domingo, 13 de enero de 2013

Ser Feliz depende de ti

Cuántas veces nos encontramos sintiéndonos tristes, desmotivados, preocupados, molestos o ansiosos, y comenzamos a desear e incluso exigir que las situaciones cambien, para que podamos recuperar nuestra felicidad. ¿Te ha pasado?.

Estamos acostumbrados a pensar que las circunstancias que nos rodean son la fuente de nuestra felicidad. Vivimos esta ilusión de que nuestra felicidad y bienestar dependen de que nos sucedan cosas buenas, de que nada nos frustre, de tener una vida que parezca un comercial de televisión.


La realidad es muy diferente y a veces dolorosa pues nos demuestra que la verdadera realización y felicidad no dependen de lo que encontramos en nuestra vida, sino de cómo lo percibimos y cómo reaccionamos ante ello.


Esto nos deja en una posición de responsabilidad ante la felicidad. Es más fácil echarle la culpa de nuestra felicidad o falta de ella a las circunstancias externas, sin embargo, al asumir el control de nuestra propia capacidad de ser felices, toda la responsabilidad recae sobre nosotros.


Cada persona puede ser feliz, si así lo desea. Existen incontables casos de individuos que poseen todo lo que el dinero puede comprar y no se sienten felices  y por el contrario, existen quienes carecen de todo y sin embargo encuentran el contento en su forma de ver la vida.


Entonces, si la felicidad está dentro de nosotros, ¿cómo hacemos para sentirla? No es una tarea fácil. 

Estamos demasiado acostumbrados a esperar que las circunstancias externas cambien para sentirnos felices, que cuando llega el momento de cultivar la verdadera felicidad interna, no sabemos por dónde empezar.


Gran parte de la superación personal de una persona consiste en encontrar esa felicidad dentro de sí. Es una labor que requiere práctica, esfuerzo y trabajo personal, no hay una pastilla mágica para ser feliz.



Decídete a cambiar tu forma de pensar y de sentir, a dejar de responsabilizar a los demás y a las circunstancias de tu felicidad y a tomar las riendas de tu vida emocional, de tu propia satisfacción y felicidad.


¿Cómo hacerlo? Se requiere de un verdadero deseo de transformar tu manera de pensar, de sentir y de mejorar tu actitud. Te invito a comenzar a hacer ese cambio en ti desde hoy, buscando las herramientas que te sirvan para lograrlo. Es un cambio que no se da de la noche a la mañana, pero si eres persistente, en poco tiempo te asombrarás de notar que eres realmente más feliz, con más bienestar y tranquilidad en tu vida.


Recuerda que “Tú existes por ti mismo, no son los demás los que te crean. Tu vida es independiente de los demás. Cuanto más construyas tu personalidad en función de los demás, más te alejarás de la felicidad. La felicidad depende del estado de tu mente, no de lo que los demás piensen sobre ti. La felicidad depende de lo que escojas en cada instante de tu vida. Incluso esas pequeñas decisiones que parece que no tienen importancia, marcan lo que ocurrirá en el presente y en el futuro. Si dejas que los demás creen tu mundo, quizás los demás alcancen sus objetivos, pero tú te alejarás cada vez más de los tuyos. Vives en el mundo que creas cada día. Es tu mundo, es tu vida, nada ni nadie tiene derecho a intervenir en tu vida.



No tienes que dedicarte al bienestar de los demás. Tú no puedes hacer feliz a los demás, porque la felicidad depende de cada uno. Nadie es capaz de hacerte feliz. La felicidad está en tu mente, en cómo te vives a ti mismo".


La felicidad está en cada uno de nosotros, es siendo feliz con uno mismo, responsabilizar a los demás es negarse a ser feliz.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario