jueves, 24 de noviembre de 2016

Tips para Superar un Divorcio

Superar el divorcio es difícil más no imposible. Conoce algunos consejos que te pueden servir para recuperarte después del divorcio e iniciar una nueva vida en la que obtengas el bienestar y la felicidad que tú deseas.
"Cuando se decide un divorcio, en la mayoría de los casos el rompimiento se dio dentro del matrimonio y desde tiempo atrás. Así que la vida te pone en una situación inmejorable para hacer nuevas cosas y mejorar como persona, como pareja, como madre o padre. Es una cuestión de decisión personal y no por el destino o la mala suerte".
  • El divorcio es un duelo. Como tal, debemos considerar que pasaremos por diferentes etapas que van desde la negación (shock) el enojo, la fantasía (ideacion/caos emocional), la aceptación del rompimiento y por ultimo la recuperacion, Si entendemos que se vivirá este proceso de duelo, podemos ser capaces de llegar en menor tiempo a la etapa final (la aceptación) de una manera más saludable. Recordemos que el duelo es una cuestión personal, e incluye el perdón de los errores cometidos por uno mismo y también los de la otra persona. Vive tu duelo. Toma conciencia de tus emociones (rabia, culpa, tristeza, soledad, etc.) y permítete sentirlas. La única manera de liberarlas es reconocerlas, aceptar que las estás sintiendo y dejarlas ir.
  • Reconocer que todo final tiene un sentido: Todo final, aún aquél que supone terminar con un estado de cosas insostenible, origina sentimientos de pérdida y muerte de algún aspecto de la propia identidad. Es importante hacerlos consciente para evitar la vulnerabilidad que la tristeza desencadena a la hora de enfrentar cambios.“Reconoce que, independientemente de si querías divorciarte o no, estás viviendo toda una serie de cambios y pérdidas, que te provocan diferentes emociones negativas y afectan toda tu vida”.
  • Aprende a perdonarte. Te permitirá encontrar tu propia paz. Perdónate a mismo y a tu pareja, debido a que existen muchas cosas que son y no consecuencias de tus actos. El perdón es un regalo para ti mismo.
  • Mantén una relación respetuosa. Nunca es tarde para mejorar la comunicación. Las recomendaciones prácticas son: comuniquen lo necesario, previo acuerdo del tema a tratar, mantengan una actitud asertiva, lleguen a pactos con fechas y lugares a cumplir, eviten sacar a la luz reclamos y acciones pasadas y, sobre todo, sean respetuosos el uno del otro. De no ser posible, intenten que una persona en la que confíen mutuamente los acompañe para que sirva de observador y moderador de la plática: debe ser neutro en la situación de divorcio y con la expectativa de mejorar la relación entre ambos.
  • Date el tiempo que necesites para recuperarte. El progreso puede ser lento, con avances y retrocesos, pero constante. No importa el tamaño de los pasos que des, sobre todo en un principio, siempre y cuando te mantengas en movimiento, pero hacia la meta adecuada: tú recuperación.
  • Inicia nuevos proyectos. Es común que, durante el proceso de divorcio, creamos que no somos capaces de continuar con nuestra vida, pero en realidad sucede lo contrario. Inicia nuevos proyectos, sigue con los que tenías, cambia tus rutinas para adecuarlas a la nueva situación y, lo más importante, evita voltear a ver qué está haciendo o dejando de hacer el otro. Esto incluye una nueva relación en su momento. Regálate nuevas oportunidades de éxito y de fracaso.
  • No hacerte la víctima. En vez de sentir odio y rencor y en vez de culpar a tu pareja por todo lo que te esté pasando, encuentra la manera de ser feliz y de mejorar todo lo que no te gusta de la vida. “Piensa en algo positivo que va a resultar de lo que está sucediendo. Todas las mañanas al despertar y por las noches, antes de dormir, reconoce en voz alta algo positivo de tu vida en estos momentos”.
  • Darle a la ex pareja la oportunidad de expresar sus sentimientos. No se puede dar al otro todo lo que el otro seguramente va a pedir, pero se puede estar ahí para actuar como una caja de resonancia que alivie su sensación de abandono.
  • Eliminar de nuestro vocabulario las palabras "nunca", "siempre", "todo" y "nada". Nuestro cerebro responde a todos nuestros pensamientos de la misma manera y si estos son exagerados o extremistas, nuestras emociones también lo son.
  • Busca nuevas actividades y relaciones que sean parte de tu nueva identidad. Para construir una nueva vida, en donde puede ser feliz.
  • Lo más importante de todo: los hijos. No son de tu propiedad, pero son un compromiso de por vida. Sigue cumpliendo con tus deberes y obligaciones, lo más sano es que lleguen a un acuerdo. Si éste no se cumple, un juez se encargará de definir las obligaciones de cada una de las partes. Recuerda que los menores no tienen ninguna culpa de los problemas de los adultos: tras una ruptura debes mejorar la calidad del tiempo que pasas con tus hijos y adaptarte a sus diferentes etapas de desarrollo. Evita hablar mal de tu ex, esto se llama 'alienación' y es un tipo de maltrato infantil. Habla con ellos de la situación y los términos que se acordaron. De acuerdo con su edad, ellos tienen derecho a saber qué pasa en su entorno.
  • No te involucres con una nueva pareja hasta que realmente estés recuperado, hayas sanado tus heridas y trabajado tus emociones. Puede ser muy tentador buscar una nueva relación que te haga sentir bien, querido, necesitado y respetado. No es recomendable, date tu tiempo porque si no hay una buena elaboración personal de todo lo que implica el divorcio y no aprendemos de lo que sucedió, pronto podemos tener los mismos problemas o similares.
  • Elegir siempre una salida exitosa. Si estas convencido que estás dando por finalizado algo que tiene que terminar, hazlo de la mejor forma posible. Déjalo ir, no te aferres, instálate en el mejor clima para trabajar sobre  estos posibles acuerdos dentro del desacuerdo.
  • Cerrar el círculo armoniosamente. Es posible y deseable negociar el final de una relación de pareja sin dejar una huella de destrucción. Se trata de escuchar y entender los sentimientos de pérdida de la otra persona y de facilitar un nuevo comienzo para ambos, una continuidad saludable de la propia historia familiar.
  • Divorcio por infidelidad. Es una de las causas que conducen más frecuente al divorcio, y es probablemente la circunstancia más dañina que pueda aparecer en un matrimonio y que pueden aumentar los síntomas y en algunos casos llevar más tiempo para la recuperación. Sigue por favor los mismos pasos ya mencionados. No hay que confundir perdonar con ignorar o evadir. La infidelidad es muy destructiva, porque los vínculos de confianza se han roto. Pero después de años de trabajar con parejas que han experimentado engaños, yo puedo sostener que es posible poner el matrimonio en marcha de nuevo y redescubrir la confianza, el cuidado, la amistad y la pasión. Depende de la elección de la persona dañada. “La traición está en el ojo de quien la ve”.
  • La vida no termina. Mantener una actitud positiva es fundamental para evolucionar a una mejor calidad de vida personal, familiar y social.
  • Re-encuéntrate a ti misma. Es muy importante que seas sincera contigo misma, como persona responsable de tus emociones y de tu propia felicidad. Si en algún momento sientes que no puedes lidiar con la situación, existen muchas alternativas con las cuales te puedes apoyar, desde la intervención en terapia psicológica. 
El final no es la firma ante el juez, es el momento en el que logras tu recuperación física y emocional. Superar la ruptura es cuestión de tiempo y amor propio

Checa mis blogs sobre el divorcio…



Compilador

No hay comentarios:

Publicar un comentario