martes, 20 de mayo de 2014

Asesino Serial: Perfil Psicológico Criminal

¿Qué es un asesino serial? También conocido como asesino múltiple. Es la persona que asesina a tres o más víctimas en un lapso de 30 días o más, con un período de enfriamiento entre cada asesinato y cuya motivación se basa en la gratificación psicológica que le proporciona dicho crimen.

Perfil

Para entender el perfil de un asesino, es muy importante conocer el tipo de asesinato que comete. La violencia en la conducta agresiva con el fin de causar un daño físico o psicológico a otra persona puede ser de diferentes tipos. Puede tratarse de una violencia impulsiva o de una violencia premeditada. La mayoría de los asesinos en serie tienen antecedentes enfermizos. Se sabe que, frecuentemente, fueron víctimas de abusos durante su infancia, ya sea física, sexual o psicológicamente, toda vez que existe una correlación entre los abusos de su infancia y los crímenes que cometen.

Esta clase de homicidas utilizan su ingenio para atraer a sus víctimas o desarrollan sofisticados métodos de tormento y ejecución. Se destacan por poseer una inteligencia por encima del promedio, poseen muchos recursos intelectuales y casi siempre son dueños de una fuerte personalidad. Seductores, disfrutan al construir artefactos, habitaciones e inclusive casas completas, que acondicionan como cámaras de tortura. Disfrutan con el dolor y el miedo de sus víctimas y van perfeccionando sus técnicas.

Se ha observado que la mayoría de ellos han sufrido golpes en la cabeza, episodios de violencia o abuso sexual en su infancia. Cuando son niños, frecuentemente padecen enuresis (micciones incontroladas) y además maltratan, torturan y matan animales (insectos, aves, roedores, gatos o perros). También suelen mutilar muñecas, presentar tendencias pirómanas y practicar juegos que concluyen con un supuesto asesinato o una muerte actuada. Gustan de desafiar lo establecido, presentan conductas audaces y delinquen con facilidad. No respetan las leyes ni las jerarquías, aunque a veces, por conveniencia, se apegan a ciertas reglas sociales. Son grandes fingidores, mienten con facilidad y son mitómanos. Por lo general, presentan conductas sexuales atípicas o patológicas (parafilias). Muchos consumen y coleccionan pornografía (libros, revistas y películas).

El elemento de fantasía en el desarrollo de los asesinos en serie es extremadamente importante. A menudo fantasean acerca de asesinar durante y aún después de la adolescencia. Sueñan despiertos de manera compulsiva sobre dominación, sometimiento y asesinato, usualmente con elementos muy específicos de sus fantasías que después aparecen en sus crímenes reales. Otros disfrutan leyendo historias de sadismo, llenos de violación, tortura y homicidio. En algunos casos, estos rasgos no están presentes.

Una variedad de impulsos psicológicos pueden llevar a matar al asesino serial o asesino en serie, como también se lo conoce, especialmente se destacan las obsesiones sexuales y las desmedidas intenciones de poder. La metodología, es decir, el modus operandi (el modo de actuar, las acciones características al cometer un crimen) que sigue un asesino de este tipo “suele” ser siempre la misma, porque los crímenes más o menos se realizan en las mismas condiciones y los blancos escogidos comparten características, entre ellas, profesión, sexo, edad, raza.

Sus motivaciones al matar incluyen la necesidad de calmar un impulso homicida, el cumplimiento de ciertas fantasías, casi siempre de contenido sexual, el deseo de ejercer poder y dominación sobre las víctimas, perturbaciones o enfermedades mentales que provocan alucinaciones y una profunda distorsión en la percepción de la realidad y la satisfacción al causar dolor y muerte. Carecen de empatía y cosifican a sus víctimas, a quienes consideran objetos y no sujetos, cosas y no personas. Poseen, en cambio, la denominada empatía utilitaria, encaminada a analizar y manipular a los demás. Casi nunca se arrepienten de sus crímenes e inclusive presumen de los mismos ante los medios de información.

