sábado, 22 de octubre de 2016

Programas de Intervencion Psicologica en Pacientes con VIH/SIDA

En los últimos años se han producido grandes avances en el campo de la terapia antirretroviral. La consecuencia ha sido una reducción en la progresión de la enfermedad, una mejoría en la calidad de vida de los pacientes y una disminución del número de infecciones oportunistas, así como de internaciones de los pacientes con VIH. Es fundamental e imprescindible para el abordaje integral de esta patología que el psicólogo esté dispuesto a revisar el posicionamiento clásico y ortodoxo en la atención clínica.
La ayuda psicológica es esencial para que una persona afectada por el VIH/SIDA y su familia pueda afrontar la enfermedad. La consulta y las sesiones con un terapeuta profesional se revelan como una herramienta fundamental en el tratamiento de la enfermedad.

De igual manera que ocurre con otras enfermedades crónicas y/o mortales, en las personas afectadas por el virus del VIH-SIDA se da una serie de factores de diversa índole que toda intervención psicológica debe atender de manera inexcusable. Pero, además de los efectos psicológicos inherentes a una enfermedad caracterizada por su fuerte componente amenazante para la vida del individuo, nos encontramos también con los efectos negativos propios del estigma social y del rechazo que, lamentablemente, aún siguen persistiendo en nuestra sociedad frente a esta dolencia. Por tanto, la intervención psicológica debe contemplar y atender a un conjunto amplio y diverso de problemáticas, relacionadas directa o indirectamente con el virus del VIH-SIDA.

Los problemas objeto de intervención abarcan tanto la atención de trastornos de la ansiedad y/o del estado del ánimo, que se pudieran dar tras el diagnóstico de la enfermedad, pasando por el acompañamiento a lo largo de todo el desarrollo de la enfermedad, o fallecimiento de la persona, si el pronóstico y evolución resultan negativos; así como el afrontamiento e integración en el mundo sociolaboral, si la enfermedad así lo permite.

Diagnóstico de la enfermedad

Tras el diagnóstico de la enfermedad, el individuo y la familia comienzan un proceso de asimilación y afrontamiento psicológico que, dependiendo de los recursos personales y sociales, pueden derivar en problemas y/o trastornos más o menos agudos y graves: trastornos depresivos o de ansiedad, con ideas o no de suicidio, trastornos adaptativos, trastornos de identidad, síntomas de auto rechazo, culpabilidad, disminución de la autoestima, alteraciones en las relaciones sexo-afectivas, etc. También se pueden producir dificultades socio-laborales, debidas a los problemas de salud, tales como discriminación en el ámbito del trabajo, tendencia al aislamiento social (reduciendo así los contactos con la red social y familiar), etc.

El VIH arrebata al enfermo su autonomía psicológica, el control de sus decisiones; debilita su vida mental, su identidad y su autoestima. El VIH afecta al sistema nervioso en diversas formas y desde el inicio, manifestándose en alteraciones de atención, memoria, función ejecutiva y en casos de fases avanzadas de SIDA, cuadros complejos de demencia.

Existen varios tipos de terapia. La elección de asesoramiento está basada en las necesidades individuales, historial y síntomas. Las intervenciones psicológicas en relación al VIH tienen diversas metas, procedimientos, enfoques, tiempos y espacios. Las hay de inicio, de emergencia, de seguimiento, de educación e información, de evaluación y de rehabilitación, con enfoque cognitivo, humanista o psicoanalítico.

Los momentos claves de la consulta psicológica son cuando el paciente se le notifica el diagnóstico, el inicio de los tratamientos antirretroviral, un cambio de medicación, la resistencia de la medicación, el inicio de una infección oportunista, problemas de adherencia, en los que es necesario intervenir. Se pueden agregar a ello cuestiones tales como la discriminación, la vulnerabilidad, el uso del preservativo, a quién y cómo comunicar su diagnóstico, entre otras.

La eficacia de la terapia varía. Algunas personas responden estupendamente. Otras apenas encuentran consuelo. La intervención y asesoramiento psicológico puede ayudar a tratar efectivamente a las personas con VIH que también desarrollan problemas relacionados con la depresión.

El hecho de que los pacientes con infección por VIH experimenten con frecuencia problemas psicológicos no sólo lleva a mermar de manera muy importante su calidad de vida a través del incremento de su malestar emocional. Los problemas emocionales también tienen su efecto sobre el estado físico de los pacientes y su propia supervivencia. Esta repercusión negativa sobre el estado físico de los enfermos se expresa fundamentalmente de tres modos. En primer lugar, a través de la relación entre los factores cognitivos y emocionales y la función inmune. En segundo lugar, a través de su influencia sobre la adhesión al tratamiento antirretroviral (hasta qué punto los pacientes toman los fármacos prescritos). Y en tercer lugar, por su relación con los hábitos de salud de los enfermos, hábitos que resultan fundamentales en la progresión de la enfermedad y que incluyen, desde el consumo de sustancias tóxicas hasta la nutrición o la prevención de reinfecciones. Cómo tanto los aspectos comportamentales (estilos de vida) como los psicológicos (control del estrés y estrategias de afrontamiento) y sociales (apoyo social) pueden influir de manera importante en la progresión de la infección. Aparte de todas estas necesidades generadas por la aparición de una enfermedad crónica o terminal en el individuo y su familia, existen otros efectos psicológicos, provocados por el estigma social que la infección por VIH todavía entraña en nuestra sociedad (debido a la falta de información de los ciudadanos, etc.). Todas estas connotaciones negativas, a su vez, influyen de manera directa en la capacidad de la persona para aceptar y asimilar esta dolencia. A nivel psicológico esto supone un gran obstáculo y una importante fuente de trastornos mentales, ya que la persona en estos momentos necesita expresar y ventilar emocionalmente para poder superar y asimilar el diagnóstico de la enfermedad. En este sentido, la aceptación y normalización a nivel psicológico de estos individuos es prácticamente imposible, si no se les da el lugar y el espacio dónde puedan realizar esta descarga emocional.

Revisión de los componentes terapéuticos de algunos programas de intervención para pacientes con infección por VIH/SIDA
  • Programa grupal de entrenamiento en técnicas de manejo del estrés.
  • Terapia de grupo (ocho sesiones de dos horas de duración cada una) en las que se enfatizaba el entrenamiento en relajación, el cambio de hábitos de salud como la reducción del consumo de tabaco y alcohol y el incremento del descanso y del ejercicio físico, así como otras habilidades para el manejo del estrés.
  • Técnicas para el manejo del estrés, entrenamiento en relajación, habilidades de afrontamiento de estresores ambientales, valoración del estrés, afrontamiento activo, incremento de la autoeficacia y aumento de las relaciones sociales.
  • Terapia grupal cognitivo-conductual que incluía estrategias para reducir la ansiedad y la depresión como la reestructuración cognitiva, la relajación muscular, la autorrevelación sobre la enfermedad, la adopción de medidas de sexo seguro y el establecimiento de una red social de apoyo, y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  • Aplicación individual de la relajación muscular y la imaginación guiada a través de grabaciones.
  • Técnicas de consejo breve dirigidas específicamente a la mejora de la adherencia al tratamiento antirretroviral.
  • Programa grupal dirigido a parejas heterosexuales serodiscordantes que incluye un componente educativo en el que se da información acerca de la enfermedad; un segundo componente de apoyo que incluye estrategias cognitivas y de solución de problemas; y un tercer componente que incluye el desarrollo de estrategias de afrontamiento, animar a los pacientes para la realización de actividades gratificantes y el incremento de actividades sociales.
  • Programa de automanejo para mejorar la adhesión terapéutica que incluye el desarrollo de habilidades implicadas en la toma de medicación, tres visitas semanales para consultas relacionadas con la misma y el feedback mensual de la toma de medicación utilizando monitores electrónicos en los botes de fármacos.
  • Programa de tratamiento grupal que incluyen un componente educativo de información al paciente, estrategias cognitivas, entrenamiento en autoestima, relajación, solución de problemas, estrategias para el autocuidado y prevención de recaídas.
  • Finalmente, en el programa de tratamiento individual o grupal, se sugiere que conste de 8  a 10 sesiones que incluyen un componente educativo de información al paciente, estrategias cognitivas, entrenamiento en autoestima, relajación, solución de problemas, estrategias para el autocuidado (adhesión al tratamiento, hábitos de salud y prevención de reinfecciones) y un último módulo de prevención de recaídas. En sus resultados preliminares, se han observado cambios significativos tras el tratamiento en el grado de adhesión de los pacientes, variables clínicas relevantes como la ansiedad, depresión o la autoestima y en otros aspectos como el grado de hipocondría de los pacientes, su perturbación afectiva, irritabilidad, grado de interferencia de la enfermedad, apoyo social percibido y locus de control sobre la salud.
Otras dificultades psicológicas y sociales asociadas a la enfermedad del VIH-SIDA se podrían concretar en las siguientes:
  • Disminución de la autoestima: con sentimientos de culpabilidad, autorrechazo, automarginación, etc.
  • Rechazo familiar y social: pérdida de redes personales necesarias para el afectado en este momento de gran estrés.
  • Dificultades para mantener relaciones personales: lo que provoca un sentimiento de aislamiento, iniciando, como antes indicábamos, un proceso de automarginación que perjudica enormemente a la persona y carga a la unidad familiar que convive con la persona.
  • Problemas de pareja: adaptación a las nuevas relaciones sexuales, sentimientos de culpabilidad, miedo de la pareja al contagio, aparición de nuevos datos de la pareja ocultos hasta este momento (consumo de drogas, relaciones extra-matrimoniales, relaciones homosexuales, etc.), que favorecen la desestabilización familiar.
  • No utilización de los recursos públicos a los que tiene derecho de forma normalizada, por minusvalía o situación de necesidad, para no verse obligados a explicar su situación, por miedo al rechazo social o a la no confidencialidad.
  • Dificultades en la inserción laboral: evitación de la búsqueda de empleo por el miedo que puede suscitar el rechazo o el estigma social. Junto a la existencia de prejuicios y tópicos sociales en torno a esta enfermedad por parte de la sociedad en general, que de por sí perjudica seriamente la inserción laboral de estas personas, en ocasiones se le tiene que unir a este hecho la baja capacitación profesional de una parte de la población infectada de VIH-SIDA, por lo que las alternativas laborales se reducen considerablemente. La oferta laboral en estos casos de menor capacitación se suele concentrar mayoritariamente en labores manuales, donde el esfuerzo físico es fundamental. Por lo que nos encontramos con otra dificultad añadida para poder alargar la vida profesional de estos pacientes.
  • Las revisiones médicas periódicas, las bajas laborales repetidas, etc., suponen una gran fuente de angustia, ya que social y laboralmente no es adecuado o no está permitido por las empresas, lo que a la larga repercute negativamente en el puesto de trabajo y en las relaciones laborales.
Fase terminal

Las necesidades en esta etapa se circunscriben principalmente al acompañamiento en la muerte del enfermo y al apoyo a sus familiares. Se pretende así conseguir controlar posibles alteraciones emocionales, implicar adecuadamente a familiares y allegados en el proceso, facilitar la despedida, ayudar a afrontar la pérdida, preparar las últimas voluntades, etc. La muerte siempre será un tema que debe abordarse en consulta psicológica: los miedos que genera, las expectativas, las ideas asociadas, etc. Pero el objetivo es, transformar el miedo y parálisis que suscita la idea de la muerte, en una experiencia de despertar.

Fase de duelo de la familia

En este momento, las necesidades principales son facilitar la descarga emocional y la elaboración de conflictos que no hayan quedado resueltos, supervisar que no se produzca un duelo patológico, conseguir una despedida emocional y centrar al familiar en el futuro. No debemos olvidar que, en muchas ocasiones, todos estos síntomas o fases se ven agravados por aparecer más de un caso de VIH en la familia (pareja y/o alguno de los hijos), con lo que la desestabilización del núcleo familiar es aún mayor. También  dependerá de la etapa de la infección en la cual la persona ha sido notificada. Generalmente, en casos de enfermedad más avanzada en el paciente, la aceptación de la familia es mayor, por la percepción de proximidad no evitable de la muerte.

Las técnicas psicoterapéuticas pueden ayudar al paciente a enfrentar los desafíos por los que atraviesa a causa de la seropositividad y/o la enfermedad.  Lo importante es que al solicitar ayuda profesional acuda con una persona debidamente entrenada para el trabajo psicoterapéutico. Este entrenamiento incluye el respaldo de alguna institución acreditada y el manejo adecuado de la teoría y la técnica propias de la corriente psicológica con que se trabaje.

El psicólogo Clínico “deberá o debería” conocer sobre aspectos médicos, indicaciones y contraindicaciones de los antirretrovirales, frecuencia en la realización de carga viral y CD4, etc. En este blog se definen instancias de intervención en la adherencia como: 
  1. Preparación para inicio de tratamiento antirretroviral (TARV)
  2. Asesoramiento y Orientación para sostenimiento de la adherencia 
  3. Asesoramiento y Orientación para reinicio de TARV. 
Se concluye que es imprescindible que el psicólogo intervenga ofertando al paciente el siguiente dispositivo asistencial: Psicoterapia individual, grupo de apoyo en adherencia, grupo de apoyo para familiares y allegados, Grupo de apoyo para miembros negativos de parejas serodiscordantes. Selecciona un terapeuta reconocido, certificado y con experiencia en el tratamiento de personas infectadas por el VIH. Consulta en tu plan de salud si cuentas con cobertura.

Fuentes:
https://revistas.unc.edu.ar/index.php/tesis/article/download/2874/2741

lunes, 17 de octubre de 2016

Deficiencia de los Neurotransmisores

Las neuronas son células especializadas que llevan mensajes por todo tu cuerpo a través de un proceso electromagnético. Los neurotransmisores son químicos creados en el cuerpo a través de la síntesis de aminoácidos, vitaminas y minerales. Tienes cientos de transmisores en tu cuerpo. Estos químicos regulan muchos procesos, incluyendo el rendimiento mental, el bienestar emocional y la respuesta al dolor
Constantemente  en psicología clínica o psiquiatría vemos la palabra neurotransmisor, pero ¿sabemos a qué se refiere?

Un  neurotransmisor (también llamado neuromediador) es una sustancia química que transmite información de una neurona a otra atravesando el espacio que separa dos neuronas consecutivas (eso se conoce como sinapsis). Esa sustancia (neurotransmisor) se libera en la extremidad de una neurona durante la propagación del influjo nervioso y actúa en la neurona siguiente fijándose en puntos precisos de la membrana de esa otra neurona. El déficit en los neurotransmisores suelen relacionar con una dieta baja en aminoácidos, un horario de sueño irregular, estrés prolongado, predisposición genética, entorno poco saludable, y exposición a largo plazo a pesticidas, anfetaminas y algunas drogas de prescripción. Todos los neurotransmisores en tu cuerpo funcionan de forma independiente. Por tanto, una disminución en uno afecta a la producción de otros.

Entre los neurotransmisores más importantes tenemos:
  • Serotonina: sintetizada por ciertas neuronas a partir de un aminoácido, el triptófano, se encuentra en la composición de las proteínas alimenticias. Juega un papel importante en la coagulación de la sangre, la aparición del sueño y la sensibilidad a las migrañas. El cerebro la utiliza para fabricar la hormona melatonina.
  • Noradrenalina: se encarga de crear un terreno favorable a la atención, el aprendizaje, la sociabilidad, la sensibilidad frente a las señales emocionales y el deseo sexual. Al contrario, cuando la síntesis o la liberación de noradrenalina se ven perturbada aparece la desmotivación, la depresión, la pérdida de libido y la reclusión en uno mismo.
  • Acetilcolina: esta sustancia regula la capacidad para retener información, almacenarla y recuperarla en el momento necesario. Cuando el sistema que utiliza la acetilcolina se ve perturbado aparecen problemas de memoria e incluso, demencia senil.
  • Adrenalina: es un neurotransmisor que permite reaccionar en las situaciones de estrés. Las tasas elevadas de adrenalina en sangre conducen a la fatiga, a la falta de atención, al insomnio, a la ansiedad y, en algunos casos, a la depresión.
  • Dopamina: crea un "terreno favorable" a la búsqueda del placer y de las emociones así como al estado de alerta. Potencia también el deseo sexual. Al contrario, cuando su síntesis o liberación se dificulta puede aparecer desmotivación e, incluso, depresión.
  • Ácido gamma-aminobutírico o GABA: se sintetiza a partir del ácido glutámico y es el neurotransmisor más extendido en el cerebro. Está implicado en ciertas etapas de la memorización siendo un neurotransmisor inhibidor, es decir, que frena la transmisión de las señales nerviosas. Sin él las neuronas podrían -literalmente- "embalarse" transmitiéndonos las señales cada vez más deprisa hasta agotar el sistema. El GABA permite mantener los sistemas bajo control. Su presencia favorece la relajación. Cuando los niveles de este neurotransmisor son bajos hay dificultad para conciliar el sueño y aparece la ansiedad
Efectos de los neurotransmisores

El enojo, la ira, la alegría y otros estados de ánimo pasan por el bajo o alto nivel de los neurotransmisores. Así, entre los efectos más comunes tenemos que:
  • Alto nivel de serotonina: causa calma, paciencia, control de uno mismo, sociabilidad, adaptabilidad y humor estable. Los niveles bajos, en cambio, hiperactividad, agresividad, impulsividad, fluctuaciones del humor, irritabilidad, ansiedad, insomnio, depresión, migraña, dependencia (drogas, alcohol) y trastornos alimenticios.
  • Alto nivel de dopamina: se relaciona con el buen humor, espíritu de iniciativa, motivación y deseo sexual. Los niveles bajos con depresión, hiperactividad, desmotivación, indecisión y descenso de la libido.
  • Alto nivel de adrenalina: provocan claro estado de alerta. Un nivel bajo al decaimiento y la depresión.
  • Alto nivel de noradrenalina: dan facilidad emocional de la memoria, vigilancia y deseo sexual. Un nivel bajo provoca falta de atención, escasa capacidad de concentración y memorización, depresión y descenso de la libido.
  • Alto nivel de GABA: potencian la relajación, el estado sedado, el sueño y una buena memorización. Y un nivel bajo, ansiedad, manías y ataques de pánico.
  • Altos niveles de acetilcolina: potencian la memoria, la concentración y la capacidad de aprendizaje. Un bajo nivel provoca, por el contrario, la pérdida de memoria, de concentración y de aprendizaje.
¿Qué causa la disfunción neurotransmisor?
  • Períodos prolongados de estrés pueden agotar los niveles de neurotransmisores. Nuestro rápido ritmo, sociedad de comida rápida contribuye enormemente a estos desequilibrios.
  • Mala alimentación. Neurotransmisores se hacen en el cuerpo de proteínas. También requiere son ciertas vitaminas y minerales, llamados "cofactores" si su nutrición es pobre y no tienen suficientes proteínas, vitaminas o minerales para construir los neurotransmisores, desarrolla un desequilibrio de neurotransmisor. Que realmente pensamos y sentimos lo que comemos.
  • Factores genéticos, metabolismo defectuoso y los problemas digestivos pueden perjudicar absorción y desglose de nuestros alimentos que reduce son capacidad de construir neurotransmisores.
  • Utilizan sustancias tóxicas como metales pesados, pesticidas, drogas, y algunos medicamentos pueden causar daño permanente a los nervios que hacen neurotransmisores.
  • Ciertos medicamentos y sustancias como la cafeína, el alcohol, nicotina, NutraSweet, antidepresivos y algunos colesterol disminuye medicamentos agotan los niveles del neurotransmisor a desequilibrios de neurotransmisor.
  • Cambios hormonales causan desequilibrios neurotransmisor pruebas ya están disponible para detectar desequilibrios neurotransmisor.
Efectos de un desequilibrio en los neurotransmisores
  • Cambios de humor: Todos los neurotransmisores afectan al humor y al comportamiento. Un desequilibrio en la serotonina es una de las contribuciones más comunes a los cambios de humor. La serotonina puede causar excitación, felicidad y entusiasmo. Los bajos niveles de serotonina se asocian con sentimientos de tristeza, depresión, ansiedad, comportamientos obsesivos o compulsivos y ansiedad.
  • Disminución de la motivación y la energía: Los desequilibrios en los niveles de dopamina en el cerebro son la causa principal de problemas con la motivación y la energía. Las células en tu cuerpo necesitan tiempo para recuperarse después de un periodo de estrés. Los neurotransmisores ayudan a las neuronas a recuperarse después del estrés. Si tus neurotransmisores disminuyen, tu cuerpo puede ser lento para recuperarse del estrés diario, causando una reducción de la energía.
  • Problemas de sueño: El ácido gamma-aminobutírico es el neurotransmisor que ayuda a inducir la relajación y el sueño. Crea equilibrio en el cerebro inhibiendo la excitación. La secreción de GABA (siglas en inglés) también ayuda a producir el crecimiento hormonal humano, que afecta al crecimiento y a la creación de células de grasa. La disminución de HGH (siglas en inglés) es prevalente en adultos mayores de 40 y puede estar conectada con problemas del sueño. La disminución de noradrenalina también ha demostrado afectar al nivel de alerta y al ciclo de sueño y vigilia.
  • Desequilibrios en la atención, la memoria y el aprendizaje: Los neurotransmisores noradrenalina y adrenalina regulan la atención, la concentración mental, la memoria, el aprendizaje y la cognición. Los niveles bajos pueden resultar en una falta de concentración, y los altos niveles se han asociado al desorden de déficit de atención e hiperactividad. Un desequilibrio de dopamina también puede afectar al modo en el que el cerebro reacciona a los sonidos, a los olores y a la visión. Ésta puede producir la llamada "niebla cerebral" e incrementar la dificultad para concentrarse.
  • Sensibilidad al dolor: Los neurotransmisores modulan el dolor en el cerebro y transmiten mensajes de dolor. Por ejemplo, cuando hay tejido dañado en tu cuerpo, los neurotransmisores se liberan continuamente para prolongar la experiencia del dolor. Los neurotransmisores actúan de este modo como el sistema de comunicación interno de tu cuerpo, diciéndote que frenes cuando estás herido o enfermo. La enfermedad crónica, el estrés o un daño continuo pueden causar una disminución de neurotransmisores. Éstos liberan menos mensajes de dolor a tu cuerpo, llevando a que las células sean más sensibles al dolor con el tiempo.
  • Actividad sexual disminuida: Los neurotransmisores están implicados en los tres niveles de actividad sexual; deseo, excitación y orgasmo. Los niveles de neurotransmisores tienen un efecto directo en la habilidad para segregar testosterona y estrógeno, la hormona necesaria para una actividad sexual saludable. La dopamina juega un papel de excitación en la actividad sexual. Promueve el ansia de actividad sexual continua una vez que la estimulación ha comenzado. La dopamina también respalda la secreción de oxitocina, el químico en las mujeres que es responsable del orgasmo. Debido a que los neurotransmisores son claves en la regulación del interés y la respuesta sexual, los niveles disminuidos pueden llevar a un desinterés en la actividad sexual o disfunción.
  • Disminución y aumento del apetito: Se ha demostrado que hay cinco neurotransmisores que afectan al apetito. El 90% de la serotonina en el cuerpo se encuentra en el sistema digestivo. Los niveles bajos mantenidos de serotonina pueden causar ansia incrementada de carbohidratos y dulces y desórdenes de alimentación. La dopamina, la noradrenalina y la adrenalina funcionan juntos para regular el metabolismo. Los bajos niveles de estos neurotransmisores pueden causar ansia y adicciones como anorexia y bulimia.
  • Enfermedad mental: Con el tiempo, los neurotransmisores desequilibrados pueden llevar a muchas enfermedades mentales, incluyendo la ansiedad, la depresión, el desorden bipolar y los desórdenes psicóticos como la esquizofrenia. A menudo, las personas con una enfermedad mental nacen con un funcionamiento alterado de los neurotransmisores. Una dieta pobre, el estrés y el uso de drogas son factores que pueden llevar a incrementar síntomas severos
Fuente:

miércoles, 12 de octubre de 2016

Perfil Psicológico de la Anorexia

El perfil de una chica anoréxica es el de una persona perfeccionista, responsable y estudiosa que pretende alcanzar determinado rol social, entre ellos el de alcanzar una figura ideal.
Dejé de luchar con mis demonios y ahora estamos del mismo lado
La contemplación del cuerpo y la preocupación obsesiva por la apariencia física es uno de los principales problemas de la anorexia. Comúnmente una persona anoréxica presenta el siguiente perfil psicológico: ansiedad, angustia permanente, actitud de repliegue, soledad, tendencias suicidas, problemas familiares, complejo de inferioridad, baja autoestima, falta de la figura paterna o déficit en la vinculación hacia padres.

Por lo general son jóvenes obedientes y estudiosas. Bastantes dependientes emocionalmente y muy disciplinadas o rígidas en su comportamiento. Es frecuente que la anorexia se de en chicas cuyas familias son demasiado protectoras, demasiado posesivas y absorbentes. Padres muy exigentes, muy controladores, muy directivos, que obstaculizan la autonomía y la autor-realización de sus hijas. La hija anoréxica se siente atrapada, encarcelada y vigilada en todos sus movimientos y busca siempre la aprobación de los padres para todo y miran siempre por ellos, ya que se crea en ellas mucha inseguridad.

Suele ser pacientes que están muy pendientes de la opinión de los otros. Presentan baja autoestima, rasgos depresivos y perfeccionistas. Suelen ser reservadas, les cuesta expresar lo que sienten. Se creen incapaces de actuar por sí mismas, ya que piensan que están controladas por su familia u otras personas que forman parte de su entorno. Son seres ejemplares, abnegadas, buenos estudiantes, con dificultad para manejar la agresión. Muestran una imagen de sumisión, pero en realidad no lo son. Caprichosos, inmaduras o explosivas, exigen y reclaman permanentemente.

Entre los conflictos por los que pasa la persona con anorexia, destacan factores como la llegada a la adultez que es inminente y con ello se espera de ella la independencia que la vida exige, y es especialmente esto lo que le da mucho miedo, utiliza la delgadez y su fragilidad para necesitar más atención de quienes la rodean, la familia. De esta forma obtiene el beneficio de no preocuparse sobre su propia vida, ya que otros lo hacen por ella. Cree que controlando la ingesta se libera de controlar su propia vida. Atrayendo la atención de los padres, se libera del estrés de ser mayor. Por ello los padres, la familia y en particular la madre sufren tanto y es fácil que desencadene ansiedad y depresión.

Entre los factores determinantes dentro de la patología de la anorexia, están los familiares y según cada caso en particular, la importancia emocional que le den a la comida, el comer, el peso y el aspecto.  Se produce una insistencia exagerada en el aspecto y los logros por parte de uno o ambos padres, y una relación muy estrecha con ellos, excesivo control, producen una relación ambivalente, que pasa de la dependencia al rechazo de la relación establecida.

No está comprobado la existencia de una situación traumática puntual que pueda ser el desencadenante de la enfermedad, pero sí se ha encontrado como rasgo común la dificultad en las relaciones con los demás. Entre los factores sociales destacan  la presión social y los estereotipos de moda. También se ha destacado la importancia de los factores genéticos en el desarrollo del trastorno.

Tanto el adolescente bulímico como el anoréxico son emocionalmente inmaduros y muy dependientes del núcleo familiar.  Tiene terror a la madurez sexual y miedo a asumir el rol de adulto.

De acuerdo con estudios recientes, quienes padecen estas enfermedades se distinguen por ser obsesivos, dependientes, y pertenecer a familias excesivamente rígidas. Generalmente las personas que padecen estos trastornos, niegan su conducta auto-destructiva.

Tratar a un paciente con un trastorno alimentario de este tipo debe ser un trabajo combinado. En algunos casos hay que medicar, aunque donde hay que incidir es en el tratamiento psicológico. Hay que conseguir manejar esas angustias, generar hábitos de ingesta sanos, controlar la ansiedad, etc. El hincapié terapéutico se debe hacer en la situación personal del paciente.

Características y Manifestaciones Clínicas:

Las repercusiones somáticas de la anorexia, en especial el desequilibrio hidroelectrolítico, los desórdenes gástricos y el desgaste dental, causan infecciones siempre graves. Aumento de la falta de autoconfianza y de la falta de autoestima que son las causas de la anorexia. Se observa ansiedad, hiperemotividad, agotamiento físico, depresión, impulsividad, cambios de humor, trastornos obsesivos e ideas suicidas.

1.-Ya no existe la conciencia de la enfermedad como un problema global.
2.-Miedo al sobrepeso.
3.-Distorsión de la imagen corporal independientemente de que luzcan sanos.
4.-Rechazo de una alimentación saludable (restricciones).
5.-Pronta caída del cabello.
6.-Piel poco hidratada.
7.-Hipotermia con alta frecuencia.
8.-Comen lentamente.
9.-Mastican durante un gran tiempo antes de poder ingerir la comida.
10.-Prefieren un porción de comida pequeña o preferiblemente no comer nada.
11.-Esconden la comida para no tener que comer.
12.-Trastorno representado al sentirse predispuesto a contar hasta la más pequeña caloría.
13.-Aislamiento de la sociedad.
14.-Cambio del carácter simple a uno irritable de manera constante.
15.-Depresión.
16.-Usan ropa que pueda cubrir su cuerpo.
17.- Desorden obsesivo compulsivo.
18.-Atracones, predisposición a una recaída y comer en exceso.
19.-Rechazo a la sexualidad. Cuadros graves de sexualidad reprimida debido a una pérdida de sensibilidad en las zonas erógenas.
20.-Auto exigencia (Perfeccionismo).
21.-Desorden endocrino, con cese del periodo menstrual en las chicas (amenorrea).
22.- Estreñimiento. Labios muy secos o agrietados debido a la malnutrición. Circulación escasa, dando como resultado ataques de hormigueo y extremidades de color púrpura. En casos de pérdida extrema de peso, puede producirse deterioro de los nervios, que provoca dificultad para mover los pies. Dolores de cabeza y abdominales, debido a la malnutrición.
23.-Ejercicio excesivo.
24.-Posiblemente autolesiones, drogodependencia, alcoholismo o intentos de suicidio suelen presentarse durante la anorexia.
25.-Fracaso escolar. Abandono de los amigos y otras relaciones personales. Deterioro en las relaciones con la familia.

"...Dicen que quien tiene anorexia inconscientemente desea morir, y quien sufre de bulimia desea vivir para hacerse daño”. 

Hable con el médico si su hijo(a) está restringiendo su ingesta de alimento, está haciendo demasiado ejercicio o está excesivamente preocupado por el peso. Conseguir ayuda médica oportuna antes de que se establezcan patrones anormales puede reducir la gravedad de un trastorno alimentario.



martes, 4 de octubre de 2016

Abuso Sexual: Efectos y Consecuencias

Objetivo: Proporcionar hechos sobre el abuso sexual es una de las maneras de concientizar sobre el abuso sexual. La concientización de los hechos es una de las varias medidas preventivas que se pueden tomar para ayudarlo a tomar las mejores decisiones para mantenerlo seguro a usted y a alguna otra persona que conozca.
Nota: No todos los niños que son abusados sexualmente manifiestan síntomas. Algunos estiman que hasta un 40% de los niños abusados sexualmente no manifiestan síntomas. Sin embargo, otros experimentan consecuencias graves y duraderas. Con frecuencia, las revelaciones se presentan de manera gradual y se pueden dar a través de una serie de señales. Con frecuencia, la revelación del abuso sexual es tardía. Los niños suelen evitar decirlo debido a que tienen miedo de una reacción negativa por parte de sus padres o de su abusador. Como tal, las revelaciones no suelen darse sino hasta la adultez. “Es fácil pasar por alto las señales de revelación de abuso. Como consecuencia, es posible que un niño no reciba la ayuda necesaria”. Históricamente, los profesionales han defendido la idea de que con frecuencia los niños develan hechos falsos de abuso. Sin embargo, las investigaciones actuales no cuentan con evidencia sistemática de que sean comunes las acusaciones falsas. Además, son poco comunes las retractaciones de abuso. Otro estudio ha encontrado en 310 niñas con diagnostico confirmado de abuso sexual, demostró que el 66% presentaba aspecto normal, sin signos de lesiones previas y sólo el 34% hallazgos anormales.

El diagnóstico no es nada fácil y como suele pasar desapercibido durante mucho tiempo deja marcas emocionales, que cuanto más antiguas, más difícil son de tratar. La confirmación diagnóstica es difícil y se basa en el relato del niño, sus juegos, la historia clínica, el examen físico/psicológico y los exámenes complementarios. Sin embargo, pocas son las veces que se encuentran signos físicos de certeza como los relacionados con enfermedades venéreas, desgarros en zona genital o embarazo.

La sospecha llega al consultorio por la demanda familiar (en general la madre) o por sospecha de un profesional (médicos, maestros) ante signos indirectos (masturbación compulsiva, lesiones genitales, vulvovaginitis reiteradas, trastornos de sueño, enuresis, encopresis, agresiones o retraimiento etc).

El ámbito más frecuente donde se produce el abuso es el ámbito familiar, lo que hace su abordaje más problemático. Cuánto más cercano a la familia es el acto de abuso más difícil es trabajar, teniendo en cuenta, además, que en el caso de niños pequeños o personas con discapacidad, la información solo llega a través de terceros.

Efectos y Consecuencias

Las principales consecuencias psicológicas encontradas se agrupan en cinco categorías: problemas emocionales, problemas de relación, problemas funcionales, problemas de adaptación y problemas sexuales.
En las primeras sesiones registramos los síntomas que experimentaron durante su niñez y adolescencia, cuando sufrieron los abusos sexuales, síntomas que coinciden con la sintomatología propia de un estrés postraumático. Miedo, problemas para dormir, pesadillas, confusión, sentimientos de culpa, vergüenza, ira junto con la incapacidad de manejar estas emociones. Los peores efectos se presentan cuando es el padre el abusador, porque en ese caso la niña además pierde la confianza en el ser que debe protegerla y que representa su seguridad. Estas niñas se quedan indefensas frente al mundo masculino porque mezclan el sexo con el afecto, con el cuidado, el poder y el cariño. Y todo esto en secreto. Un estudio reciente demostró que las niñas que sufren de abuso sexual podrían tener problemas de alcoholismo en la adultez.

Es frecuente que los preescolares se vuelvan a orinar en la cama en las noches después de haber logrado el control esfinteriano, se muestren hiperactivos, presenten alteraciones en el ritmo de sueño, manifiesten temores y fobias intensas, exhiban conductas compulsivas y padezcan trastornos de aprendizaje y profundos sentimientos de desesperanza y tristeza. Demuestren explícitamente evidencias de sexualización precoz que incluyen juegos sexuales tempranos acompañados de un grado de curiosidad sobre lo sexual inusual para la edad. Pueden protagonizar episodios de coerción sexual con niños más pequeños o más retraídos.

Durante la pubertad, la mayoría padecen muchas de estas secuelas: dolor de estómago, problemas de concentración, dolor de cabeza, trastornos en el sueño, fuertes molestias en el ciclo menstrual… junto con una pobre autoestima, odio a su propio cuerpo, depresión, fobias, ansiedad, comportamientos auto-agresivos y autodestructivos, llegando a mutilarse con cortaduras, quemaduras o golpes. Podemos encontrar intensos deseos autodestructivos y una búsqueda desenfrenada de castigo.

Cuando la sintomatología es más mitigada, persiste el retraimiento, la sobreadaptación y la depresión acompañada de una inhibición sexual llamativa. Las jóvenes niegan cualquier interés relacionado con los órganos sexuales, eluden y se ponen ansiosas cuando se enfrentan con temas sexuales. Las conductas hipersexualizadas constituyen uno de los indicadores más ligados al abuso.

Y cuando se hacen adultas, estas mujeres generalmente presentan un cuadro de estrés postraumático crónico. El miedo y la desconfianza persisten y el hecho puede reaparecer en pesadillas y escenas intrusivas de recuerdo. Una teoría es que las mujeres que fueron víctimas de abuso sexual desarrollan trastornos alimenticios como una forma de expresar el estrés generado por el abuso, mientras que otra teoría sugiere que el abuso infantil puede aumentar los niveles de las hormonas del estrés y esto causa posteriormente el aumento de peso y la resistencia a la insulina (que es lo que genera la diabetes). Se confirma una probabilidad cuatro veces mayor de desarrollar trastornos de personalidad en estas víctimas que en población general.

Muchas de ellas tratan de protegerse de estos síntomas dolorosos apartándose de las relaciones sexuales. Padecen depresión crónica y a veces se ven impulsadas a buscar alivio en todo tipo de adicciones (pastillas, alcohol…), episodios de automutilación y tentativas de suicidio. También presentan sentimientos negativos acerca de sí mismas, del sexo y de los varones, sentimientos generalizados de ansiedad y desconfianza, dificultades para establecer relaciones sociales, y cuando lo hacen, presentan una tendencia a mantener relaciones insanas, con malos tratos y problemas sexuales. (Los varones que han sido víctimas tienden a ser abusadores y maltratadores, mientras que las mujeres tienden a ser maltratadas y nuevamente abusadas). Las mujeres que han sido víctimas de abusos sexuales suelen tener además mala salud o problemas psicosomáticos derivados de su actitud negativa hacia el propio cuerpo.

Recibir ayuda profesional y apoyo del entorno también ayuda a superar la experiencia vivida, evitando incluso consecuencias negativas para el futuro.

Los niños y las niñas que son abusados sexualmente pueden demostrar síntomas similares a la depresión, la ansiedad severa y el nerviosismo. Por ejemplo:
  • Síntomas físicos o enfermedades que no pueden diagnosticar o que no tienen una razón orgánica-
  • Problemas al defecar, como ensuciarse o tener incontinencia.
  • Juegos sexuales persistentes e inadecuados con niños de la misma edad, con juguetes o con sus propios cuerpos, o conductas sexualmente agresivas hacia los demás
  • Trastornos alimenticios, como dejar de comer o comer mal.
  • Dolores de cabeza o de estómago recurrentes
  • Amnesia, no recuerda eventos específicos, periodos largo de tiempo o parte de la vida.
  • Dificultad para caminar o para sentarse (por problemas rectales o genitales, como dolor al orinar o al defecar, picazón o secreción vaginal)
  • Pesadillas, problemas para dormir y problemas orinándose en la cama
  • Miedos excesivos (Miedo, ansiedad, terror y fobia )
  • Disminución en el rendimiento escolar
  • No querer participar en las actividades normales, como por ejemplo: negarse a participar en juegos deportivos o en cambiarse de ropa en el gimnasio
  • Hipervigilancia, la persona está siempre alerta, no puede dormir o relajarse o Intromisión de  imágenes del abuso en estado de vigilia.
  • Dificultad para confiar en otros, en especial hacia figuras significativas. No tienen sistema de apoyo.
  • Tener conocimientos acerca de la sexualidad que no son comunes para su edad
  • Comportamientos auto agresivo, hay mutilación con cortaduras, quemaduras o golpes y realizando intentos de suicidio.
  • Disminución brusca del rendimiento escolar
  • Quedar embaraza o contraer una enfermedad venérea (de transmisión sexual), particularmente si tiene menos de catorce años
  • Conductas regresivas
  • Disociación
  • Retraimiento;
  • Depresión clínica
  • Ideación suicida
  • Temor exacerbado hacia los hombres o conductas seductoras con los hombres ( (en los casos que la víctima es una niña y el perpetrador, un hombre).
  • Escaparse de su casa
  • Decir que fue abusada sexualmente por uno de sus padres o por un cuidador adulto
  • Odio al propio cuerpo, se siente sucia.
  • Desvalorización personal, pobre autoestima.
  • Enojo, Furia y rabia. La persona que ha sido abusada tiene muchas razones para sentir rabia y enojo. Ha sido herida y maltratada. Estos sentimientos son generalizados pero son conductas agresivas con tendencia a externalizar el conflicto.
  • El diagnóstico Probablemente, a estas alturas, queda pocas dudas de que el abuso sexual infantil constituye uno de los traumas psíquicos más intensos y de que sus consecuencias son sumamente destructivas para la estructuración de la personalidad.
Si crees que tu hija(o) fue abusada sexualmente es importante que busques ayuda, Medica. Psicológica, de Seguridad y legal.

“Es necesario crear políticas que terminen con este flagelo que tanto lastima a la sociedad; es un tema complejo, en la mayoría de las veces no se denuncia por temor, en otras por desconfianza en las instituciones, se pueden prevenir los ataques sexuales con programas educativos, en los cuales demos herramientas a nuestro menores para su defensa”

Compilador de la red

lunes, 3 de octubre de 2016

Robin Williams: Dx Demencia de Cuerpos de Levy

Es una demencia degenerativa. Los cuerpos de Lewy son pequeños depósitos de proteínas que se encuentran en las neuronas. Su presencia en el cerebro interrumpe la acción de los mensajeros químicos (neurotransmisores) y se altera la función normal del cerebro.

La autopsia descubrió que el actor padecía la demencia de cuerpos de Lewy.

Suele comenzar con problemas para dormir. Luego vienen las alucinaciones, los delirios y la dificultad para reconocer rostros familiares. A veces hay mareos y problemas de equilibrio. De forma lenta pero constante, el paciente comienza a perder la cabeza. Su capacidad de atención se reduce, su capacidad para resolver problemas se disuelve. La paranoia, la depresión y la ansiedad pueden terminar de destruir a un cerebro ya frágil.

Esa es la demencia de cuerpos de Lewy (DCL), una enfermedad debilitante y con frecuencia mortal. Entre sus víctimas estuvo el actor y comediante Robin Williams, según su viuda, y fue esta enfermedad la que lo llevó a suicidarse.

Aunque se especulaba que Williams se había suicidado a causa de la depresión, su autopsia reveló cantidades anormales de proteínas en el cerebro del actor, un signo claro de la DCL.

A Williams se le había diagnosticado el mal de Parkinson en el período anterior a su muerte, pero el diagnóstico no explicaba su completo rango de síntomas: ataques de ansiedad, alucinaciones extrañas y la sensación de que estaba enloqueciendo. Como otros pacientes con DCL, Williams sabía que algo andaba mal, aunque no supiera qué. Y eso es parte de lo que hace que la enfermedad sea tan difícil de soportar.

Estos síntomas son causados por los grupos de proteínas llamados cuerpos de Lewy, como los que se encontraron en el cerebro de Williams. Aunque los neurólogos saben de ellos desde hace más de un siglo, en gran medida sigue siendo un misterio. Dichos cuerpos están hechos en su mayoría de una proteína llamada alfa-sicluneína, que se acumula al final de las neuronas, donde se realiza la sinapsis, la conexión que transmite señales entre neuronas.

El rol de la alfa-sinucleína en el cerebro es confuso, pero en circunstancias normales su presencia es algo positivo y trae problemas cuando se acumula en los cuerpos de Lewy, algo que no tiene tratamiento.

Las personas afectadas presentan demencia, es decir deterioro cognitivo suficientemente importante como para interferir en actividades cotidianas. En estadíos iniciales la afectación de la memoria puede no ser muy prominente, aunque habitualmente lo es a medida que avanza la enfermedad. Suele destacar la afectación de la atención, funciones ejecutivas y el manejo visuoespacial. El curso de la demencia es progresivo, aunque suele haber fluctuaciones e inicialmente presentan dificultades para realizar actividades complejas. Poco a poco, habitualmente a lo largo de años, existe un empeoramiento y en estadíos severos son totalmente dependientes para realizar actividades básicas de la vida diaria.

A su vez, los doctores no suelen determinar la presencia de los cuerpos de Lewy hasta que el paciente muere y el cerebro puede ser examinado. Por eso suele ser diagnosticada como Parkinson, enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia, porque la enfermedad de Parkinson y Alzheimer causan síntomas similares. Los científicos creen que la demencia con cuerpos de Lewy puede estar relacionada con estas enfermedades o que algunas veces ocurren al mismo tiempo.

Mientras los doctores sufren para diagnosticarla, los cuerpos de Lewy destruyen lentamente el cerebro del paciente. Cuando un área del cerebro se apaga, surge el síntoma correspondiente, relacionado con el movimiento, el lenguaje o la memoria según de qué lugar se trate. Los cuerpos de Lewy también son responsables del mal de Parkinson, aunque esta enfermedad puede padecerse al mismo tiempo.

El error en el diagnóstico también puede hacer que la DCL sea más difícil de sobrellevar. En primer lugar, los medicamentos prescriptos para el Alzheimer y el Parkinson pueden no tener efecto con los síntomas de la DCL o incluso exacerbarlos. Las personas con Enfermedad de Lewy son muy sensibles a los efectos colaterales provocados por ciertos medicamentos como los antipsicóticos o neurolépticos: estas medicaciones pueden empeorar el parkinsonismo, el estado cognitivo, aumentar las alucinaciones.

Los pacientes con DCL suelen morir en un plazo de cinco a siete años luego del comienzo de los síntomas, aunque pueden vivir tanto como dos décadas o deteriorarse en tan poco tiempo como dos años.

La demencia con cuerpos de Lewy suele comenzar entre los 50 y los 85 años de edad. En la actualidad no existe un tratamiento curativo ni que modifique el curso de la enfermedad, pero sí existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos que pueden mejorar la calidad de vida del paciente. Por supuesto, lo ideal es comenzar con ellos lo antes posible y, por tanto, un diagnóstico precoz es importante.

Los inhibidores de la acetilcolinesterasa son la primera elección en el tratamiento farmacológico con un efecto positivo sobre los trastonos cognitivos y psiquiátricos. La memantina también puede lograr una mejoría en estos síntomas. Por su parte el uso de levodopa puede generar una mejoría en la función motora. En esta patología es de particular importancia evitar fármacos bloqueantes dopaminérgicos (ej: haloperidol o risperidona), ya que los pacientes son particularmente sensibles a los efectos adversos extrapiramidales de estas medicaciones. En el caso de ser necesario el uso de medicaciones antipsicóticas debe utilizarse quetiapina o clozapina.

El tratamiento no farmacológico es de suma importancia y debe ser integral: terapia ocupacional, rehabilitación cognitiva, fonoaudiología y otras terapias (ej: musicoterapia, kinesiología y psicoeducación a los familiares y cuidadores). También la actividad física regular podría reportar beneficios en la evolución del cuadro.

Convivir con un paciente con demencia es una tarea que puede resultar agotadora física y psicológicamente. En la demencia con cuerpos de Lewy puede ser especialmente complicado dado que se suman con frecuencia dificultades importantes de movilidad y trastornos de conducta.

Al igual que en otras demencias existen estudios de investigación en marcha.


Fuente: The Washington Post. NIH: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares