miércoles, 28 de febrero de 2018

Niños: Consideraciones sobre el uso de Tablets


La realidad es que vivimos en un mundo digitalizado y que hoy en día, un niño que no sepa manejar un ordenador o una tablet terminará siendo un “analfabeto tecnológico”. Así que no es malo que desde pequeños empiecen a familiarizarse con este tipo de dispositivos, siempre que hagan un uso adecuado de ellos.
Bien utilizadas, las tablets introducen al niño en el mundo digital de modo lúdico. Además, estimulan ayudando a los niños a desarrollar competencias que les serán muy útiles en el futuro.

Si como padres inhibimos el contacto de los niños con los dispositivos tecnológicos, estamos dando la espalda a la realidad; si somos en exceso permisivos y despreocupados, les podemos hacer daño por falta de supervisión, hay un concepto que lo ejemplifica muy bien: “huérfanos digitales”. Entonces ¿es solo cuestión de equilibrio? Pues sí: de equilibrio, de sentido común, de entender el papel que como progenitores tenemos, de ajustarnos a lo que los niños piden, pero también de sus necesidades como seres en crecimiento. “Los niños son nativos digitales”.

Pero la idea de calmar, entretener y distraer al niño con la tablet o el celular, pues resultan ser un medio que capta su atención, lo ensimisma y puede tener efectos, por tal razón, de calma, ya que los pequeños se entretienen con un estímulo de alta motivación. Lo primero que hay que tener claro es que con esta alternativa los padres no están logrando resolver ni hacer frente al tema que está agobiando al niño, sino por el contrario están dándole una alternativa de evasión con alta satisfacción inmediata. Tanto para el niño como para los padres. No contribuye en nada darle un tablet, pues es una salida fácil que ayuda a los padres, pero afecta profundamente al niño porque no está desarrollando sus propios mecanismos de autorregulación. Entonces, la mejor opción para calmar, entretener y buscar la atención de un niño es a través del dialogo, la atención y la experiencia práctica de cada tipo de rutina. Seguramente tomará más tiempo como todo lo que el niño logra y aprende, pero serán aprendizajes, sólidos y sanos.

Nota: Aunque algunos estudios afirman que los contenidos aprendidos en los medios digitales son más rápidos y visuales, pero perduran menos en la memoria.  

El uso frecuente de las tablets tiene aspectos muy negativos, que podrían afectar su vida, y que es necesario evitar. Las posibles consecuencias son:

Aparte de contracturas cervicales, calambres en brazos y manos, irritación ocular y déficit visual por la sobreexposición, insomnio y falta de descanso, dificultades en la atención y bajo rendimiento escolar, disminución de actividad física y sobrepeso, empobrecimiento y disminución creativa del tipo de juego que hacen los niños y retraso en la motricidad fina, déficit en sus habilidades comunicativas y de resolución de conflictos, serios problemas de conducta y retrasos en el desarrollo social de los niños, así como la disminución de la concentración y de memoria, riesgos en la categoría 2b (emisiones de radiación y cáncer), agresividad y un aumento claro en las tasas de afectación mental como: depresión infantil, ansiedad, trastornos de vinculación, déficit de atención, autismo, trastorno bipolar, psicosis y comportamiento del niño problemático.

Regular los tiempos de utilización

Un uso adecuado según la OMS es: Los bebés de 0 a 2 años no deben tener ningún contacto con dispositivos portátiles (teléfonos celulares, tabletas, juegos electrónicos), de 3 a 5 años restringirlos a 40mn a máximo una hora por día, y de 6 a 18 años a 2 o 3 horas por día con intervalo de 30mn a 45mn mínimo. La Organización para la Seguridad del Internauta apunta que entre los 3 y los 5 años es la edad del primer contacto con la tecnología. Es más fácil ejercer una supervisión total y continua si usan nuestros dispositivos.

Para que el uso de la tablet reporte beneficios y no inconvenientes a tu hijo, recuerda:
  • Fija un tiempo diario máximo de uso de pantallas (tablet, ordenador, televisión...). A los 4-5 años no puede exceder de 30 o, como mucho, 60 minutos. Haz que el niño la utilice en la habitación donde tú estés, así puedes ver a qué juega.
  • Es preferible que primero haga todos sus deberes y que luego, como recompensa, disponga un rato de la tablet.
  • No dejes que la utilice justo antes de irse a la cama: hacerlo le pondría nervioso e interferiría en su descanso.
  • Da un buen ejemplo a tu hijo. No te pases horas ante la pantalla.
  • Utiliza un sistema de control paternal para evitar que el niño entre en webs o descargue aplicaciones inadecuadas.
  • Plantéate su uso de forma positiva: aprovecha la ayuda que te brinda en momentos de espera (en el médico...) y comparte alguno de sus juegos con tu hijo.
  • Y un último consejo: elige buenas aplicaciones educativas para niños.
Se insiste en que los padres deben limitar seriamente el tiempo que su hijo(s) utilizan los dispositivos electrónicos portátiles y asegurarse de que ellos dediquen el tiempo suficiente a dormir, leer e interactuar con adultos y otros niños y no hacerlo como un "chupete electrónico".

No olvides que la presencia de tecnología en nuestras vidas no es mala per se. Tenga prudencia y equilibrio. Ningún aparato tecnológico debería ser usado para distraer o calmar a un niño. Aboguemos por un uso responsable de estas. 

El ser humano se caracteriza por el lenguaje y por utilizar y desarrollar la tecnología. Si “los niños son nuestro futuro, pero no hay un futuro para los niños que abusan de la tecnología”.



Fuente: Red

No hay comentarios:

Publicar un comentario