La relación de los asesinos en serie con los restos de sus víctimas es muy simbólica algunos son:

Necrófilos (mantienen contacto sexual con el cadáver o con trozos de él)
Necrófagos (comen pedazos del cuerpo, a veces por varios días)
Necrómanos (guardan partes como recuerdo)
Necrógrafos (le toman fotografías a los restos)

Unos más visitan los lugares donde han sepultado o abandonado los cadáveres, e inclusive llegan a desenterrarlos. La mayoría de los asesinos son extremadamente fetichistas: guardan “trofeos” o “recuerdos” físicos de sus crímenes (fotografías, prendas de vestir, joyas, credenciales o inclusive miembros de las víctimas), que los ayudan a revivir sus acciones y sirven como parte de una colección, cuyo significado es claro únicamente para ellos. Otros también recortan y guardan notas aparecidas en periódicos y revistas, e inclusive graban noticiarios que informan sobre sus crímenes.

El mayor porcentaje de asesinos seriales son hombres, caucásicos, de entre veinte y sesenta años de edad, hay muy pocos casos de asesinas en serie. Casi siempre matan dentro de su grupo racial y sus víctimas tienen semejanzas entre sí (de sexo, apariencia, ocupación, nacionalidad, edad, clase social, etc.). También suelen limitarse a un área geográfica determinada, cerca de sus lugares de trabajo o vivienda. Pueden llevar una vida aparentemente normal, lo que se conoce como máscara de cordura. Muchas veces escriben cartas a la policía, a los medios de información masiva o a las familias de sus víctimas. Necesitan ser reconocidos y gustan de la publicidad y la difusión que se le brinda a sus acciones. Algunos de ellos regresan al lugar de sus crímenes o intentan colaborar con las investigaciones de sus casos. Otros acuden a los funerales o sepelios de sus víctimas.

Es importante hacer una distinción entre varios término, no es lo mismo un asesino en serie, uno en masa y, lo que los científicos han llamado, un Spree Killer.

Un asesino en serie es alguien que comete tres o más asesinatos durante un extenso período con un lapso de enfriamiento entre cada crimen. En medio de sus delitos ellos parecen bastante normales, de coeficiente intelectual elevado, violentos, sádicos evitan la captura, durante años cometen una serie de asesinatos, actúan durante años entre periodos intermitentes de violencia y normalidad "máscara de cordura." A menudo existe, pero no siempre, un elemento sexual en este tipo de asesinos. Los asesino en serie en general son organizados a diferencia de los spree killers y los en masa

Un asesino en masa, por otra parte, es un individuo que comete múltiples asesinatos en una ocasión aislada y en un solo lugar. Los autores algunas veces cometen suicidio, por consiguiente, el conocimiento de su estado mental y qué los motiva a actuar de esa manera, se deja muchas veces a la especulación. Los pocos asesinos masivos que han podido ser atrapados afirman que no recuerdan claramente el evento. Suelen ser violentos su motivación es una gran cantidad de ira acumulada la cual explota por un detonante como la muerte de un familiar, pérdida del empleo o de la pareja sentimental, asesinan a un gran número de personas en un único atentado en el que generalmente mueren. No planean a largo plazo.

Un spree killer comete múltiples asesinatos en diferentes lugares, dentro de un período que puede variar desde unas cuantas horas hasta varios días. Entre el asesino en serie y el de masas asesinan a un grupo de personas en un corto tiempo y en diferentes lugares, carecen de la máscara de cordura, no vuelven a su comportamiento normal entre asesinatos.

Los asesinos en serie atraviesan por varias fases cada vez que cometen un crimen:

1. Fase áurea. El asesino se refugia en sus fantasías, que casi siempre giran alrededor de muerte, sexualidad y violencia. Su contacto con la realidad se debilita.
2. Fase de pesca. El homicida comienza a acechar a víctimas potenciales. Con frecuencia vaga por las calles, a pie o en un vehículo, seleccionando.
3. Fase de seducción. El criminal atrae a sus víctimas potenciales, se gana su confianza o provoca encuentros fortuitos con ellas. Esto le produce placer.
4. Fase de captura. El asesino ataca. En este punto, puede secuestrar a su víctima. Es también el momento en que ejerce la crueldad: viola, maltrata, amenaza, golpea, tortura, mutila, y si corresponde a su perfil, documenta sus acciones en vídeo o fotografía.
5. Fase del asesinato. El homicida consuma la muerte de la víctima, siempre por medios violentos. Para ello utiliza un método preferido, que varía según el perfil del asesino: estrangular, disparar, desangrar, ahorcar, quemar, asfixiar, ahogar, golpear, envenenar.
6. Fase fetichista. El criminal elige el “trofeo” o “recuerdo” de su acto. Pueden ser las fotografías o vídeos que haya tomado, o algún objeto relacionado con la víctima. Es también el momento en el cual mutila el cadáver para guardar uno o varios trozos. Muchos aprovechan este momento para violar los cuerpos, descuartizarlos, enterrarlos o tirarlos en algún lugar.
7. Fase depresiva. Algunos investigadores equiparan esta etapa con el relajamiento post coital. Muchos agresores tienen pensamientos suicidas.
8. Fase de meseta. El asesino se tranquiliza, recuerda sus crímenes, contempla los objetos obtenidos, reúne recortes de prensa sobre el suceso, se dedica a escribir cartas, se acerca a los sitios donde ha matado, intenta establecer contacto con familiares de sus víctimas y autoridades policíacas, e inclusive asiste a las exequias. Este periodo de supuesta calma dura hasta que las fantasías y la necesidad de matar retornan.

Ciertas clasificaciones dividen a estos criminales en “organizados” y “desorganizados”:

1. Organizados.
  • Tienen un coeficiente intelectual normal o alto.
  • Llevan una vida social activa.
  • Provienen o pertenecen a la clase social media o alta.
  • Pueden ser casados o tener una pareja estable.
  • Poseen un vehículo propio, en el que se trasladan para cometer los crímenes.
  • Tienen un trabajo estable y gozan de cierta solvencia económica.
  • Planean sus crímenes con antelación.
  • Con frecuencia, conocen a su víctima.
  • Portan un “kit de asesinato”, con los instrumentos que utilizarán para cometer el crimen (cuerdas, linterna, armas de fuego o armas blancas, esposas, etc.)
  • Acostumbran violar y torturar antes de matar a su víctima.
  • Son cuidadosos; eliminan las pruebas o tratan de no dejar indicios sobre su identidad.
2. Desorganizados.
  • Tienen un bajo coeficiente intelectual.
  •  Llevan una vida social mediocre.
  •  Provienen o pertenecen a la clase social media-baja o baja.
  •  Por lo general son solteros.
  •  No eligen el escenario del crimen y cometen los asesinatos en el sitio donde encuentran a la víctima.
  •  Improvisan sus actos.
  •  No portan armas y con frecuencia utilizan objetos que se encuentran en el lugar del crimen.
  •  No conocen a las víctimas.
  •  Se trasladan a pie o utilizan el transporte público; y si utilizan un vehículo, es prestado, robado o se encuentra en malas condiciones.
  •  Matan a su víctima, a veces con crueldad, pero no la violan mientras vive, ni la torturan.
  •  Dejan pruebas de su identidad en el lugar (ropa, documentos, huellas digitales, cabellos, restos de fibras, sangre, semen, saliva, orina, excremento, etc.)
México tiene su lado oscuro, ese que no quiere ser recordado. La historia de las muertes hechas por celebres asesino seriales no le es ajena a nuestro país.

9 comentarios:

  1. no entendi. Que hay de los asesinos seriales, q nunca fueron abusados en su ninez. Hay muchisimos casos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola levana yo soy psicologo estoy en el doctorado de comportamiento criminal, tienes toda la razon hay casos de asesinos seriales dado que el abuso no es el unico detonante, que ejemplo mas claro podemos pedir que el de charles manson creador y lider de la secta "La familia Manson" fue vendido y abandonado por su madre en un bar a cambio de dos tarros de cerveza, se lo dejo a la mesera, en entrevistas despues de su captura el expreso que lo que buscaba en sus victimas era a mujeres que fueran parecidas a su madre por el rencor y odio que le tenia. Manson no fue abusado en la infancia y aun asi es uno de los asesinos seriales mas proliferos y mas famosos en la historia de Estados Unidos.

      Eliminar
  2. Interesante,mis felicitaciones al redactor.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por ese informe super importante .refleja una verdad que algunos desconocemos. Felicitaciones muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. ¿Realmente era necesario poner un dibujo de Jeff the Killer? Creo que le quita profesionalidad al asunto, ya que es prácticamente lo primero que se ve a entrar. De hecho, casi cierro la página por creer que se trataba de alguna tontería más sobre creepy-pastas y todas esas disque historias de "asesinos". El artículo en sí es muy bueno, por lo cual me parece extraño que hayan elegido una ilustración tan errada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola espero le agrade la nueva imagen del articulo; gracias por tú sugerencia. Saludos a todos que tan amable lee, comparte y aportan con sus comentarios al blog.
      Psic. Alex Aguirre

      Eliminar