sábado, 6 de junio de 2015

Limites del Psicólogo

Las relaciones profesionales entre los psicólogos clínicos y sus pacientes deben mantenerse estrictamente en todo momento. No es ético entrar en lo que se conoce como una "relación dual" con un cliente. En la mayoría de los casos, dar por concluida la relación profesional es imprescindible, ya que es difícil de preservar esta relación después de que otros sentimientos han sido explorados. El ejercicio profesional conforme con la deontología supone el reconocimiento y el respeto de los límites de la psicología. Actuar fuera de esos límites de la psicología es ejercer otro oficio diferente al de psicólogo.
La justificación de que un procedimiento es “terapéutico”, o “parte del tratamiento” hace que muchos terapeutas, psicólogos, psiquiatras y demás profesionales abusen de la confianza que los pacientes depositan en ellos para atravesar los límites físicos y emocionales de sus pacientes. Ante el desconocimiento de cómo debe actuar un terapeuta, muchos pacientes aceptan varias violaciones a sus límites esperando a que esto tenga algún efecto positivo en su tratamiento. Dentro de este marco, hemos reunido la gran cantidad de preguntas que nos han hecho llegar los pacientes en la clínica respecto a prácticas indebidas de las que fueron víctimas.

(P = Pregunta, R = Respuesta)

P: ¿Es normal que un psicólogo realice exploraciones físicas?

R: No es normal, sin embargo, los psicólogos con especialidad en trastornos somatomorfos, neuropsicología, o psicofisiología sí realizan exploraciones físicas dirigidas. Antes de realizar dicha exploración, suelen entregarle un formulario de consentimiento donde se explica en qué consiste la exploración, las partes del cuerpo involucradas en la misma, y la firma de consentimiento del procedimiento. Si usted se siente incómodo con esta práctica, puede pedir la presencia de un familiar o una enfermera durante el procedimiento.

P: Si mi psicólogo está enamorado de mí, y yo de él, ¿puede continuar el tratamiento?

R: No se puede. Establecer relaciones sentimentales con pacientes actuales o pasados está vetado en el código ético de los psicólogos, y clasificado como falta en varios países. Incurrir en ello puede llegar a meritar la cancelación de la licencia del profesional. Cuando un psicólogo se enamora legítimamente de un paciente, lo correcto es derivarlo a un colega, ya que la relación terapéutica no puede continuar.

P: Un psicoterapeuta me dijo que parte de mi tratamiento era perder el miedo al contacto físico con masajes para “desbloquear” mis temores. ¿Esto es normal?

R: No es normal. Los masajes corporales no forman parte de ninguna corriente psicológica avalada científicamente, y no pertenecen a ningún tratamiento. La fisioterapia, por su parte, cuenta con protocolos específicos para el tratamiento de dolor y la rehabilitación, pero no para “desbloqueos” emocionales.

P: Sufro un trastorno crónico, y mi psicólogo me ha tomado varias fotografías a lo largo del tiempo para documentar mi evolución. ¿A quién le puede enseñar esas fotos?

R: Para ser fotografiado dentro de un marco terapéutico, los pacientes deben autorizarlo por escrito. Ningún profesional de la salud puede establecer protocolos de seguimiento fotográfico sin consentimiento escrito del paciente; en este consentimiento el paciente señala el uso y límites que deberá darle el profesional a las fotos. Salvo en casos especiales, todas las fotos deben ser cegadas para impedir que el paciente pueda ser identificado.

P: Mi psicólogo me ha convencido que toda mi familia tiene problemas. Actualmente atiende a mis hermanos y primos, y cada vez que hablo de alguien en las sesiones, me convence de llevarlo a terapia. ¿Esto es normal?

R: No es normal, y está vetado por varios grupos colegiados. Utilizar a un paciente como fuente de pacientes adicionales en un sistema de referencia piramidal representa una violación a la privacidad del paciente y sus garantías individuales. Ningún psicólogo puede pedirle a un paciente que le refiera personas cercanas, familiares o personas con las que tenga establecida una línea jerárquica. Si este deseo de referir conocidos surge del paciente, el psicólogo debe respetar la confidencialidad e individualidad de ambos casos.

P: Mi terapeuta sólo pregunta sobre mi noviazgo, detalles muy específicos de mi actividad sexual y ha llegado a pedirme que simule cómo me masturbo ¿esto es parte de un tratamiento?

R: La vida sexual forma parte del historial de vida del paciente, pero recolectar dicha información no suele tomar más de 4 sesiones. A menos que la sexualidad del paciente sea el motivo de consulta, no hay razón para que las entrevistas se enfoquen en este tema. Si tiene dudas en cuanto al interés terapéutica de las preguntas, el paciente está en su derecho de cuestionar al terapeuta sobre la utilidad clínica de dicha información.

P: Mi psicólogo me retó a desnudarme frente a él para demostrar que estaba curado de mi fobia social, ¿esto es normal?

R: No es normal ni ético. Ningún profesional de la salud puede lanzar retos  a sus pacientes donde esté involucrada la integridad física y moral del paciente. Esto incluye el contacto físico, el despojo de las ropas o realizar actividades fuera del contexto habitual del paciente. Los efectos de un tratamiento no se deben de “demostrar” de forma coercitiva.

P: Mi terapeuta me amenazó con notificar a mi padre/ esposa/ maestro sobre el contenido de nuestras sesiones si no aceptaba pagar más por mi tratamiento, ¿puede hacer eso?

R: No se puede y está vetado por el código de ética de los psicólogos. Ningún psicólogo puede utilizar el contiendo de las sesiones de sus pacientes para su beneficio personal, como herramienta coercitiva, o para fines ilícitos. El secreto profesional es el pilar de toda relación terapéutica. (Actualidad en psicología).

1.- Si el terapeuta es médico (posee cédula profesional de Licenciatura en medicina) procede una demanda ante la comisión de arbitraje médico por ineficacia de tratamiento.

2.- Si el terapeuta no posee cédula profesional de licenciatura en medicina o en psicología, procede la demanda de usurpación de profesiones al ejercer una profesión para la cual no se tiene derecho de patente, por muy reconocido que se sea en el medio (los diplomados o las maestrías en terapia X no cuentan como derecho para el ejercicio de una profesión sanitaria sin la licencia que lo avale).

Señales de Alarma para Identificar Malas Prácticas

Además de los errores terapéuticos arriba listados, la Asociación Americana de Psiquiatría, el Real Colegio de Psicólogos del Canadá, y varios otros grupos colegiados han hecho públicas en diversas ocasiones las señales de alarma que los pacientes y familiares deben observar para identificar cuando un psicólogo está desviándose de su deber profesional. El Dr. Stephen Barrett ha condensado estas señales en la siguiente lista:
  • Abrazos o caricias repetitivas hacia el paciente fuera de la norma social
  • Encuentros terapeuta-paciente fuera del consultorio, o fuera de los objetivos terapéuticos
  • Ofertas a los pacientes de voluntariado o asistencia no remunerada como parte de su tratamiento que representan un beneficio económico para el terapeuta
  • Hablar sobre las vidas de otros pacientes en la consulta
  • Revelar aspectos personales de la vida cotidiana del terapeuta, tal como prácticas sexuales
  • Dar o recibir obsequios de valor significativo
  • Referirse a los pacientes con apodos, apócopes, nombres afectivos o como mascotas
  • Vestir seductoramente o significativamente discordante para el clima o la actividad a realizar
  • Pasar por alto pagos atrasados de los pacientes y ofrecer descuentos significativos al tratamiento pese a que el paciente puede seguir costeando los costos actuales
  • Pedirle al paciente pequeños favores, mandados o diligencias a favor del terapeuta
  • Utilizar información privilegiada obtenida durante las sesiones para el beneficio personal del terapeuta
  • Hablar de los problemas personales del terapeuta y pedirle su opinión a los pacientes
  • Cuestionar las creencias religiosas del paciente al tiempo que el terapeuta promueve su fe o sistema de creencias
  • Promover militancia política en el partido o corriente a la cual pertenece el terapeuta
  • Ofrecer oportunidades de inversión o de negocio a los pacientes
  • Motivar a grupos de pacientes a interactuar en rituales sectarios donde serán guiados espiritualmente por el terapeuta
Cabe destacar que uno de los problemas mayores éticos, es el tema de “equilibrio personal” en donde el cuidado de la salud psíquica es parte de la gran responsabilidad del psicólogo, ya que el descuido en dicho ámbito puede resultar dañino para la persona que demanda su ayuda profesional. El deber del psicólogo es, reconocer sus propios límites y contra transferencias, y al reconocer esto, sería un beneficio para los dos

¿Dónde acudir para encontrar a un psicólogo clínico calificado?

Si usted está buscando un psicólogo clínico, pregúntele primero a su médico. Muchos psicólogos están en el directorio de servicios auxiliares de clínicas y hospitales. 

Colega si no estás seguro de los límites de una situación específica, puedes visitar a un consultor de ética, orientarte con un colega, maestro de formacióninstitución para obtener una opinión imparcial de la situación. También puedes tomar un curso de actualización en ética y la ley para ponerte al día sobre los límites profesionales de tu profesión. Éstos se ofrecen como créditos de educación continua, por lo que puedes actualizarte mientras obtienes la información necesaria.

http://alex-psicoclinica.blogspot.mx/2015/01/codigo-etico-del-psicologo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada