jueves, 12 de mayo de 2016

Prevención del Maltrato a Adultos Mayores

¿Qué es el maltrato?

“El maltrato se define como una acción única o repetida, o la falta de la respuesta apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación donde existe una expectativa de confianza y produzca daño o angustia a una persona adulta mayor.”
¿Cuáles son los tipos de maltrato?
  1. Físico: Cualquier acto no accidental, que provoque daño corporal, dolor o deterioro físico, producido por fuerza física. Por ejemplo, uso inapropiado de fármacos, falta de alimentación o castigos físicos.
  2. Psicológico: Donde intencionalmente se cause angustia, desvalorización, sufrimiento mediante actos verbales o no verbales. Por ejemplo, amenazas, insultos, descalificación, intimidaciones, tratarlo como niño o aislarlo.
  3. Abuso sexual: Cualquier contacto sexual no consentido. Por ejemplo: Lastimar, insultar, obligarlo a participar en acciones de tipo sexual o no permitir el uso de protección.
  4. Abandono: Deserción por un individuo que ha asumido el papel de cuidador. Por ejemplo, implica dejarlo en lugares peligrosos, sin cuidado o encerrado.
  5. Explotación financiera: Son medidas u omisiones que afecten la sobrevivencia del adulto mayor. Por ejemplo, despojar, destruir o hacer uso ilegal o inapropiado de sus bienes personales, propiedades y/o recursos.
  6. Estructural: Deshumanizar el trato hacia el adulto mayor en las oficinas gubernamentales y en los sistemas de atención médica, discriminarlos y marginarlos de la seguridad y bienestar social, no cumplir las leyes y normas sociales.
Nota: 
  • El maltrato suele presentarse en cualquier entorno (casa, vecindario, instituciones, etc.), donde el adulto mayor se desenvuelve.
  • Una persona generalmente presenta dos o más tipos de maltrato.
  • Se da en cualquier nivel sociocultural.
Factores de riesgo

A pesar de que el maltrato es un fenómeno multicausal, se han logrado identificar los aspectos que hacen del adulto mayor una persona más vulnerable a esta situación:
  • Ser mujer
  • A mayor edad el riego aumenta
  • Cuando existe deterioro de salud y/o discapacidad
  • Dependencia emocional, depresión, ansiedad, baja autoestima o demencia.
  • Aislamiento social
  • Antecedentes de maltrato doméstico
  • Para que una situación de maltrato se consolide, se necesita de una víctima (que permita la situación) y de un agresor (que ejecute la agresión), sin olvidar que estos papeles son dinámicos e intercambiables.
Consecuencias

Para los adultos mayores, las consecuencias del maltrato físico son importantes, al tratarse de personas físicamente más vulnerables, sus huesos son más quebradizos y los procesos de convalecencia más prolongados. Incluso una lesión relativamente leve puede causar daños graves y permanentes. Los daños psicológicos favorecen la aparición de síntomas depresivos, aislamiento, sentimientos de impotencia, baja autoestima, culpa, vergüenza, temor, ansiedad, negación, mayor pérdida de autonomía y estrés lo cual puede aumentar el riesgo de muerte. Lo anterior provoca el ingreso frecuente de los adultos mayores al sistema hospitalario, o la demanda constante de atención médica por la presencia de distintas enfermedades. 

Como profesionista o cuidador:
  1. Obtener información que me permita identificar los diferentes tipos de maltrato y sus consecuencias en los adultos mayores con los que trabajo o convivo.
  2. Auto monitorear mi comportamiento, debido a que todos podemos ser víctimas o victimarios.
  3. Buscar capacitación para brindar una mejor atención al adulto mayor y no caer en acciones de tratos inadecuados.
  4. Ampliar y fortalecer mis redes de apoyo formales como asociaciones, instituciones públicas o privadas especializados en violencia, que me apoyen en acciones de prevención o tratamiento para personas que sufren algún tipo de maltrato.
  5. Identificar grupos de autoayuda a los que pueda canalizar al adulto mayor y su familia para orientación.
  6. Conocer las instancias legales así como los procedimientos para acciones de tipo jurídico.
  7. Crear mi directorio de canalización que contenga direcciones, servicios y requisitos para la atención (comprobando la calidad de su atención).
Como adulto mayor:
  • Obtener información sobre el maltrato e identificar las consecuencias para mi salud emocional y física.
  • Buscar orientación con el personal de salud (médico, trabajadora social, psicóloga, abogado), sobre los servicios especializados que existen.
  • Involucrarse en un programa de envejecimiento activo, que incluya cuidado de la salud, aspectos emocionales y cognitivos, realizar actividades físicas y de recreación, que en conjunto favorezcan una integración social.
  • Comprometerse en realizar acciones para mejorar su autocuidado. Se ha demostrado que una persona independiente (física, emocional y económicamente) tiene menor riesgo de sufrir maltrato o de ejercerlo.
¿Qué hacer?
  • Asumir que estoy siendo maltratado.
  •  Buscar apoyo en mi entorno inmediato (algún familiar, vecino o amigo).
  • Solicitar orientación en un grupo profesional o de apoyo especializado en violencia.
  • Buscar orientación con el personal de salud para elaborar un plan de seguridad:
  • Identificar factores desencadenantes de violencia
  • Ubicar lugares a dónde ir en caso que necesite dejar su casa.
  • Tener a la mano números telefónicos de ayuda (policía y atención médica).
  • Pedir apoyo a un vecino para que llame a la policía o algún familiar si notan algún incidente violento.
  • Tener listos algunos objetos y documentos (ropa, dinero, etc.) por si se debe dejar la casa de prisa y/o tener una maleta en casa de amigos.
  • Recabar información para realizar una denuncia (lugares, condiciones, etc.).
  • Buscar apoyo psicoterapéutico.
Se recomienda que el primer apoyo que se reciba sea el psicológico, para trabajar el sentimiento de culpa que suele presentarse en estas situaciones y que dificulta el proceso de denuncia o se cierre el ciclo de violencia que en ocasiones lleva décadas de ejercerse. 

Direcciones de instituciones contra la violencia:
  • Inapam. Asesoría jurídica y orientación legal: 5634 8890 ext. 218, 211 y 212.
  • Atención psicológica: 5604 8722 y 5601 1313
  • Agencia Especializada para la Atención de Personas Adultas Mayores Víctimas de Violencia Familiar: Gral. Gabriel Hernández, núm. 56, Planta Baja, col. Doctores
  • 5345 5111 y 5345 5101
  • CAVI (Centro de Atención a la Violencia Familiar): 5625 7120 – 26, 5625 8634
  • COVAC: Asociación Mexicana contra la Violencia, A.C. 5625 7120, 5276 0085
  • DIF: En cada centro estatal del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia, se obtiene Orientación
  • GobiernodelDF:AtravésdelasUAVIF (ReddeUnidadesdeAtenciónala Violencia
  • Familiar), existe una en cada delegación (para ubicación y teléfonos comunicarse a Locatel)
  • Instituto Nacional de las Mujeres INMUJERES: En su página
  •  www.inmujeres.gob.mx/vidasinviolencia, y también su línea telefónica “Vida sin violencia” al número 01800 911 2511, servicio nacional y gratuito las 24 horas del día, los 365 días del año
  • Locatel: 5658 1111, en su línea Dorada, línea Mujer.
  • Procuraduría General Judicial: General Gabriel Hernández, núm. 56, esq. Dr. Río de la Loza, col. Doctores
  • Programa para la Participación equitativa de la mujer en el DF: 5745 4540
  • Secretaría de Salud: En sus unidades de atención primaria
Cuestionario para identificar si es víctima de violencia. Conteste las siguientes preguntas de forma honesta y objetiva:
  1. ¿Estoy siendo maltratado?
  2. ¿Ha sufrido algún tipo de lesión provocada por alguien cercano?
  3. ¿Le han obligado a permanecer encerrado en casa?
  4. ¿Ha dejado de realizar actividades que le gustaban por miedo a alguien?
  5. ¿Ha sentido que nadie lo quiere a su alrededor?
  6. ¿Las personas que viven con usted lo menosprecian o insultan?
  7. ¿Se burlan de sus sentimientos o creencias?
  8. ¿Le han dicho que usted causa muchos problemas?
  9. ¿Lo han obligado a realizar actos sexuales?
  10. ¿Lo han obligado a oír o ver actos sexuales?
  11. ¿Siente temor cuando alguien se le acerca y le toca?
  12. ¿Las personas cercanas a usted no le apoyan en sus necesidades básicas: comida, atención médica, vestido, higiene y vivienda?
  13. ¿Han olvidado proporcionarle sus medicamentos?
  14. ¿Se siente triste y solo la mayor parte del tiempo?
  15. ¿Otra persona maneja su dinero (cobro de pensión, tarjeta del banco o ahorros)  y usted no sabe cómo y en que se gasta?
  16. ¿Las personas con las que vive acostumbran pedirle dinero y no se lo devuelven?
  17. ¿Le han obligado a ceder sus posesiones?
  18. ¿Le han complicado la prestación de un servicio institucional por ser adulto mayor?
¡¡ CUIDADO!! Si contestó afirmativamente alguna de estas preguntas puede estar sufriendo maltrato. Solicite orientación.

Conclusión:

El maltrato es un problema que puede presentarse en cualquier etapa de la vida, generalmente en personas vulnerables, está relacionado con el género, edad y condición física.

Las estadísticas sobre el maltrato en la vejez son datos alejados de la realidad, debido a que la mayoría de los adultos mayores que lo viven no lo denuncian. Esta situación tiene su origen en distintas razones: no aceptan que están siendo maltratados, tienen temor a las represalias, pues es el único familiar con el que cuentan; creen que es temporal; no quieren que su familiar o cuidador vaya a la cárcel, desconocen con qué autoridad deben dirigirse o su condición física o cognitiva no le permiten realizar una denuncia.

La conjunción de estos aspectos hace de este tema un asunto complejo. Por fortuna las perspectivas de derechos humanos y de género se han sumado al estudio de este fenómeno favoreciendo su conocimiento y atención. Sumado a ello, el interés de las asociaciones civiles, las instituciones públicas y privadas que trabajan violencia (desde la teoría y la atención directa), han favorecido la generación de nuevas políticas públicas orientadas a combatirlo.

Sensibilizarnos e identificar el daño que causa el maltrato en todas sus dimensiones, permitirá realizar acciones para en un futuro erradicarlo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada