domingo, 24 de febrero de 2013

La Petite Mort

Secretos del orgasmo femenino visto desde el cerebro.

La pequeña muerte es un término que se usa para referirse al periodo refractario que se experimenta después del orgasmo femenino. Específicamente hace alusión al momento en el cual algunas féminas sufren un desvanecimiento o pérdida de conciencia post orgásmico. La Petite Mort es ese pequeño instante, ese momento glorioso donde la mujer puede decir “Me vine”.
Aunque en la literatura y el cine se ha tratado este tema, aún existen muchas personas que se preguntan si realmente existe la pequeña muerte o es solo un mito. ¿Existe alguna evidencia desde el punto de vista científico que sustente la existencia de la pequeña muerte?

Si bien muchas personas se centran en el halo romántico de los orgasmos, lo cierto es que estos son un proceso fisiológico extremadamente complejo. El orgasmo femenino puede extenderse durante más de 30 segundos y en ocasiones alcanza hasta un minuto. En este periodo la mujer experimenta una serie de cambios fisiológicos muy fuertes como el aumento de la presión arterial y la frecuencia cardiaca, las contracciones secuenciales de los músculos de diferentes zonas del cuerpo y la liberación de una enorme cantidad de hormonas como la oxitocina y la prolactina.

De hecho, el orgasmo es una sensación tan fuerte que algunos especialistas lo han descrito como: “una descarga explosiva de tensiones neuromusculares” o “un placer intenso que genera un estado alterado de la conciencia”. Así, no sería del todo extraño que, debido al esfuerzo al cual se somete nuestro organismo, algunas mujeres podrían perder la conciencia inmediatamente después de vivenciar el orgasmo.

Los especialistas afirman que el desvanecimiento post orgásmico en realidad se debe a una serie de cambios respiratorios particularmente fuertes que actúan contrayendo la aorta. Como consecuencia de esto, ocurre una hiperventilación (exceso de oxígeno en sangre) o tiene lugar una pequeñísima isquemia (falta de riego sanguíneo al cerebro).

Para arrojar nuevas luces sobre la pequeña muerte y el orgasmo femenino, recientemente se ha escaneado el cerebro de las mujeres mientras vivencia un orgasmo. En este estudio se utilizó la tomografía por emisión de positrones en 12 mujeres sanas.

Al finalizar se halló que la estimulación sexual del clítoris aumenta significativamente la activación de las zonas de ambos hemisferios de la corteza primaria somatosensorial dorsal (zonas de la neocorteza). Sin embargo, al contrario de lo que se pensaba, el orgasmo provoca una disminución en la actividad de estas zonas neocorticales; particularmente en algunas regiones del lóbulo temporal (relacionado con el equilibrio por lo cual, quedan explicadas las pérdidas de equilibrio que sufren algunas mujeres inmediatamente después del orgasmo). “hay una disminución del flujo sanguíneo en la corteza orbitofrontal lateral izquierda durante el orgasmo femenino, lo cual -aunado a la dopamina- puede generar este efecto momentáneo. Una especie de estado de coma de segundos”.

En resumen, esta investigación reafirma que durante el orgasmo femenino se evidencia una falta de riego sanguíneo al cerebro que sería la causante de: una conducta totalmente desinhibida, la pérdida de equilibrio, los mareos e incluso, la pérdida total de la conciencia.

El análisis científico de la actividad sexual femenina está dando sus primeros pasos, por ende, no existen muchas investigaciones donde se hayan analizado los afectos a largo plazo de la Pequeña Muerte, tal ves debido a que la magnitud de la isquemia es realmente pequeñísima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario