martes, 12 de junio de 2012

50 señales de la mentira: el cuerpo revela la verdad

Una mentira es una declaración realizada por alguien que cree o sospecha que es falsa en todo o en parte, esperando que los oyentes le crean, ocultando siempre la realidad en forma parcial o total.
En una exposición ante un grupo de personas el 55 % del impacto lo causa el lenguaje corporal (postura, gestos, contacto visual) el 38 %, el tono de voz y apenas el  7 %  el contenido de la exposición. No es tanto lo que decimos, sino cómo lo decimos. Podemos observar para descubrir si se nos miente.
1. Habrá poco o ningún contacto directo con los ojos.
2. La expresión física es limitada, con pocos movimientos de los ojos y de las manos o lo contrario, de una forma ansiosa o tensa. Tales movimientos ocurren, parecen rígidos mecánicos. Manos piernas y brazos tienden a quedar recogidos contra el cuerpo y la persona suele ocupar menos espacio.
3. Una o ambas manos pueden llevarse al rostro (la mano puede cubrir la boca, indicando que no se acredita o no se está seguro de lo que se está diciendo). También es improbable que la persona se toque el pecho con un gesto de mano abierta.
4. Para parecer más tranquila, la persona puede encogerse un poco.
5. No hay sincronismo entre gestos y palabras.
6. La cabeza se mueve de modo mecánico.
7. Tiene lugar un movimiento de distanciamiento para alejarse del acusador u opositor, posiblemente en dirección a la salida.
8. La persona que miente evita enfrentarse con su oponente y puede girar la cabeza o posicionar el cuerpo al lado opuesto.
9. El cuerpo estará encogido, es improbable que permanezca recto.
10. Habrá poco ningún contacto físico durante el intento de convencer mintiendo.
11. La persona no apuntará su dedo hacia quien está intentando engañar.
12. Observa hacia dónde se mueven los ojos del mentiroso al responder a tu pregunta. Si se mueven hacia arriba-derecha o hacia la derecha, hay muchas posibilidades de que esté mintiendo.
13. Observa el tiempo de demora en la respuesta. Si hay demora, indica que la persona está     elaborando la argumentación y verificando que es coherente con el engaño. La persona que miente no consigue responder automáticamente a tu pregunta.
14. Adquirirá una expresión corporal más relajada cuando cambiemos de asunto.
15. Si permanece tranquila en cuanto la acusamos, podemos desconfiar de ella. Difícilmente alguien se queda tranquilo cuando es acusado de algo de lo que se sabe inocente. La tendencia natural del ser humano es mantener cierto desespero para probar que se es inocente. Por otra parte, quien miente se queda quieto, evitando a toda costa hablar de más detalles sobre la acusación.
16. Quien mienta usará las palabras de quien lo oye para afirmar su propio punto de vista.
17. La persona que miente incrementará la información hasta confirmar que te convences con lo que te dice.
18. Puede recostarse contra una pared, dando al impresión de está preparada mentalmente para defenderse. Usualmente, la mayoría de las personas, a no ser que estén acostumbrados a mentir toman posturas diferentes cuando esconden la verdad.
19. En relación a la historia que cuenta, el mentiroso generalmente deja de mencionar aspectos negativos.
20. Un mentiroso puede estar preparado para responder a tus preguntas pero él mismo no hace ninguna pregunta.

21. Quien miente puede usar alguna/s de esta frases para ganar tiempo y elaborar una respuesta o como cambiar de asunto:"¿Por qué te iba a mentir?", "A decir verdad...", "Para ser franco...", "¿De dónde sacas esa idea?", "Por qué me preguntas eso?", "¿Puedes repetir esa pregunta?", "Creo que este no es el lugar adecuado para discutir eso", "Podemos hablar de eso en otro momento?", "Cómo te atreves a preguntarme me eso?".
22. Evita responder, pidiendo que repitamos la pregunta o responde con otra pregunta.
23. Utiliza el humor y el sarcasmo para aliviar las tensiones del interlocutor.
24. Puede ruborizarse, transpirar y respirar con dificultad.
25. Puede temblar, particularmente las manos. Si escondiera las manos, puede ser indicativo de intentar ocultar un temor incontrolable.
26. Observa la voz. Puede fallar y la persona parecer incoherente o confusa.
27. Voz fuera de tono: las cuerdas vocales, como cualquier otro músculo, tienden a ponerse rígidas cuando la persona está bajo presión. Eso producirá un tono más alto.
28. Tragar saliva, garganta reseca, tocer o sentirse abrumado.
29. Si miente, hay muchas probabilidades de que carraspee. Debido la ansiedad, se acumulan mucosas en la garganta; una persona que habla en público, si está nerviosa, puede carraspear para aclararse la garganta ante de empezar a hablar.
30. Cuando estamos convencidos de lo que decimos, nuestras  manos  y brazos gesticulan, enfatizando nuestro punto de vista y demostrando convicción. La persona que miente no consigue hacerlo. Busque en el lenguaje corporal para ver si alguien miente, como no mirarlo a los ojos cuando le habla, ponerse nervioso, o actuar de manera incómoda.

31. Va a usar una manera de hablar forzada y sofisticada. Palabras largas, gramática sumamente correcta y versiones largas de palabras o frases que, en realidad, serían cortas.
32. La duración de los gestos y emociones son anormales. La expresión de una emoción se da de forma tardía, dura más de lo natural y se detiene súbitamente. Por ejemplo, si una persona se ríe de un chiste que contaste y su risa se corta súbitamente, probablemente no le haya causado demasiada gracia.
33. Sus gestos y sus expresiones tampoco concuerdan. Si una persona te dice que te quiere pero está mostrando una cara de indiferencia, es obvio que lo que está diciendo no es coincide con lo que realmente siente.
34. A la hora de manejar sus emociones, los tiempos no suelen concordar y eso también es poco común. Por ejemplo, alguien honesto puede gritar que le gustó mucho un regalo que le hiciste y luego mostrar una sonrisa, mientras que un mentiroso tiende a concentrar la sonrisa y el comentario en el mismo tiempo.
35. Las emociones de todo tipo, desde felicidad y sorpresa hasta tristeza y enojo, solamente se expresan limitadamente a través de su boca en vez de toda la cara. Por ejemplo, alguien que sonríe con naturalidad este gesto implicará todo su rostro. Incluirá movimientos en su mandíbula,  mejillas y ojos.
36. Si alguien sabe que es culpable de haber mentido toma una postura defensiva. Alguien “inocente” cuestiona tus sospechas y tratará de averiguar el porqué de tus dudas, mientras que un mentiroso simplemente dirá que no a todo con pocas palabras y explicaciones.
37. El mentiroso se sentirá incómodo al encarar a la persona que lo cuestiona y por ese motivo, no te mirará a los ojos o mirará hacia otro lado o en su caso tratará de retarte con su mirada fija y son mover un musculo de su rostro, veras una dilatación en sus ojos más aguda.
38. Tratará de cambiar el tema súbitamente. Y si lo logra, de repente, parecerá más tranquilo y volverá a la espontaneidad que lo caracteriza.
39. Mantendrá su expresión física limitada y muy rígida. Si te está mintiendo hará pocos movimientos con las manos, brazos y piernas.
40. Se tocará la cara con frecuencia. El rostro, la garganta y la boca son los lugares más comunes, moverá los dedos de las manos excesivamente.

41. La forma de hablar –también- cambiará. El cuerpo, sus actitudes, sus movimientos y el mensaje importará para detectarlos. No sólo tienes  que interpretar lo que dice sino cómo lo dice. Existe una tendencia a usar tus propias palabras para responder una pregunta.
42. Tratará de convencerte más de lo necesario. Si alguien tiene sentimiento de culpa va a hablar más allá d Hablará de forma monótona. Usualmente, si alguien cuenta un suceso verdadero lo dice enfatizando las palabras.
43. Alguien que no dice la verdad le dará la misma importancia a todo lo que se está diciendo ya que no se sienten cómodo  con los silencios y las pausas.
44. Evitará el contacto visual. Cualquiera que no diga la verdad tratará de no mirarte a los ojos. Generalmente, mirarán hacia su derecha o hacia abajo. También parpadeara con más frecuencia.
45. También existe la posibilidad de que ponga –inconscientemente- objetos entre él y la persona a quien le mintió.
46. La sonrisa falsa involucra movimientos de la parte inferior de la cara y los párpados inferiores. Esto se ve de manera simple,  a la mayoría de las personas se le dilatan las pupilas.
47. Cuando una persona siente angustia en ocasiones se tiende a alzar las cejas en su ángulo inferior, entre tanto la parte media se arruga. Otro aspecto importante es que cuando el sujeto tiene temor se muestra inquieto y ansioso.
48. Cuando una persona miente en ocasiones tiende a cambiar de tonalidad corporal (color de piel), esto se da porque siente culpa de lo sucedido o como mejor lo describe Freud su consciente lo hace sentir culpable de sus actos y por ello su cuerpo es quien dice la verdad y no sus labios, para mi, es como un Desplazamiento (mecanismo de defensa) ya que la conciencia debe de una u otra manera decir la verdad y por ello utiliza el lenguaje corporal para manifestarse a la realidad.
49. En su transpiración corporal, El sudor, es uno de los indicadores de angustia más notables, por lo general las personas siente temor a ser descubiertas y por eso sienten angustia, en algunos casos la angustia se hace evidente mediante el sudor.
50. Los actos fallidos refieren que el sujeto que miente, aquellas equivocaciones verbales son cometidas de manera inconsciente y tienen una significación o pueden reflejar un conflicto interno (angustia, temor, etc.), de esta manera mediante el lapsus y los actos fallidos salen a luz aquello que se quiere ocultar.

El acto fallido, en síntesis, es una especie de traición que nos hace el inconsciente haciéndonos decir lo que conscientemente no queríamos decir, es decir, revelando un deseo o intención inconscientes. El yo siempre puede disculparse, tras un acto fallido, diciendo que no era eso lo que quería decir, pero siempre hay alguna verdad allí.
Conclusión 


Las personas que mienten no miran a los ojos, se complican cuando les preguntan detalles, esquivan la mirada y tienen un discurso entrecortado. Estas son algunas de las conductas que la mayoría de la gente asocia con la mentira.  Algo de cierto y falso tiene este argumento ya que  un verdadero mentiroso planea su discurso cronológicamente, mira directamente a los ojos, no pierde ningún detalle y jamás mira hacia el lado, este es un recurso de la memoria real. Lo que sí hace es tocarse el pelo como si quisiera alisarlo y mueve las manos como si le molestaran los dedos. Una forma de pillar una mentira es pedirle a la persona que relate el mismo discurso pero al revés. Como no existe memoria, tiene que inventarlo todo de nuevo, por lo tanto, se pierde y no puede hacerlo. En cuanto a los estereotipos, la gente suele creerle más a los que tienen "cara de buenos", como los que se ven más inocentes con rostros de niños o se muestran extrovertidos y muy transparentes.

En su temperamento: Esta es una de las partes más delicadas para mi y difícil de observar ya que conozco a muchas personas que cuando mienten y se les confronta se enojan y también está el caso contrario, existen persona que saben mentir y cuando se les confronta al contrario lo aceptan (esto lo hacen en forma de ironía) y dicen que están mintiendo, esto contrasta con el papel del sujeto que miente, creando una descompensación y haciendo dudarnos más que antes.
Por esto mismo, es que digo que el temperamento sería para mí, el aspecto más delicado del lenguaje corporal, ya que en mi experiencia he conocido muchas personas que conocen y saben "El Arte de Mentir".




No hay comentarios:

Publicar un comentario