sábado, 26 de marzo de 2016

Maltrato Animal

Cuando un caso de crueldad animal aparece en los medios de comunicación, la mayoría de la gente se cuestiona el por qué alguien haría algo así, siendo mucho más impactante cuando el autor es un menor de edad. Así, es normal que aparezcan multitud de incógnitas sobre el tema.
Las personas altamente delictivas tienen antecedentes de maltrato animal. La educación y el respeto desde pequeño son fundamentales para el futuro. 

Los actos violentos hacia los animales han demostrado no ser únicamente reflejo de una psicopatía exclusiva hacia los animales. "Cualquiera que esté acostumbrado a menospreciar la vida de cualquier ser viviente, está en peligro de menospreciar también la vida humana"Un asesino comienza matando y torturando animales cuando es menor de edad. Esto puede ser la primera alerta de una patología violenta que incluirá víctimas humanas. Nota:“No todo individuo que haya maltratado a animales acabará siendo un asesino en serie, pero casi todos los asesinos en serie cometieron actos de crueldad con animales".

El maltrato a los animales es una característica común en violadores y asesinos y los procedimientos de diagnóstico y tratamiento de psiquiatría en listan esta práctica dentro de desórdenes de la conducta. La persona que agrede a los animales pudo haber sido un niño maltratado o víctima de abuso y no sólo en el sentido sexual, también físico o psicológico. En ciertas ocasiones los padres que son restrictivos, figuras autocráticas, castrantes que reprimen los impulsos naturales de sus hijos, llegan a generar en ellos tanta agresividad reprimida que éstos la canalizan o desahogan a través de la violencia a seres inferiores. Esta ya puede ser catalogada como una personalidad psicótica, que puede llevar al individuo a la agresión no sólo a los animales sino también hacia personas más débiles como son los niños o las mujeres. Es importante destacar que la crueldad hacia animales se relaciona con la violencia doméstica, con el abuso sexual infantil y con el bullying, entre otros.

Los padres, maestros y comunidades que no dan importancia al abuso animal y que lo califican como un "crimen menor", en realidad no están conscientes de que es una bomba de tiempo. La  gran mayoría de los maltratadores de animales o personas comparten una historia común de castigo parental brutal, negligencia y rechazo. "La crueldad hacia los animales no es una válvula de escape inofensiva en un individuo sano...es una señal de alarma"

¿Qué es exactamente lo que puede ser calificado como crueldad hacia los animales? La definición más aceptada en la literatura científica es la de uno de los más reconocidos investigadores de esta área, Frank R. Ascione: “comportamiento socialmente inaceptable que causa de manera intencional un sufrimiento, dolor o distrés innecesario y/o la muerte del animal”.

La definición de crueldad hacia los animales también debería incluir, según varios autores, los actos de maltrato por negligencia cuando existe la intencionalidad de causar daño.

¿Por qué algunos niños maltratan a los animales?

De acuerdo con estos autores, los niños/adolescentes que maltratan a animales lo hacen básicamente por estos motivos:
  • Para satisfacer su curiosidad/exploración (p. ej., el animal es dañado o matado en el proceso de ser examinado).
  • Presión del grupo de iguales (p. ej., como un proceso de iniciación ritualístico para introducirse en un determinado grupo de jóvenes).
  • Para subir el estado de ánimo (p. ej., para combatir el aburrimiento y/o la depresión).
  • Gratificación sexual 
  • Abuso forzoso (p. ej., el menor es obligado a abusar del animal por otra persona más poderosa, muy frecuente en casos de Violencia Doméstica, donde el menor puede llegar a ser el agresor del animal para prevenir una muerte más dolorosa/lenta del mismo por parte de la persona poderosa).
  • Fobia animal (el menor mata o hiere al animal como un ataque preventivo).
  • Juego Postraumático (el menor recrea escenas de alta carga violenta a modo de descarga emocional).
  • Entrenamiento para la violencia interpersonal con humanos (p. ej., el menor practica sus técnicas con animales antes de atreverse a dañar a personas).
  • Vehículo para el abuso emocional (p. ej., dañar a la mascota de un familiar para asustarlo). 
  • Para controlar al animal (se pretenden eliminar comportamientos del animal que no agradan, por ejemplo, dar una patada a los testículos a un perro para que pare de ladrar).
  • Para vengarse del animal (p. ej., vengarse de un gato que ha arañado el sofá quemándolo vivo).
  • Para satisfacer un prejuicio contra alguna especie o raza en concreto (muy común el odio a los gatos).
  • Para expresar la propia agresividad humana a través del animal (por ejemplo, infligir daño al animal para preparar al perro para peleas con otros animales.
  • Por diversión y para conmocionar a los demás (p. ej., atar a dos gatos de la cola y quemarlos para ver como corren de forma desesperada).
  • Sadismo no especificado (deseos de herir, torturar y/o matar a un animal sin haber percibido ningún tipo de provocación y sin ningún sentimiento a priori hostil contra el animal; se mata por placer, por disfrutar del proceso de muerte). Estos niños serían los que peor pronóstico presentarían.
La Asociación Americana de Psiquiatría incluyó la crueldad animal como uno de los 15 síntomas del conocido trastorno de conducta infantil. Además, los niños que cometen actos de crueldad hacia los animales tienen mayor probabilidad de tener problemas de conducta más severos que los que presentan otros síntomas. 

¿Cómo se puede prevenir el maltrato animal?

Diversas investigaciones han puesto de manifiesto que educar a los menores transmitiendo valores positivos hacia todos los seres vivos del planeta es un elemento muy importante de cara a la prevención de actos crueles contra animales y el tratamiento, facilitando el desarrollo de la empatía inclusive hacia los humanos. Estos programas educativos ayudan a desarrollar el sentido de la responsabilidad, de preocupación por los demás, además de colaborar en el desarrollo de la autoestima, la socialización y cooperación. Las implicaciones que esto tiene a escala global son claras: si se tuviera en cuenta la crueldad hacia los animales como una forma más significante de agredir o de muestra de comportamiento antisocial, se avanzaría en la comprensión y prevención de la violencia infanto-juvenil y adulta.

Como puede contribuir
  • Sin duda, los padres de familia tienen la gran responsabilidad de orientar a sus hijos cuando observen este tipo de conductas en el hogar. Como toda enfermedad, el maltrato hacia los animales se debe detectar a tiempo, de lo contrario los niños y los adolescentes pueden desarrollar patologías que afecten su vida futura y su relación con otros seres humanos.
  • Por ello resulta indispensable el considerar las condiciones existentes en el hogar a la hora de decidir la adopción de una mascota. Desde los aspectos básicos de manutención del animal, sus cuidados, salud, así como los espacios de convivencia con la familia, que deben ver a la mascota como una responsabilidad compartida y no como una carga o castigo que pueda llevar al maltrato animal.
  • Exija a la escuela de sus hijos y al sistema judicial que tome muy en serio el maltrato hacia los animales. La ley debe enviar un mensaje a la población advirtiendo que la violencia contra cualquier ser vivo -humano o no-, es inaceptable.
  • Revise cuidadosamente cualquier señal de maltrato o descuido ya sea a niños o a animales.
  • No pase por alto esos actos de crueldad a un animal por mínimos que sean ocasionados sobre todo por un menor. Hable con el menor y con sus padres. Hay que romper el círculo de la violencia.
  • Una de las cosas más peligrosas que le pueden pasar a un niño es matar o torturar a un animal y salirse con la suya. No permitas la crueldad de un niño con un animal puede ser los ensayos de una vida cruel para todos.
  • Sólo nuestro repudio y rechazo social puede detenerlos, así como el desarrollo de leyes mucho más estrictas sobre el tema.
¿Hasta qué punto somos cómplices silenciosos de la tortura y maltrato a los animales? Piénsalo….

"La Cultura de una Nación se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales". (Gandhi)

1 comentario:

  1. Muy educativo y orientador. Mis hijos y yo fuimos victimas de abuso psicologico por parte de una vecina. Segun me comentaron otros vecinos, esta senora junto a su mama cuando era adolescente agarraban de las patas a los gatitos de una vecina y le daban con garrotes hasta matarlos. Hoy lesa misma vecina agarro a golpes siguiendo a mi perro semi desnuda en toda la calle frente a mis hijos y yo. Es traumante para mi y mas lo fue para mis hijos ya q qedaron en shok. Ellos tenian en ese entonces 5 anos y 11anos

    ResponderEliminar