miércoles, 21 de agosto de 2013

Psicosis Infantil

Psicosis se refiere a los trastornos graves de personalidad que llevan asociadas alteraciones de la conciencia y de la personalidad. Dentro de la psicosis en la infancia y adolescencia: ente sus variables tenemos el Autismo, Esquizofrenia y la Psicosis Simbiótica.
La mayor parte de estos niños, a pesar de la diversidad de su adaptación a las obligaciones familiares y escolares, se convierten en adultos con dificultades para hallar su lugar en la sociedad. Sus realizaciones son nulas o trágicas y sus relaciones con los demás son también difíciles.

Algunas de las características que es posible generalizar y atender en el caso de las psicosis infantiles son:

Que se relacionan con una mayor importancia de los factores congénitos o hereditarios en comparación con la esquizofrenia del adulto. Algunos estudios permiten pensar que incluso la importancia del factor genético es mayor de generación en generación de los portadores, es decir, mientras más generaciones de esquizofrenia se presenten más grave y más prematura será la esquizofrenia.

Muchos problemas médicos pueden causar psicosis, como:
  • Alcohol y ciertas drogas ilícitas, tanto durante su consumo como durante la abstinencia
  • Enfermedades cerebrales, como el mal de Parkinson, la enfermedad de Huntington y ciertos trastornos cromosómicos
  • Tumores o quistes cerebrales
  • Demencia (que incluye el mal de Alzheimer)
  • VIH y otras infecciones que afectan el cerebro
  • Algunos fármacos de venta con receta, como esteroides y estimulantes
  • Algunos tipos de epilepsia
  • Accidente cerebrovascular
La psicosis (o síntomas psicóticos) también se puede encontrar en:
  • La mayoria de las personas con esquizofrenia
  • Algunas personas con trastorno bipolar (depresivo o maníaco) o depresión grave
  • Algunos trastornos de la personalidad
En las psicosis infantiles la conducta premórbida estaría fuertemente asociada con el pronóstico del trastorno. Esto quiere decir que si bien los niños psicóticos pueden presentar, antes de la psicosis, problemas de aprendizaje, de comportamiento o afectivo distintos. En la medida en que fueran menores estas disfunciones anteriores a la crisis psicótica, mejor será el pronóstico posterior.

Las psicosis infantiles son mucho menos frecuentes que las psicosis del adulto, se piensa que solamente el 0,1% al 1% de las esquizofrenias son producidas antes de los diez años de edad.

La idea de que la esquizofrenia infantil está relacionada, en mayor medida que la adulta, a importantes causas genéticas que afectan el desarrollo de la capa embrionaria ectodérmica, sugiere pensar que existen algunas anomalías físicas menores, que se presentan, aunque no en todos, en algunos de los casos.

Los síntomas psicóticos pueden abarcar:
  • Pensamiento y discurso desorganizados
  • Creencias falsas que no están basadas en la realidad (delirios), especialmente miedos o sospechas infundadas
  • Ver, escuchar o sentir cosas que no existen (alucinaciones)
  • Pensamientos que "saltan" entre temas que no tienen relación (pensamiento desordenado) 
Síntomas psicóticos

1. Alteraciones en las relaciones. Excesiva ansiedad sin causa aparente.

2. Preocupación excesiva hacia objetos singulares o características de los mismos. Restricciones de su uso, suelen ir acompañados por conductas obsesivas y fóbicas.

3. Resistencia a los cambios. En los autistas es muy fuerte; en los esquizofrénicos depende. Lucha por la constancia en el medio.

4. Experiencias perceptivas anormales. Tanto a nivel auditivo, visual. La percepción no es proporcional a los estímulos.

5. Pérdida del lenguaje. Depende de la edad en la que se haya instaurado la enfermedad.

En Esquizofrenia infantil se instaura +/- 4 años. El niño a esta edad ya tiene un dominio básico del lenguaje.

En los dos, hay un progresivo empobrecimiento de las palabras interactivas, suelen ir asociado con Ecolalia (reproducción articulatoria, una o varias veces de signos verbales constituido por sílabas, palabras o incluso frases cortas sin atender a su función semántica ni pragmática y sin que la repetición tenga ningún objeto), e inversiones pronominales (esquiz.: yo, el) (autismo: yo, tu).

6. Deformación en el comportamiento motor. Retraso general de todas las adquisiciones. Depende de la edad en que aparece. Desarmonía (característico en enfermos mentales; también es característica de algunos trastornos de personalidad). Niños que andan torpemente y ej. A nivel manual es un “manitas”.

7. Desconocimiento de su identidad. No sabe quién es y no reconoce su propia imagen del cuerpo. De esta sintomatología participan tanto la Esquizofrenia como el Autismo, aunque en cada caso adquieren características específicas.

8.
  • Niños poco sociables, tímidos, sin amigos e inhibidos.
  • Conductas raras e inexplicables como el levantarse durante la noche a bañarse o evitar comer por temor a envenenarse.
  • Baja del rendimiento escolar de forma sorpresiva e inexplicable.
  • Alucinaciones, delirios o conductas agresivas.
  • Torpeza en los movimientos, repetición excesiva del mismo tema con dificultad para hilar frases o crear palabras.
  • Depresiones severas o intentos de suicidio.
¿Cómo podría comportarse un niño psicótico?

Los niños psicóticos manifiestan marcadas diferencias en sus conductas con las de los niños que no sufren el trastorno. Son niños que lejos de disfrutar del juego y de relacionarse con otros niños, toman marcada distancia de ellos, no participan del juego. Podrían manifestarse más preocupados de aislarse de los otros niños en algún rincón, o a manifestar conductas de terror frente a las espantosas imágenes de sus alucinaciones.

El niño psicótico se comporta, permanentemente, de forma "estrafalaria" y desconcertante, pueden describirse como:

Aislamiento: presenta una clara falta de comunicación respecto al entorno. Ya desde los primeros meses, se observa una falta de contacto ocular, hay ausencia de sonrisa (propia ya del 3er mes), ausencia del miedo frente a personas o situaciones extrañas (ya presente en el 8º mes). Rechaza, generalmente, el contacto físico, con frecuencia su tono muscular es hipotónico (tono bajo), sus gestos son extraños, poco habituales, el niño se muestra como absorto o "embobado" en sus propios movimientos o gestos. Explora el entorno con formas especiales como el olfateo (de cosas, personas,...), se observan trastornos en el lenguaje, muy diversos según el grado. El niño psicótico adquiere el lenguaje más tarde de lo normal, de forma incompleta e inadecuada; también se ve afectada la entonación. Hay trastornos de las funciones intelectuales, aunque son difíciles de detectar, ya que parece variar según la población y los modos de atención y no hay apenas posibilidad de comunicación con el especialista infantil encargado de evaluarlo. Presenta una increíble capacidad retentiva (de memorizar), su esquema corporal está muy alterado. Es característica la necesidad de realizar determinados rituales al acostarse, salir, (el romper esa secuencia le hará "descontrolarse") pueden darse ideas delirantes (de tipo persecutorio,...), alucinaciones (auditivas, por ej.) muy difíciles de constatar. Trastornos en el sueño (insomnio). Trastornos en la alimentación, retraso en el control de los esfínteres, etc. O con síntomas atípicos donde los niños pueden ser inteligentes, su lenguaje suele estar bien desarrollado, utilizan en apariencia el mismo sistema simbólico que los demás, pero, innegablemente, son diferentes. Hay formas particulares de psicosis infantiles tardías.

Me gustaría destacar que el pronóstico del tratamiento de este trastorno, al igual que el de la mayoría de los trastornos mentales graves, está asociado a su detección precoz e intervención temprana. Lo anterior debería ser suficiente fundamento como para evaluaciones preventivas durante el desarrollo del niño. Especialmente de aquellos que dejan ver algunas conductas que los padres perciben como extrañas o alarmantes. Consultar, en todos los casos, es mucho más beneficioso que enfrentar los costos y sufrimiento que estas enfermedades implican cuando no son tratadas con anticipación. El abordaje de la medicación, intervenciones oportunas de especialista y la comprensión y manejo de la familia son importantes.

En el diagnóstico será fundamental discriminar si se trata de éste u otro trastorno que puede desarrollarse con síntomas similares. Cuanto antes se intervenga, más se podrá evitar el deterioro que implica sufrir este tipo de trastornos. El tratamiento básicamente es farmacológico, prescrito por el psiquiatra infantil, pero no es curativo (es paliativo de los síntomas). El tratamiento depende de la causa de la psicosis. Con frecuencia, se necesita cuidado hospitalario para garantizar la seguridad del paciente.

Los fármacos antipsicóticos, que reducen las alucinaciones y los delirios y que mejoran el pensamiento y el comportamiento, pueden ayudar, si la causa es un trastorno médico o psiquiátrico. Su educación deberá ser especializada. La psicoterapia con el niño y con la familia puede ayudar mucho.

Consulte con el médico o con un profesional en salud mental si usted o un miembro de su familia está perdiendo contacto con la realidad. Si existe alguna preocupación con relación a la seguridad o si encuentra o reconoce síntomas descritos en su hijo (a).

4 comentarios:

  1. Gracias;por la información esto me ayudara compartir con otras madres lo que puede pasar si no hace un diagnostico a tiempo .

    ResponderEliminar
  2. .....bueno... ¿que pasaría si antes me gustara ve ver sangre?, por que a los 5 o 4 años me gustaba ve ver sangre obvio que era de la carne que esta en refrigerador pero a lo que me refiero de que cuando yo era mas chica en mi mente me imaginaba que yo mataba un monton de personas y que la descuartizaba, al principio me dio miedo pero al pasar el tiempo me acostumbre y me gusta ( y mas me gusta si son a las personas que matan a niños@ o animales inocentes) pero al caso esta pagina me ayudo a informarme pero ¿debo ir al cicologo?...... y también nome reclamen por mi falta deortografia todabia estoy chica ( tengo 12 años) chaoo me gusto tu blog

    ResponderEliminar
  3. ....bueno... yo cuando era chica me gustaba la sangre obvio la carne del refrigerador, y tambien me imaginaba o soñaba de como yo mataba , descuartizaba y comia la carne de personas (esto me paso a los 4 o 5 años) pero esos tipos de sueño me daban miedo...... pero bueno eso me paso cuando era mas chica ahora me gusta imaginar eso , yo encuentro que capas me pasa esto por hantes mis padres pleaban en frente mio es eso o otra cosa ( tengo ahora 12 años ) , algun dia voy a ir al cicologo pero ahora me da flojera chaoooo me gusto tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida anónimo, creo que Uds y yo nos hemos conocido por el espejo gótico y otras páginas...creo identificarme contigo en algunas cosas sólo no debo escribir mucho pero yo tambien tengo este orgulloso padecimiento y creo que ya somos dos a quienes nos gusta la sangrita o sangre Saludos 👋

      Eliminar