siquiera en los días. Sólo se la puede encontrar en cada momento. "Hoy es el mañana del ayer…” Además la vida siempre tiene derecho a sorprendernos, así que aprende a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro. Recuerda que la Felicidad no es una meta, sino un trayecto. Disfruta de cada momento como si en él se combinaran tu pasado, tu presente y tu futuro.
  10. ACOJA EL SILENCIO: Es en realidad el espacio entre las notas lo que hace que se disfrute tanto la música. Sin los espacios lo único que obtendríamos será una nota continua y discordante. Todo ha sido creado en silencio. Cuando está en Paz, irradia una clase de energía diferente, que cuando esta estresado o deprimido. Mientras más pacífico se vuelva más fácil puede desviar las energías negativas de aquellos a quienes confronta. Se ha descubierto que cuando se medita en silencio, no solo se calma, sino además tiene un efecto calmante en la familia y personas que lo rodean. Camina alegre entre el ruido y la prisa, pensando en la paz que se puede encontrar en el silencio.
  11. DEJA QUE PASE EL TIEMPO: Debes darte todo el tiempo que necesites. No debe haber prisa para llegar al estado que deseas, ni debes dejar que otros te presionen. El pasado quedó atrás, tenemos que darnos permiso para mirar adelante y confiar que vamos a estar bien.
  12. NUESTRA PROPIA IMAGEN: Debo aprender a amarme a mí mismo como soy. Creer en ti mismo da resultados. Sólo al querernos podemos abrir el corazón a que nos quieran. Cuanto más te conozcas, en mayor medida podrás darte a los demás. "El camino más difícil es el camino al interior" y  al menos una vez en la vida, debemos recorrerlo.
  13. CONFÍA MÁS EN TI MISMO: Confía en tus habilidades, normalmente son mucho más grandes de lo que imaginamos. Creer en nuestro potencial es el primer paso para conseguir grandes logros. La realidad nos dice que es totalmente imposible lograr aquello en lo que no creemos. Los grandes logros no llegan por casualidad. El trabajo, persistencia y tener claras nuestras metas son las claves para conseguirlo todo.
  14. LAS METAS: Sabes cuál es la diferencia entre un sueño y una meta? Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad. Un sueño es sólo un sueño, algo que está fuera de la realidad, así que atrévete a soñar, pero atrévete también a esforzarte por lograr que esos sueños se hagan realidad. "Apunta hacia la Luna, pues aunque te equivoques, irás a parar a las estrellas...“  Y cuando te pongas una meta difícil o creas que tienes un sueño imposible, recuerda que el éxito es sólo la recompensa, pues lo que vale es el esfuerzo.
  15. RENUNCIE A SU HISTORIA PERSONAL: Todos nos aferramos a dolores, abscesos y fallas pasadas, como una especie de tarjeta personal que anuncia su condición de “pobre de mi, soy muy desdichado", episodios difíciles, períodos de escasez, enfermedad, abusos, sueños destrozados, todo sucedió, porque así estaba dispuesto. Sucedieron, para que pudiese asumir que tenían que suceder y que a este nivel es imposible evitar que hubiera sucedido. Usted es un ser amado, conectado siempre a su fuente.
  16. EL HUMOR: La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal de que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva. Dicen que una sonrisa cuesta menos que la electricidad, pero que da más luz. Además, con cada sonrisa que le das a alguien o a ti mismo siembras una semilla de esperanza.
  17. CONTROLA TUS EXPECTATIVAS: Yo invierto mucha energía en aquello en lo que creo, pero la vida no siempre nos da lo que queremos. Y me frustra. Es necesario ponernos metas altas, alcanzables y creer en ellas. Crear ilusiones positivas. Por otro lado, hay que tener en cuenta que a veces lo que está por llegar puede hacerlo de una forma distinta a lo que esperamos. “La explicación de mi frustración tiene que ver conmigo mismo y cómo he interpretado las expectativas”.
  18. NO SE PUEDE RESOLVER UN PROBLEMA CON LA MISMA MENTALIDAD QUE LO CREO: Todos los problemas tienen una solución espiritual. Usted no tiene un problema, tan sólo cree tenerlo. Hay una solución espiritual para cada problema. Si dios está en todas partes, no hay un sitio en donde Díos no este, por tanto Díos está con usted a toda hora. Donde hay Odio, sea yo amor. “la luz disuelve la oscuridad. El amor siempre anula el odio. El espíritu siempre cancela los problemas. Los problemas existen como creencias del ego de su mente, el cual es incapaz de conceptualizar la conciencia de su mente espiritual al igual que la oscuridad no tiene concepto de Luz. Sus pensamientos son prácticamente la fuente de todo lo que sucede en su vida. Cada relación que tiene es algo que lleva consigo. Si su relación es mala, es porque piensa que lo es.
  19.  LAS RELACIONES: La sinergia es unir fuerzas y caminar juntos para conseguir cosas. Siempre que dos o más personas se unen en un espíritu de colaboración y respeto, la sinergia, basada en la comunicación y empatía se manifiestan naturalmente. Trata de entender a las personas que te rodean, quiere a tus amigos como son sin intentar cambiarlos, porque cuando te sientas mal, sin importar cómo sean, el verdadero amigo estará allí para apoyarte y brindarte todo su amor. Así que cultiva tus amistades, pues ellas nos son gratis! La amistad, al igual que la mayoría de los sentimientos, debe fluir de manera natural, debe alimentarse a través de detalles. Por ello la verdadera amistad no puede basarse en condiciones, intereses ni requisitos.
  20. OBSERVA EN PERSPECTIVA: Cuando estamos metidos de lleno en un problema, nuestra capacidad de análisis desaparece. Simplemente necesitamos observar las cosas en la distancia para otorgarles su justa medida. No debemos identificarnos con nuestros problemas y preocupaciones. Ser consciente del momento presente y observarnos nos ayudará a romper la atadura al problema. Hay que evitar que los problemas nos paralicen nuestra capacidad de pensar. Dar unos pasos hacia atrás y observar en perspectiva ayudan a lograrlo.
  21. NO HAY JUSTIFICACIÓN PARA EL RESENTIMIENTO: No ofenderse, eliminara todas las variables de El amor y el perdón lo inspiran a trabajar por lo que usted desea, en vez de por lo que está en contra. Los pensamientos de resentimiento, ira y odio representan energías bajas y debilitadoras que lo despojan de su poder, si logra soltarlas conocerá la paz. El perdón sirve. Para hacerle saber a los demás, que usted ya no desea estar en un Estado de hostilidad con esa persona y para liberarse de la energía auto - - derrotista del resentimiento. En una mordedura de serpiente, lo que mata no es la mordedura en sí; es el veneno que circula por todo su cuerpo después.
  22. EL PERDÓN: Mientras mantengas odios y resentimientos en tu corazón, será imposible ser feliz. Lo maravilloso del perdón no es que libera al otro de su eventual culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento para el alma. La vida es muy bella como para mantener sentimientos negativos en nuestro camino.
  23. SER CONSCIENTES DEL CAMINO: El camino puede estar lleno de baches, nadie dijo que fuera fácil. Esos baches son señales para señalar el camino correcto, gracias a ellos podremos corregir el rumbo y llegar a nuestro destino. Los errores y contratiempos son parte del camino. No hay caminos libres de baches que merezcan la pena ir por ellos. Avanzar sin jamás tener baches es tal vez no crecer.
  24. TRATESE COMO SI YA FUERA LO QUE DESEA SER: Es en este mundo de la inspiración, que será guiado al acceso de todo lo que desea tener en su vida. La palabra inspirar se origina de las palabras en y espíritu. La inspiración involucra una mente que transciende todas las limitaciones, pensamientos, rompen todas las ataduras y una conciencia que se expande hacia todas las direcciones. Esa es la manera de inspirarse. Piense en lo que desea ser o convertirse. En sus pensamientos comience a verse con el talento para realizar esas acciones y comience a actuar como lo que desea ser y hacer. De esta manera está encarando su situación y tomando el mando de su propio destino, mientras cultiva su inspiración al mismo tiempo
  25. DAR: Uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar sin esperar nada a cambio. Las leyes de la energía y la justicia te devolverán con creces lo que des. Si das odio, recibirás odio tarde o temprano, pero si das amor, recibirás multiplicado ese amor. Quien ama de verdad da todo de sí. Sólo el que aprende a dar desinteresadamente, está en camino de descubrir la verdadera felicidad.
  26. ATESORE SU DIVINIDAD: Su ego no es más que una idea que usted carga a donde quiera que va. No existe un lugar en donde Dios no esté presente. Piense en Dios como en una presencia en vez de una persona. Cada vez que usted experimenta, miedo, auto rechazo, ansiedad, culpa su odio está negando su divinidad y está sucumbiendo a las influencias de ese ego insidioso que lo tiene convenientemente desconectado.
  27. LA FE: La Fe crea confianza, nos da paz mental y libera al alma de sus dudas, preocupaciones, ansiedad y miedos. Ten fe, esperanza y optimismo en ti mismo y en todos los proyectos que quieras emprender! Pero no te asustes cuando dudes, simplemente desea las cosas de todo corazón y lleno de fe porque “Querer es poder”. Dicen que el hombre llega a ser sabio cuando aprende a reírse de sí mismo. Así que ríe, ríe alegremente y el mundo reirá contigo.
  28. LA SABIDURIA CONSISTE EN EVITAR TODOS LOS PENSAMIENTOS QUE NOS DEBILITAN: Los pensamientos que más lo empoderan con los de Paz, alegría, amor, aceptación y buena disposición. Estos pensamientos no crean una contra fuerza. Los pensamientos poderosos, alegres, amorosos, derivan de su voluntad de permitir que el mundo sea como es. Nadir tiene control sobre sus pensamientos sin su consentimiento. Usted crea y selecciona sus pensamientos. Puede cambiarlos a su antojo y conocer la verdadera Sabiduría.
La paz no está lejos de ti, no está fuera de tu alcance, la paz no la puedes perder. Aún en medio de la tormenta y los tiempos difíciles es posible vivir en paz. Cuidado con demasiada soledad, demasiada fatiga o demasiado afán. Muchas angustias y enfermedades vienen de estos tres excesos. Procura estar en paz con Dios, vivir en paz con tu prójimo y conservar la paz de tu alma, esto te ayudará a ser plenamente feliz.

Si pudiéramos practicar tan sólo uno de estos secretos al día, quizás no tardaríamos mucho en acercarnos a la felicidad.

lunes, 10 de noviembre de 2014

La Oniomanía: Compras Compulsivas

Comprar es una actividad rutinaria de la vida para la mayoría de las personas. Pero los adictos a las compras se muestran incapaces de controlar un fuerte impulso al consumo, que domina sus vidas y produce consecuencias graves.
La oniomanía o compra compulsiva es un trastorno psicológico cuyo síntoma es un deseo desenfrenado por comprar sin una necesidad real, frecuente en personas que padecen trastornos del estado de ánimo. Esta psicopatología suele estar asociada con trastornos depresivos y baja autoestima, aunque la compra compulsiva puede estar presente en otras enfermedades mentales como el trastorno bipolar o el trastorno límite de la personalidad.

El trastorno de compras compulsivas (TCC) es un trastorno psicológico del control de impulsos, caracterizado por preocupaciones excesivas relacionadas con las compras y por la necesidad irresistible de comprar de forma masiva objetos superfluos, acompañados de sentimientos de ansiedad, irritabilidad o malestar, y consecuencias adversas como el endeudamiento. Tras el alivio momentáneo al realizar la conducta adictiva, la persona experimenta sentimientos de culpabilidad.Es otra de las adicciones comportamentales más frecuentes. La caracteriza el deseo irresistible por comprar algo sin que exista una necesidad real de tal objeto.  Suele estar asociada con trastornos depresivos y baja autoestima.

El adicto a las compras sufre de un impulso incontrolable por adquirir objetos inútiles o superfluos. La gratificación deriva, más que de la utilidad de los productos, del propio proceso de comprar. Este consumo, no planificado, excede de las posibilidades económicas de la persona.

Se pueden identificar cuatro fases distintas de la compra compulsiva:

Anticipación: pensamientos, impulsos o preocupaciones sobre un artículo específico, o sobre el acto de la compra.
Preparación: decisiones sobre cuándo y dónde ir, como vestirse, e incluso que las tarjetas de crédito va utilizar. averiguaciones acerca de los artículos en venta, modas nuevas, o nuevas tiendas.
Compra propiamente dicha: experiencia de compra real, que muchos individuos describen como muy excitante, e incluso puede conducir a sensaciones de índole sexual.
Gasto: el acto se completó con la paga, a menudo seguida de una sensación de decepción o desilusión con uno mismo.

Generalmente el comprador compulsivo compra solo, sin la compañía de otra persona, debido a que se suelen sentir avergonzados. En su mayoría, los afectados reconocen que tienen un problema. Puede llegar a pasar por un centro comercial y sufrir un síndrome de abstinencia, es decir, un estado de nerviosismo que sólo se calma cuando entra a comprar.

El sentimiento de autoestima y de poder se satisface con la conducta de comprar, sin embargo hay una pérdida de interés por los productos una vez comprados. La mayoría de estas personas están alrededor de los 30 años pero empezaron a comprar en torno a los 18 o 20 años.

Desde la perspectiva epidemiológica, ente el 1% y el 5% de la población puede sufrir esta adicción, con una proporción de 4 mujeres /1 hombre. La mujer está más representada porque está más sujeta al dictado de la moda y por padecer más sentimientos de soledad y baja autoestima.

La motivación en ambos casos es aumentar la autoestima, las mujeres derivan la autoestima en el aspecto físico y los hombres por ser expertos o poseer riquezas.

El ciclo habitual de esta conducta adictiva es el siguiente:
  • Estado de ánimo disfórico
  • Excitación ante las expectativas de comprar
  • Adquisición placentera de objetos superfluos
  • Arrepentimiento y autorreproches por el dinero gastado y por la pérdida de control
  • Repetición del ciclo para la superación del malestar
  • Es frecuente la asociación de esta adicción con alteraciones psicopatológicas como la depresión, trastornos de ansiedad o de la conducta alimentaria. Todos estos problemas denotan una baja autoestima y una falta de autocontrol, reflejo de la impulsividad del sujeto.
Los factores de riesgo de esta adicción son: La soledad, el alejamiento de la familia, el trabajo o la insatisfacción con la pareja. Comprar puede ser una manera de relacionarse con los demás y de ver gente. En otros casos adquirir regalos es un modo de conseguir el aprecio de los demás.

Las consecuencias de la adicción a las compras: suelen ser muy negativas como deudas, problemas con la justicia, ruina, deterioro de las relaciones interpersonales, soledad, divorcio e intentos de suicidio. De hecho, la depresión puede facilitar esta adicción, pero también puede ser una consecuencia de la misma.

Test de auto-evaluación para compras compulsivas:
  1. Cuando tengo dinero, no puedo evitar gastar todo o parte del mismo.
  2. A menudo soy impulsivo en mi comportamiento de compra.
  3. Para mí, ir de compras es una forma de aliviar el estrés diario. Me resulta relajante.
  4. A veces siento que algo dentro mío me empujó a ir de compras.
  5. Hay veces tengo un fuerte impulso por comprar.
  6. A veces he sentido un poco de culpa después de comprar algo que no necesitaba.
  7. Escondo algunas cosas que compro, por temor a ser tildado como irracional en mi comportamiento de compra.
  8. A menudo tengo un impulso inexplicable, un deseo repentino de ir y comprar algo.
  9. Tan pronto como entro en un shopping, tengo un irresistible deseo de entrar en una tienda y comprar algo.
  10. Tiendo a responder a ofertas que llegan por correo.
  11. A menudo he comprado un producto que  no necesitaba, sabiendo que me quedaba muy poco dinero.
  12. Soy un derrochador.
  13. A veces he pensado "Si tuviera que comprarlo otra vez, lo haría…" y me he sentido arrepentido por ello.
Si contestó afirmativamente a varias de estas preguntas, es probable que usted esté padeciendo este problema.

Criterios diagnósticos

Los criterios diagnósticos utilizados como referencia para determinar si la persona cursa con el cuadro patológico son:
  • Presencia de impulsos excesivos y recurrentes por comprar, que producen importantes problemas personales y familiares.
  • Impulsividad y repetición de la conducta de compra, pese a las consecuencias negativas que trae esta conducta para la persona.
  • Necesidad urgente e irreprimible de comprar.
  • Intentos fracasados de controlar gastos.
  • La existencia de consecuencias negativas tangibles de comprar excesivamente, como agotamiento marcado, deterioro social o laboral, y problemas financieros o familiares.
El tratamiento en este tipo de adicciones se puede resumir en:

En primer lugar, antes de iniciar la intervención, es importante poder realizar una buena evaluación del problema sobre el que vamos a intervenir, para poder evaluar su magnitud y cada uno de los factores y variables que giran en torno a éste. Es importante antes de la intervención, valorar la consciencia de problema de la persona adicta, así como la motivación de ésta para realizar el cambio.

La intervención psicológica de elección, no obstante, para este tipo de adicciones es la cognitivo conductual, es decir, la modificación de los aspectos cognitivos y la intervención sobre los aspectos conductuales. Centraremos la intervención en dos técnicas conductuales que nos servirán para romper el automatismo de la conducta adictiva: el control de estímulos y la exposición en vivo con prevención de respuesta. 
  • La primera, es una técnica paliativa y provisional, que permite detener la conducta problema mediante la manipulación del entorno del individuo, para reducir o eliminar situaciones y estímulos condicionados que eliciten la aparición de la conducta adictiva (centros comerciales en adictos a compras por ejemplo).
  •  La segunda técnica, la exposición en vivo con prevención de respuesta, es una técnica conductual útil para aprender a afrontar el deseo o impulso de realizar la conducta, exponiéndose de forma controlada y progresiva a aquellos estímulos que facilitan la aparición de la conducta. La recuperación total, es decir, la desaparición del ansia por la conducta inadecuada, sólo se produce cuando el sujeto se expone, en una segunda fase del tratamiento, a los indicios de riesgo de forma progresiva y regular y es capaz de resistirse a ellos sin adoptar conductas de escape.
La parte cognitiva de la intervención, se centra en detectar y modificar aquellos pensamientos y distorsiones cognitivas que puedan facilitar la aparición o mantenimiento de la conducta adictiva, incluso un tiempo después de su desaparición.

Se debe entender el trastorno dentro de un contexto más amplio. No hay medicamentos "exclusivos" para una patología específica llamada comprador compulsivo, por ello es importante priorizar el diagnóstico. Algunos inhibidores de determinados neurotransmisores, como la serotonina (muy relacionada con el estado de ánimo) funciona.